Educación

Educación e industria: los avances en el Marco de Cualificaciones para la formación técnico-profesional

Si bien, ya hay un progreso importante en lo referente a minería, también se está trabajando en el poblamiento sectorial de áreas como mantenimiento y logística.

Por Romina Douglas, 15 de Mayo de 2020

Cuando se habla de cualificación, se hace referencia a un conjunto de conocimientos, habilidades y competencias que adquirió una persona para poder ejercer en un puesto de trabajo acorde a un nivel determinado. Y para distinguir y definir cuáles deben ser aquellas, está lo que se conoce como Marco de Cualificaciones.

De esta manera, un Marco de Cualificaciones lo que permite es “comparar diferentes cualificaciones y cómo se puede progresar de un nivel a otro, dentro y entre ocupaciones o sectores laborales, incluso entre los campos técnico-profesional y académico” (Tuck, 2007).

En esa línea, desde el Ministerio de Educación han liderado la configuración de un Marco de Cualificaciones para el sector técnico profesional (TP). Esto, con el objetivo de “lograr una formación técnico-profesional pertinente y de calidad, que logre que las personas desarrollen trayectorias significativas que favorezcan la competitividad y productividad del país”, destacan desde el Mineduc.

Cabe mencionar que el Marco de Cualificaciones TP establece una política educativa promovida por el Mineduc, la cual fue incluida en la Ley de Educación Superior.

Brechas y avances

Si bien, en Chile hay algunos avances en esta materia, principalmente en lo que respecta a minería, aún hay mucho camino por recorrer.

Y es que, “el diagnóstico apunta a algunas faltas de convergencia. Esto, en relación a las competencias en las que se está formando a las personas, y lo que finalmente las empresas están necesitando de las personas cuando entran a trabajar a sus organizaciones”, señaló a EL DÍNAMO Carolina García, directora de la Agenda de Capital Humano de la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC).

En vista de ello, se han estado llevando a cabo mesas de trabajo que reúnen a los diferentes actores involucrados, como son las instituciones de educación superior que tienen la tarea de formar a los futuros técnicos y profesionales, la industria (empleadores) y el Ministerio de Educación. Pero, ¿en qué se ha logrado avanzar?

De acuerdo a Héctor Henríquez, director del Área Electricidad y Electrónica de Inacap, “hoy lo que existen son cuatro poblamientos sectoriales de un único Marco TP, pero con distintos niveles de avance. El de minería es el que tiene un mayor nivel de avance porque este proceso partió hace bastantes años y por lo menos tiene toda la definición de los estándares que definió un Marco de Cualificación; los perfiles y las trayectorias formativas. Y también tiene un estudio de fuerza laboral que es bastante interesante para las instituciones, porque está focalizando en cuáles son los perfiles que se requieren de acuerdo a cada región y a cada cargo”.

“Después está el de mantenimiento, en el que hemos venido trabajando con bastante esfuerzo en este último tiempo. Estamos elaborando un piloto que está liderando el Mineduc con distintas instituciones de educación media técnico-profesional y educación superior, con OTEC y con algunas empresas, para poder hacer una análisis de brecha de los distintos programas de estudio que se alinean a ese poblamiento sectorial, y así después ver qué tipo de mejoras se pueden hacer en ese contexto para alinear esos programas formativos a lo que define el poblamiento sectorial de mantenimiento”, agregó Henríquez.

Además de mantenimiento, otro de los focos estratégicos es logística, considerando que “las tecnologías están transformando todos los modelos de negocio, y en eso nos estamos involucrando”, explicó la ejecutiva de la CPC.
Por otro lado, Carolina García también destacó que en “todo lo que es Tecnologías de la Información (TI) ya hemos avanzado y hay un trabajo muy interesante que se está haciendo a nivel de Talento Digital. Pero eso no conversa con un Marco de Cualificación hoy”.

“En este caso, se hizo con otra ruta y otro modelo. Y se está capacitando para poder cubrir esto, porque ahí hay una oportunidad laboral importante, pero también es complejo porque ahí tienes que desarrollar ciertas competencias que no existen normalmente en una masa crítica importante de personas para que se puedan dedicar, por ejemplo, a la programación, donde hay oportunidades de trabajo que están disponibles porque las empresas lo están requiriendo. Pero en TI, sin el marco de cualificaciones, se está haciendo ese trabajo”, finalizó García.