Turismo y gastronomía: las carreras más afectadas con la pandemia concentran sus esperanzas en 2021

Los institutos profesionales y CFT creen que estos sectores liderarán la reactivación económica cuando el COVID-19 sea controlado, por lo que tienen buenas perspectivas sobre el arribo de alumnos.

Por
Un hotel recibiendo un sello de seguridad tras su reapertura en plena pandemia. Foto: Agencia Uno.
Un hotel recibiendo un sello de seguridad tras su reapertura en plena pandemia. Foto: Agencia Uno.
Compartir

El turismo y la gastronomía fueron las actividades económicas más afectadas con la pandemia del COVID-19. El cierre de restaurantes y la suspensión de viajes impactó a una industria que se compone principalmente de profesionales egresados de la educación técnico profesional, que ha debido adaptarse a la nueva realidad.

Muchos de los alumnos que ya están cursando carreras vinculadas a estas actividades vieron alterados sus cursos, principalmente por las complicaciones para el desarrollo de trabajos presenciales y la imposibilidad de realizar las prácticas profesionales.

A pesar de esto, los Institutos Profesionales (IP) y Centros de Formación Técnica (CFT) están esperanzados en que el año 2021 será mejor para el sector y que liderará un proceso de normalización de la actividad económica y académica.

Los cambios en un año complejo

Leopoldo Ramírez, director ejecutivo del Consejo de Rectores de Institutos Profesionales y Centros de Formación Técnica acreditados, Vertebral, analizó la situación y admitió a EL DÍNAMO que las carreras vinculadas con el turismo y la gastronomía han recibido de lleno el impacto de la crisis.

“No cabe duda que estos sectores han sido afectados con la crisis sanitaria y social. Debemos considerar además que veníamos de un 2019 que también fue muy movido y que sin duda perjudicó a la actividad económica en general”, expresó.

Ramírez señaló que en el plano curricular, y durante este tiempo, los IP y CFT  han “anticipado unidades de aprendizajes más bien teóricos y para hacer en diferido las unidades más prácticas”.

Aunque el proceso de matrícula y admisión en las diversas instituciones ya comenzó, el representante de los organismos acreditados afirmó que por el momento no se puede observar el impacto de las crisis en las áreas de turismo y gastronomía.

“Nuestro parámetro debería ser 2019, pero ahí se movió absolutamente todo. Además ahora entramos a un sistema de admisión nuevo, entonces es complicado tener un balance en lo inmediato. Al final del primer trimestre de 2021 podríamos tener algunas señales”, manifestó.

El entusiasmo con el fin de la crisis

turismo y gastronomía

Un restaurante del Cerro Concepción de Valparaíso funcionando en pandemia. Foto: Agencia Uno.

El arribo de las primeras vacunas contra el COVID-19 abrió una ventana de esperanza a los IP y CFT, que creen que la reactivación del turismo y la gastronomía va a entregar nuevas oportunidades laborales a sus egresados.

Leopoldo Ramírez aseguró que la recuperación económica es fundamental para que esto se concrete, afirmando que estos dos sectores productivos podrían liderar el resurgimiento del país tras casi un año de crisis.

“Es un hecho, y no tengo ninguna duda, que tanto el turismo y la gastronomía van a liderar el repunte de la actividad económica porque tienen sinergia con otras áreas de la economía. Por ejemplo, el turismo va de la mano con el funcionamiento de las líneas aéreas”, expresó.

El director de Vertebral planteó además que la situación actual no debería alejar a los alumnos, considerando que la propia pandemia trajo nuevos desafíos profesionales, como el fortalecimiento del turismo interno y otras modificaciones. “Ahora vemos cómo el campo de la gastronomía ha debido desarrollarse en logística, con cambios muy complejos”, añadió.

“Somos razonablemente optimistas, porque tenemos señales que la situación va a ir mejorando gradualmente y el repunte económico debería darse en 2021. Tenemos un buen augurio al respecto”, expresó.

Ramírez afirmó que las instituciones de educación superior son “solo un actor” en este proceso, señalando que tanto las pymes como el Gobierno con su trabajo de fomento de la producción tienen funciones claves para que estas carreras sigan siendo viables.