Mujer y educadora

Según el Centro de Estudios Mineduc, SIES, el 72% del cuerpo docente nacional corresponde al sexo femenino. Lo mismo sucede en los cargos directivos en el área educacional: un 62% correspondería a mujeres. Y las mismas tienen igual protagonismo en las asistentes de la educación, al ser mayoría con un 74% de todos sus cupos.

› Actualizado: 09:49 hrs
Compartir

Señor director:

A propósito de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, establecido por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en el año 1975, bien cabe destacar la alianza firmada recientemente entre Fundación Liderazgo Chile (FLICH.org) y Fundación Integra. Y esto, porque este convenio permitirá que FLICH pueda capacitar a más de 3 mil funcionarios de esta institución del Estado, en su gran mayoría, mujeres.

De hecho, son más de 23 mil personas, principalmente técnicas y profesionales, las que se ocupan del cuidado de más de 92 mil niñas y niños de todo el país.

Precisamente, quiero realzar el rol de la mujer educadora, considerando que un gran porcentaje de los docentes y especialidades ligadas a la enseñanza corresponden al sexo femenino: profesoras, educadoras parvularias, asistentes de la educación, entre otras varias profesionales.

De igual manera, el Centro de Estudios Mineduc, SIES, revela que el 72% del cuerpo docente nacional corresponde al sexo femenino. Lo mismo sucede en los cargos directivos en el área educacional: un 62% correspondería a mujeres. Y las mismas tienen igual protagonismo en las asistentes de la educación, al ser mayoría con un 74% de todos sus cupos.

En el estudio realizado por Fundación Liderazgo Chile, en conjunto con la Universidad del Desarrollo y la Universidad Andrés Bello, “Efectos del confinamiento por COVID-19 en el bienestar docente”, el porcentaje de mujeres de los 635 profesores encuestados, ascendió a un 92%. En dicha investigación, un 85,4% manifestó sentirse ilusionado por el trabajo en el último mes y un 93,3% piensa, desde a veces hasta muy frecuentemente, que su trabajo supone un reto estimulante.

Con estos datos, sencillamente quiero poner de plano la importantísima labor que cumple la mujer, no sólo como madre y profesional en otras áreas, sino en la educación de nuestros niños y niñas. Su espíritu maternal, su convicción hermosa por enseñar y proteger a sus educandos, y el interés que muchas de ellas han manifestado por comprender mejor el mundo de las emociones, aplicando ese conocimiento en el cuidado y aprendizaje de los infantes, es realmente inspirador.

Ahora, en el marco de la pandemia que afecta al planeta y en los difíciles días que viven diversos centros educacionales del país, a raíz del complicado retorno a clases presencial, en algunos casos, reflexionemos en torno a la necesaria función educadora de la mujer en la sociedad; en velar también por el rol que nos cabe a todos nosotros por otorgar mejores espacios de equidad y respeto hacia ellas; y, finalmente, en asumir la importancia de la educación emocional en los tiempos que corren y en la gran oportunidad que podemos brindarle a las futuras generaciones, al ir construyendo -paso a paso- una mejor sociedad.

Arnaldo Canales

Director ejecutivo de Fundación Liderazgo Chile