¿Quiénes están quemando las escuelas rurales en el Biobío?

La Fiscalía ya abrió una investigación para esclarecer las intenciones y motivos de los autores, que ya han dejado a 173 niños sin recinto educacional.

Por
¿Quiénes están quemando las escuelas rurales en el Biobío?
Compartir

Las tres escuelas rurales consumidas por las llamas en las últimas semanas en la Región del Biobío han puesto en alerta a las autoridades, por lo que se inició una investigación por parte de la fiscalía, con el fin de identificar a quienes estén detrás de estos atentados. Se ha descartado que tengan relación con los grupos ligados al conflicto mapuche.

El fiscal Juan Yáñez explicó que en el último incendio, que afectó a La Escuela F-820 Ana Molina de Tranaquepe, se hallaron evidencias –que posteriormente fueron periciadas– que no han aportado un antecedente concreto sobre los autores.

“El panfleto hecho en un papel de cuaderno, (que tenía) un símbolo del cultrún, y que ni siquiera saben hacer los verdaderos símbolos que lo forman; usted se va dando cuenta que no son personas del pueblo mapuche”, sostuvo el persecutor.

“Hoy en la zona efectivamente hay hechos que están ligados al conflicto mapuche, y otros que son directamente delictuales (…) por el momento los antecedentes que me llevan a llevar una visión preliminar es que esto no tiene nada que ver con las reivindicaciones territoriales, por una cosa muy simple: el pueblo mapuche no va a quemar las cosas que le beneficia”, indicó Yáñez

El primer inmueble afectado fue el recinto educacional ubicado en Cerro Negro, también en la comuna de Tirúa, mientras que el segundo fue el internado Pedro Etchepare G-855 en el sector de Lanalhue, en Cañete.

Incendio en escuela de Cerro Negro

El seremi de Educación del Biobío, Fernando Peña, explicó a EL DÍNAMO que los recintos educacionales de ambas comunas se encuentran en alerta, por lo que aseguró que han mantenido contacto con el Ministerio del Interior para reforzar la seguridad en la zona.

“Estamos evaluando cuál será el paso para recuperar la infraestructura (…) es necesario garantizar condiciones de trabajo, porque mientras la violencia persista difícilmente van a haber empresas dispuestas a trabajar en alguna faena”, agregó.

Consultado sobre la violencia persistente que menciona, y el origen de ésta, el seremi señala que detrás de esto “hay bandas delictivas, fuertemente armadas y organizadas que usan como pantalla al pueblo mapuche para cometer sus fechorías”.

Incendio internado Pedro Etchepare de Cañete

“Ahí está el foco del problema, que es una situación que tiene que resolver el Ministerio del Interior, pero que a nosotros desde Educación nos generan una alarma, porque sin duda estos hechos son de extrema gravedad y por lo mismo está la necesidad de buscar soluciones para encontrar y juzgar a estas bandas”, agrega Peña.

En ese contexto, el seremi de Educación del Biobío reveló que para una reconstrucción de las escuelas rurales –considerando la estructura que tenían– se necesitarán cerca de 13 mil millones de pesos.

Por su parte, el intendente Sergio Giacaman sostuvo que hay que trabajar para “poder instalar las escuelas a la brevedad porque acá el daño que se genera no es solamente el infundir terror, sino que se está haciendo un daño muy grande al acceso a la educación de esos niños. Hay personas también que ven afectada su fuente laboral y una vez más queda demostrada la falta de compromiso con la comunidad de estos terroristas, delincuentes, que no solamente le han quitado la fuente de trabajo a emprendedores, no solamente le han quitado la vida a personas, sino que además ahora, no conforme con todo lo anterior, buscan generar daño con lo más vulnerable, nuestros niños”.

El alcalde de Tirúa, Adolfo Millabur, indicó que han sufrido el ataque de varios “siniestros de escuela, sin ninguna identificación de los responsables, donde las investigaciones no han llegado a nada (…) las armas de fuego están manejadas sin control por gente que no sabemos quiénes son”.

“No vemos los aparatos de seguridad e inteligencia actuando, identificando y persiguiendo a los responsables” agregó el jefe comunal.

El seremi Fernando Peña señaló que se conversó con los sostenedores de los colegios para que los 173 niños afectados continúen con las clases desde sus casas, lo que ya se estaba llevando a cabo por la emergencia del coronavirus.