Síguenos en Facebook X
El Dínamo

Karol Cariola (PC) sobre reforma educacional: “Hoy el programa no es suficiente”

La ex dirigenta estudiantil y actual diputada apuesta por profundizar más en el debate de la reforma educacional y por incluir la voz de actores no considerados hasta ahora. También apuesta a que el movimiento estudiantil genere convergencia real y a que esté por encima de la discusión sobre el gobierno de turno.


País

14 de mayo, 2014

Autor:

Tema de El Dínamo

/ Agencia Uno / Agencia Uno

La diputada por Recoleta e Independencia y ex dirigente estudiantil Karol Cariola ya lleva dos meses en el Parlamento y prepara el envío de su primer proyecto de ley en conjunto con Camila Vallejo y Giorgio Jackson: uno que pone fin al lucro en todo el sistema educativo. Para Cariola, el presentar proyectos paralelos a los del gobierno es una forma de complementar y contribuir a la reforma educacional que, según dice, “no está cortada”.

Si bien valoran la actitud de Eyzaguirre de querer construir una reforma entre todos, desde el PC las señales están por dar definiciones que hoy no están sobre la mesa y por profundizar más el debate en temas como qué es lo publico o sobre ponerle fin al lucro en todo el sistema y no solo con recursos públicos.

En esta entrevista, además, la ex presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Concepción critica duramente a los dirigentes estudiantiles que privilegian la posición política de su organización por sobre los intereses del movimiento estudiantil. “Espero que la tozudez o la miopía que puedan tener algunos no nos sesgue para poder avanzar lo que tenemos que avanzar”.

– Ayer (el lunes) te reuniste con el ministro Nicolás Eyzaguirre, ¿Cuál fue el objetivo de esa reunión? 

Era una reunión que teníamos pendiente hace un tiempo, que nos interesaba poder tener para profundizar algunos elementos. Yo me acompañé de algunos dirigentes nacionales de las Juventudes Comunistas vinculados al tema educación. Básicamente, fue porque nosotros necesitábamos plantear como inquietud al ministro el hecho de que creemos necesario que en la reforma se ponga hincapié en la participación. La reforma educacional no se puede dar sin participación ciudadana, nos parece que los actores sociales que han sido parte de la construcción de la idea de una reforma sean también activos en la toma de decisiones. Ademas planteamos la necesidad de involucrarnos activamente en la configuración de esta. Nosotros también somos actores de este proceso, me refiero a las Juventudes Comunistas, a quienes fuimos dirigentes, a los parlamentarios, al Partido Comunista también. Queremos ser contribuyentes en este proceso que nos parece fundamental para la etapa que está viviendo Chile. Estamos convencidos de que todos los aportes que se puedan hacer desde la participación social van a ser principales en este proceso.

– ¿Pero cómo impulsar esto de mayor participación de los actores sociales?, teniendo en cuenta que la reforma ya está tomando un curso y ya se están enviando proyectos de ley, no precisamente conversados con la ciudadanía…

Precisamente esa es una de las razones por la que le planteamos al ministro la necesidad de abrir los espacios de diálogo, de conversación y de discusión. Consideramos que es fundamental para el éxito de la reforma el que tenga procesos pre legislativos de participación y discusión. Ahora, ha habido solo un proyecto, no hay magnificar tampoco la situación. Se viene ahora otro proyecto que vincula tres elementos que es el fin al lucro en educación escolar, fin al copago y fin a la selección. Viene un proceso de discusión interesante. Apenas el ministro presente cuál es la propuesta, se tiene que abrir el debate. Está bien que el ministerio nos haga una propuesta de discusión, pero también tiene que incorporar posiciones que puedan hacerse desde el movimiento estudiantil, del movimiento social, desde los trabajadores, los profesores y desde los parlamentarios también. Nosotros queríamos que esos espacios se den y al menos el ministro mostró voluntad de hacerlo. Esperemos que se concrete.

– ¿No habló de una propuesta concreta?

