Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

País

Josefa Errázuriz asesta duro golpe al último reducto de Labbé en Providencia

La nueva alcaldesa ordenó la entrega de inmuebles y el término de la subvención a la Corporación Cultural de Providencia, que hasta ahora encabeza el ex director de la Dinacos, Osvaldo Rivera Riffo, y a la que aún pertenece Cristián Labbé como persona natural.

Josefa Errázuriz asesta duro golpe al último reducto de Labbé en Providencia
Por 18 de Enero de 2013

Era uno de los últimos reductos fieles a la gestión de Cristián Labbé en Providencia y hoy perdió una dura batalla contra la nueva alcaldesa de la comuna Josefa Errázuriz. La nueva edil informó a través de un comunicado que dio curso a los documentos jurídicos que ponen fin a los convenios que transferían el trabajo cultural de la Municipalidad a la Corporación Cultural de Providencia, que presidía el derrotado alcalde y a la  que sigue perteneciendo hoy como persona natural.

“Conforme a la voluntad de recuperar para la Municipalidad de Providencia la puesta en marcha de un programa de desarrollo cultural para la comuna, tarea que legalmente es una función propia del municipio, la Alcaldesa Josefa Errázuriz anunció recientemente la creación de un Departamento de Cultura en la estructura del municipio“, dice el texto enviado por el equipo de Errázuriz.

Osvaldo Rivera Riffo / http://www.proviarte.cl/

La Corporación Cultural de Providencia asumió la gestión cultural de la comuna desde principios de los ochenta, para lo cual se le asignó una  subvención que hoy alcanza los  850 millones de pesos. Tras su llegada al municipio,  Labbé ubicó a la cabeza del organismo a personal de su extrema confianza como Osvaldo Rivera Riffo, quien participó activamente de la dictadura a cargo  de la Dirección Nacional de Comunicación Social, Dinacos, desde donde difundía la propaganda y las noticias oficiales del gobierno a los medios.

Desmarcándose del círculo de hierro de Labbé que optó por presentar su renuncia tras el triunfo de Errázuriz,  Rivera defendió su opción legal de mantenerse como vicepresidente de la Corporación Cultural de Providencia y como director del Instituto Cultural, cargo por el que recibe una remuneración de 7 millones y medio de pesos, según el concejal de la comuna Rodrigo García Márquez.

Rivera insistió en mantenerse en el puesto a pesar de que fue solicitado por la administración de Errázuriz. ¿Su argumento? Que la Corporación Cultural de Providencia en un órgano de derecho privado.

La jugada para mantener el statu quo 

Según García Márquez, hace un par de semanas el directorio de la Corporación Cultural solicitó una reunión extraordinaria con algunos miembros del concejo municipal, a la que asistió también Juan Eduardo Donoso, jefe de gabinete de la alcaldesa. 

En la oportunidad, Rivera Riffo y los  demás representantes de la Corporación – entre quienes se cuenta a Danièle Biancheri Verdino, Laura Angélica Lira Vergara y Francisco Javier Leturia Mermod y al asesor jurídico Juan Jorge Lazo (miembro de la comisión política de la UDI)- extendieron una invitación a la alcaldesa para asumir la presidencia del directorio que antes ocupaba Labbé. No hubo respuesta al ofrecimiento por parte del representante de la alcaldesa. Ni ese día ni semanas después. La decisión sobre el futuro del órgano cultural ya estaba tomada.

Fuentes del municipio comentan que se decidió esperar a que finalizaran  las actividades que ya estaban comprometidas con la Corporación, como el festival de Jazz de Providencia, para asentar el golpe definitivo al órgano.

Así, este viernes el municipio confirmó que ya no se externalizará la actividad cultural de la comuna a la corporación de derecho privado y que esa tarea la asumirá el recién creado Departamento de Cultura, que dirige Eugenio Llona.  

La decisión de Errázuriz significará para la Corporación no solo perder la jugosa subvención, sino también entregar los inmuebles  donde funciona, entre ellos el Palacio Schascht, donde se ubica el Instituto Cultural de Providencia en las cercanías del Metro Pedro de Valdivia. 

“A partir de la notificación emitida hoy por la Municipalidad empieza a transcurrir un plazo máximo de seis meses para que el término de los convenios se haga efectivo en su plenitud. Esto incluye la recuperación para la Municipalidad de los inmuebles asignados en Comodato a la Corporación, como son el Palacio Schascht, donde funciona actualmente el Instituto Cultural de Providencia, las salas y estructuras del Parque de las Esculturas –predio de propiedad municipal- , el Centro Cultural Monte Carmelo y el Museo de los Tajamares”, dice la notificación del municipio

“El plan de acción en cultura está delineado en el programa “Providencia Somos Todos”, generado desde la base ciudadana y contempla una amplia participación en su implementación”, agrega el comunicado.

Con estas medidas la Municipalidad se propone ampliar y fortalecer un  desarrollo cultural diverso y democrático de la comuna, potenciar la rica y variada vida cultural de Providencia y mejorar el desarrollo humano y la calidad de vida de sus vecinas y vecinos.-

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Mujer Dínamo

ver más Mujer Dínamo

Comenta

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día