Nacional

Alcalde de Santiago no aprueba multar a personas que instalan carpas en la Alameda

“Llevémoslo a la práctica: aquí se está tratando de multar a personas en situación de calle. Yo creo que el tema se puede solucionar de otra forma”, indicó Felipe Alessandri, cuestionando la ordenanza municipal de Estación Central.

Por , 4 de Abril de 2019

Este lunes entró en vigencia la ordenanza municipal de Estación Central que prohíbe la instalación de carpas en el bandejón central de la Alameda, y donde las multan llegan a los 241 mil pesos.

El alcalde UDI Rodrigo Delgado dejó en claro que no se verán afectadas las personas en situación de calle, asegurando que la medida apunta a quienes “por opción viven de forma itinerante”.

El jefe comunal aseguró que hay personas que prefieren acampar en la vía pública durante la noche y que de día realizan oficios.

Sin embargo, Delgado encontró una inusual contraparte en el alcalde de Santiago, Felipe Alessandri (RN), quien cuestionó la medida.

“Llevémoslo a la práctica: aquí se está tratando de multar a personas en situación de calle. Yo creo que el tema se puede solucionar de otra forma. Celebro que ellos también tengan la misma problemática que nosotros y busquen soluciones (…), pero yo creo que la medida de multar y notificar de una infracción a una persona en situación de calle, ¿dónde lo vas a notificar? ¿Carpa 4 bandejón central de la Alameda? Es difícil”, indicó a Emol.

Alessandri expresó que quienes viven en carpas en la calle “tienen una condición social muy precaria y no creo que vaya por el tema pecuniario de sacarle una multa, yo creo que va mucho más por una integración”, para luego cuestionar “¿Dónde está el Ministerio de Desarrollo Social?”.

Su visión es compartida por Francisco Javier Román, director ejecutivo de la Fundación Gente de la Calle, quien apuntó que la ordenanza de Estación Central es una solución “parche”.

“De parte de las autoridades, tanto nacionales como locales, hay un desconocimiento de que nadie opta por vivir en la calle; más bien uno es expulsado a vivir en la calle por las situaciones familiares, económicas, y también asociado a problemáticas específicas, como en el caso de personas con patologías psiquiátricas”, señaló.

Estas palabras fueron complementadas por Alessandri, quien relató que “muchos de ellos tienen sus facultades mentales perturbadas, no quieren instalarse en un albergue. Y nos pasaba cuando habilitábamos el Víctor Jara en invierno que muchas veces nos decían ‘no alcalde, yo no me quiero ir porque no me gusta tener horarios’, o ‘no me gustan que me hagan ducharme todos los días’. Esto a pesar de que las instalaciones del Víctor Jara eran de primer nivel. Entonces también tenemos que trabajar con ellos con psicólogos y psiquiatras”.