Síguenos en Facebook X
El Dínamo

Rector U. Católica: “No hay razón médica para plantear el aborto terapéutico”

"Las otras causas que se incluirían en el proyecto del Ejecutivo son el embarazo luego de una violación y la presencia de malformaciones congénitas incompatibles con la vida. A pesar de ser situaciones muy difíciles y dolorosas, ellas no deben favorecer tomar una decisión aún más injusta, que es la de matar a un ser humano inocente", agregó.


País

28 de mayo, 2014

Autor:

Agencia Uno Agencia Uno

Ignacio Sánchez, rector de la Universidad Católica, volvió a mostrar su rechazo al proyecto de ley que pretende instaurar el aborto terapéutico en caso de inviabilidad del feto, violación y riesgo de vida de la madre, indicando que no existen razones médicas para legalizar la práctica en nuestro país.

“En Chile no hay razón médica para plantear una ley de aborto terapéutico. En nuestro sistema de salud, una mujer embarazada que necesita tratamiento médico durante el embarazo va a recibir la terapia que requiera la enfermedad”, indicó en una carta enviada a La Tercera.

Sánchez enfatizó que “si por efecto secundario a este tratamiento el feto fallece, esto será debido a la terapia requerida por la madre, y no por una acción directamente abortiva. No hay ninguna razón médica ni legal, con la legislación vigente, para no realizar este tratamiento”.

“Las otras causas que se incluirían en el proyecto del Ejecutivo son el embarazo luego de una violación y la presencia de malformaciones congénitas incompatibles con la vida. A pesar de ser situaciones muy difíciles y dolorosas, ellas no deben favorecer tomar una decisión aún más injusta, que es la de matar a un ser humano inocente”, agregó.

El rector de la UC dejó en claro que “el derecho a la vida, sin limitaciones, debe ser promovido, respetado y garantizado desde la fecundación hasta la muerte natural. La persona y la vida humana están íntimamente vinculadas y tienen un destino trascendente. Se trata de reconocer el valor de ese ‘alguien’ que va a nacer. Una sociedad desarrollada se distingue por el respeto a la vida y, de manera especial, del que está por nacer”.

Comenta esta noticia