Cerrar
Cerrar publicidad

Opinión

Memoria y negacionismo a 45 años del Golpe

"Es urgente que el Poder Legislativo discuta acerca del proyecto de ley que prohíbe el homenaje y/o exaltación de la dictadura cívico militar".

Memoria y negacionismo a 45 años del Golpe
Por Consuelo Contreras, directora INDH 11 de septiembre de 2018

El negacionismo consiste en acciones y discursos que niegan la calidad criminal de las violaciones masivas y sistemáticas a los derechos humanos, justificándolas, relativizándolas, trivializándolas o bien, exaltando el valor de los perpetradores. Estos discursos obstaculizan la reparación simbólica a las víctimas y las garantías de no repetición de tales actos, como han señalado los relatores especiales de Naciones Unidas.

A 45 años del Golpe de Estado perpetrado en Chile, estos discursos y acciones siguen presentes cuando un diputado se refiere a las víctimas sobrevivientes como “terroristas con aguinaldo” o cuando un candidato a la Presidencia aparece junto a alguien que tenía una polera con los helicópteros de los llamados “vuelos de la muerte”. Afortunadamente, estos discursos ya no parecen aceptables para la mayoría de la ciudadanía, que les ha mostrado su rechazo, presionando incluso para la remoción de una autoridad que había tildado al Museo de la Memoria como un montaje.

Sin embargo, es tarea del Estado legislar para limitar este tipo de expresiones, tal como establece el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. Como ha señalado el Centro de Derechos Humanos de la UDP, el Estado debe procurar que las verdades “ya establecidas judicial, social, histórica y administrativamente no deben volver a ser tratadas como meras «versiones de partes» controvertibles, antojadizas y sin más fundamentos que la simple aseveración, el insulto e incluso la obscenidad”.

Para ello, puede mirarse el ejemplo de otros países, como Alemania, que castiga penalmente este tipo de discursos, considerándolos delitos contra la paz pública. En la región destaca el caso de Argentina que, desde 2011, cuenta con una resolución ministerial que prohíbe reconocimientos, homenajes y actos a favor de los violadores de derechos humanos.

Es urgente que el Poder Legislativo discuta acerca del proyecto de ley que prohíbe el homenaje y/o exaltación de la dictadura cívico militar (boletín Nro. 9746-17), de manera de regular las sanciones que sean pertinentes frente a este tipo de acciones, así como rol de los medios de comunicación en su difusión.

De la misma manera, el negacionismo debe ser combatido a través de la educación escolar. Pese a que los derechos humanos están presentes en el currículum escolar vigente, aún es necesario fortalecer y mejorar su comprensión y, en relación con la memoria de las violaciones a los derechos humanos ocurridas bajo la dictadura, es necesario avanzar en su injustificabilidad y en la reparación de las víctimas como garantía de no repetición. En este sentido, es clave que la formación en derechos humanos sea parte de la formación inicial de los y las docentes, para que puedan abordar estas temáticas adecuadamente.

Como país, tenemos la oportunidad de avanzar en la construcción de una cultura respetuosa de los derechos humanos. El respeto a la memoria de las violaciones masivas, sistemáticas e institucionalizadas a los derechos humanos en Chile nos permite asegurar que nunca más en Chile se repitan estos hechos.

Relacionados

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día