Debates en redes sociales

Nos llenamos de comentarios y un arduo debate que satura las redes sociales formando bandos y grupos que de todo aprendieron menos de la magia de los números primos.

Compartir

Señor director:

A mi hijo mayor le asignaron como tarea escribir una carta al director y decidió hacerlo sobre las falacias que se están usando en redes sociales. Inspirado por él, se me ocurrió usar las matemáticas para graficar este tema, aprovechando al mismo tiempo de difundirlas y permitir a los lectores aprender más sobre ellas.

La dinámica que se da hoy en día en redes sociales es algo así. Un distinguido matemático dice: “Los números primos son muy importantes. No tienen divisores excepto ellos mismos y el 1, son infinitos y además todo otro número natural se escribe como producto de ellos”. Inmediatamente responde el violento y empoderado ignorante: “¡Falso! Eso es cierto para el 3, el 5 y 7, pero no para el 9”.

Luego, un letrado colega que ataca evitando el fondo: “¡Falso! el 1 no se escribe así, no es primo y sí es natural”. Otro ataca con: “El colega que dice esto pasó el curso de teoría de números apenas, cómo lo van a escuchar”. Después aparece el empatador ignorante que replica: “Dale con la elite de los primos, si los impares también son infinitos y además son siempre divisibles por 3”.

No falta el que todo lo usa para sí: “¿Y qué importa que se puedan descomponer así? ¿A quién le sirve eso? Eso no es lo importante para los números, ¡vivan los impares, mueran los primos!”. Surge uno más letrado, pero ya exaltado, que sigue evitando el fondo y replica: “Los impares no sirven para nada y además no son divisibles por 3. Los pares son hermosos y justos, siempre se pueden dividir en partes iguales, ¡vivan los pares!”. Otro ve en eso un ataque que le es relevante y contesta: “No todo se define en función de si un número es par o impar; hay muchas otras propiedades importantes de los números”.

Y nuestro distinguido académico ve una posible luz y responde: “Exacto. La descomposición de todo número en producto de sus divisores primos expresa toda esa diversidad que mencionan”. Pero esto dura poco, al ser cuestionado por el mismo interlocutor que intentó apoyar, quien le responde: “No nos utilice para validar la supremacía de los primos de manera tan escandalosa y aprovechada”.

Finalmente, nos llenamos de comentarios y un arduo debate que satura las redes sociales formando bandos y grupos que de todo aprendieron menos de la magia de los números primos.

Pierre Paul Romagnoli,

Decano Facultad de Ciencias Exactas UNAB