Entendemos que se está generando una propuesta desde el ministerio de participación. Al menos nosotros con Camila lo invitamos a participar de espacios de discusión ciudadana en los distritos que representamos, es decir,  vinculación con el territorio, con organizaciones sociales de base, de las comunas, de los colegios e instituciones que finalmente van a llevar estos procesos de cambios tan importantes, como es el cambio en la educación escolar, que probablemente sea uno de los más bruscos de toda la reforma.

“Espero que la tozudez o la miopía (de algunos dirigentes) no nos sesgue para poder avanzar…”

– Desde la Confech, la Aces y la Cones están convocando precisamente a jornadas de discusión, para volver a plantearse el marco reivindicativo del movimiento estudiantil del 2011 y también con la intención de incidir en la reforma, Y de esos espacios, por ejemplo, el PC no se ha hecho presente. El vocero de la Cones, que es de la “Jota” no ha ido, Jaime Gajardo del Colegio de Profesores tampoco, siendo que son organizaciones que han sido invitadas…

No, eso no es así. Lo que entiendo es que hubo solo una convocatoria para el día 5 donde no se le invitó al Colegio de Profesores o se lo hizo a última hora. La Cones decidió no asistir.

– Pero la Cones convocaba…

No, la Cones decidió no asistir, eso es lo que tengo entendido. Entiendo que fue un representante de la Cones y fue precisamente cuestionado. Ahora, esas jornadas se están dando y se valoran y se validan. Y uno de los espacios de validación es la jornada del 16, donde ahí sí convoca el Colegio de Profesores, la Cones, entiendo que la Confech también, por lo tanto son espacios donde van a haber convergencias. El tema es que la convergencia tiene que ser real, no solo puede ser en comparsa de una parte del movimiento estudiantil. Aquí no hay iluminados ni líderes omnipotentes frente a todo el movimiento social. El movimiento, para poder generar transversalidad, debe generar convergencia. Y esa debe estar dada por el respeto a todos los actores desde sus respectivos representantes, independiente de que nos guste o no el sector político del cual provengan.

Y es ahí donde nosotros, y lo he planteado antes, yo, tengo preocupación de que hayan algunos dirigentes que antepongan más su posición política partidista por sobre su posición política vinculada a la necesidad de que avance una reforma educacional. Eso lo hemos dicho en más de una oportunidad, nos preocupa y esperamos que no ocurra. Que aquí no prime la oposición a un gobierno porque el gobierno no nos rerpesenta por sobre un criterio real a lo que va a ser la discusión de la reforma propiamente tal.

– ¿A qué dirigentes te refieres? ¿Los que hoy tienen la conducción del Confech?

 No estoy diciendo un dirigente en particular. Estoy hablando en general, todos los dirigentes que son parte de alguna organización política de base. Los dirigentes, o la gran mayoría de ellos, milita en una organización política, ya sea el FEL, la UNE, incluso la Juventudes Comunistas o Socialistas y otras juventudes políticas que son parte de la configuración política interna de las organizaciones sociales. Lo que yo estoy planteando es que, tal como ha sucedido en estos años, lo que ha primado ha sido la necesidad de anteponer el bienestar común y los objetivos comunes de los estudiantes y del movimiento social por sobre los intereses particulares de un grupo político por oponerse a una visión de gobierno. Este es un gobierno, y va a tener adherentes y oponentes. Y esos van a estar dados desde las organizaciones políticas. Pero el movimiento social tiene que mirar mucho más arriba de eso, mirar que hoy existe una oportunidad histórica de generar transformaciones profundas que nosotros mismos, siendo parte del movimiento social, hemos propiciado las condiciones para eso. Espero que la tozudez o la miopía que puedan tener algunos no nos sesgue para poder avanzar lo que tenemos que avanzar.

“Hay espacios para contribuir a la reforma, no está todo cortado”

– Ahora se discute el proyecto del interventor, ¿qué te parece el proyecto?

Me parece que es un proyecto necesario. El informe lucro 2.0 nos dio luces de que en Chile las universidades están transgrediendo la ley, que hay instituciones que no están cumpliendo ni siquiera con criterios mínimos de calidad, que algunos sean acreditados por algunos años eso no garantiza que estén entregando una educación de calidad. Por lo tanto, el que hoy día nos preparemos a enfrentar una situación compleja en educación superior me parece correcto. Yo no quisiera que nunca más tuviéramos que enfrentar una situación siquiera similar  a lo de la Universidad del Mar, a propósito de lo que ocurrió con sus estudiantes. Osea, que aquí el Estado pueda intervenir cerrando un institución solamente y no integrando a sus estudiantes para que puedan terminar su proceso educativo, me parece que es complejo. La figura del interventor o administrador provisional, va a ser garante de que el derecho a la educación de los estudiantes se resguarde por sobre todas las cosas, por sobre cualquier procedimiento legal que tenga que ver con el cierre o la administración provisional de una institución.

En el proyecto que van a presentar con Camila contra el lucro, incluyen una figura parecida al interventor. ¿Cuál es la motivación de ese proyecto, sabiendo que el gobierno iba a enviar uno?

Era una forma de complementar y posicionar ciertos temas que nos parecen que son fundamentales. Para nosotros la definición de lo público, de qué es lo público y qué es lo que vamos a financiar con recursos de todos los chilenos, nos parece que es un pilar fundamental. Y un segundo pilar tiene que ver con lo del lucro. Creemos que esos son dos elementos que nos van a permitir perspectivar un modelo educacional diferente, donde lo público se superponga a lo privado, donde lo público destaque, donde lo público se fortalezca y donde el Estado asuma su responsabilidad respecto a estas instituciones, que hoy día no los asume. Esos son los elementos que quisimos expresar en  este proyecto, que si bien no es una moción parlamentaria, es propiamente un proyecto de ley, busca abrir la discusión, sentar ciertas bases, poner el tema sobre la mesa. Lo hemos estado discutiendo con algunas organizaciones sociales, con algunos espacios de representación política también, con algunos diputados, senadores, encontrando en ellos ciertos acuerdos que hay que ir preparando en el camino. Esto también es parte de la discusión pre legislativa y esta no solo se da en la formalidad que nos proponga el ministerio, también se da en relación a los espacios que nosotros podamos generar al respecto. Por eso valoro como tan importante la jornada del día 16 de este mes convocada por el Colegio de Profesores, la Cones y entiendo que también por la Confech, donde van a haber espacios de discusión que van a contribuir elementos a esta reforma y eso es parte del debate pre legislativo también. Nosotros ya sabemos cuáles son las leyes que se van a discutir. Cuál es el contenido de esas leyes es lo que hay que ir delimitando, determinando y complementando desde la discusión social.

– ¿Con estos elementos plantean hacer definiciones en los temas en que el gobierno no se ha definido? En el mismo tema de lo público han sido muy variadas las palabras del ministro a los estudiantes y a los rectores, por ejemplo…

Efectivamente, y yo creo que el ministro lo dice: Aquí hay espacios para contribuir a la reforma, porque no está todo cortado ni determinado. El ministerio hoy día está construyendo una reforma a partir de una plataforma base que es el programa de gobierno, que tiene compromisos establecidos respecto de lo que se tiene que avanzar. Se ha dicho fin al lucro, gratuidad 100%, desmunicipalización, fortalecimiento de la educación pública. Esos son los ejes del programa de gobierno y ese programa hoy tiene que desarrollarse a partir de proyectos de ley concretos, que establezcan cuáles van a ser el camino de esta reforma. Y para ellos, todavía hay espacios de discusión. Por ejemplo, la definición de lo público es una de las tareas centrales que tenemos para el período. Ahí el ministerio tiene una visión, la han ido construyendo, lo están estudiando, están complementando lo que dicen el programa, que para mí por lo menos no es lo suficiente. Hay que profundizar sobre los criterios que deben cumplirse para entender una institución como institución pública y por ende merezca recibir recursos del Estado. Eso hay que profundizarlo, y en ese debate estamos hoy día. Y nosotros lo estamos dando, desde las Juventudes Comunistas tuvimos un encuentro de educación superior, que nos dio las primeras luces de eso. Incluso con Camila estudiamos la posibilidad de realizar una propuesta al respecto, como diputadas, en conjunto con otros actores. Pero nos interesa poner ese  tema y el ministro lo ha dicho: hay espacio para la instalación de algunos elementos que pueden contribuir al desarrollo de esta reforma.

– ¿Con el lucro pasa lo mismo? El gobierno habla de fin al lucro solo con recursos públicos, ustedes de fin al lucro en todo el sistema educativo… 

Yo estoy convencida que el término del lucro en la educación debe ser en todos los niveles, en superior y escolar. Eso finalmente es garantizar la educación como bien social. A propósito de los compromisos asumidos en el programa, recordemos que el programa es un acuerdo entre distintos partidos políticos con distintas visiones, al que nosotros como PC suscribimos, a pesar de no estar de acuerdo con su totalidad. Hay elementos en los que dijimos “bueno, si podemos avanzar hasta ahí, avanzaremos hasta ahí”. Sin embargo eso no significa que no expresemos nuestra opinión real y profunda respecto a esos temas. Nosotros creemos que el fin al lucro debiese ser total en la educación. Y esa es nuestra opinión, por eso es parte de un proyecto que hemos abierto a la comunidad, porque es un elemento central y fundamental. Avancemos todo lo que podamos avanzar, lo que no significa avanzar en la medida de lo posible, sino avanzar todo lo que se puede avanzar. Y en eso por lo menos hay un mínimo, que es lo que hay hoy, que no es nada, y hay un máximo, que es lo que nosotros quisiéramos. En el camino probablemente la discusión y los acuerdos y las trabas constitucionales nos pueden llevar a otra conclusión, porque recordemos que también hay varias trabas institucionales que el propio ministro ha expresado y que ha dicho que en esto de caminar y resolver la reforma se han encontrado con una serie trabas de la Constitución que no les han permitido avanzar incluso más allá de lo que ellos quisieran en algunos temas.

– ¿La apuesta, entonces, es tensionar lo suficiente para que la Nueva Mayoría se acerque a los movimientos sociales?

Los movimientos sociales tienen un rol fundamental, que es primero garantizar que el programa se cumpla. Lo que no significa que desconfiemos que la Presidenta Bachelet tenga toda la voluntad de cumplirlo. Creemos en que va a trabajar en cumplir el programa y hasta ahora por lo menos, así lo ha demostrado. El cómo este programa se cumple en la minucia y en el detalle de cada uno de los elementos que lo componen, depende también del rol que tenga el movimiento social en su expresión movilizadora, de unidad, en la propuesta y en poner elementos sobre la mesa. Como Partido Comunista nos sentimos mucho más cerca al movimiento que a las posiciones más conservadoras de la Nueva Mayoría, que han quedado en evidencia en los debates que hemos venido dando, donde afortunadamente los sectores más conservadores como la DC se han mostrado muy favorables a las reformas que ya  hemos venido discutiendo. A pesar de haber mostrado diferencias con la reforma tributaria, hoy asumieron el compromiso de aprobarla en su totalidad, sabiendo que esta es la base para el cumplimiento de la reforma educacional. Hay un compromiso previo y lo repito, el programa es un acuerdo entre distintas fuerzas en el que todas tuvimos que ceder en algunas posiciones y lograr un acuerdo que quedó en lo que quedó. Hoy existe un acuerdo que de todas maneras avanza mucho más de lo que se hizo en 20 años. Un acuerdo  que rompe los límites de lo posible, que logra generar transformaciones que hace 3-4 años atrás eran impensadas. Y son transformaciones de las que el movimiento estudiantil ha sido protagonista, por eso importante que el rol del movimiento social en el período sea activo, propositivo, muy clarificador de qué es lo que queremos para el país. De lo contrario, vamos a perder el rumbo y, lo que más me preocupa, podemos llegar a perder una oportunidad que es histórica.

Comenta esta noticia