El bajo interés por estudiar Pedagogía en Chile

Las condiciones en Chile podrían “desalentar a las personas a ingresar y mantenerse en la profesión docente”.

Por Ana Luz Durán Decana Facultad de Educación Universidad San Sebastián › Actualizado: 00:02 hrs
El bajo interés por estudiar Pedagogía en Chile
Compartir

Ayer se presentó el informe “Panorama de la Educación 2019” que es el reporte anual que proporciona información sobre el rendimiento de los principales sistemas educativos del mundo.

El informe plantea que en nuestro país “los docentes en promedio ganan menos que otros profesionales con un nivel educativo similar y que trabajan tiempo completo”. 

Es necesario reconocer que la política pública ha mejorado los salarios de los profesores. Si bien, en el acceso al mundo laboral están a la par de otras profesiones su incremento no es progresivo y atractivo. Aunque alcancen las escalas máximas logrando duplicar el monto inicial esa remuneración sigue siendo significativamente inferior que los promedios de la OCDE en todos los niveles.

Si nuestro objetivo es mejorar la calidad de la educación para ser competitivos es necesario considerar otros elementos que este informe también destaca. La dotación docente es joven, lo que se evidencia en que un 20% tiene menos de 30 años. A lo que se suma que el tamaño de los cursos está muy por sobre el promedio de la OCDE, con una tasa de alumnos por docente de las más altas y finalmente, es el país donde trabajan más horas en comparación al resto de los países que integran la OCDE.

A esto se suma, que hace unos días Aequalis presentó una disminución estimada de un 45% en la cifra de futuros egresados de pedagogía. De esta forma se proyecta que al año 2023 tendremos solo 9.000 nuevos titulados cifra muy inferior a los 16.768 estudiantes que egresaron el año 2014.

No es suficiente el número de profesores para cubrir las necesidades del país en el corto plazo. La calidad es necesaria, pero claramente el aumento progresivo de los requisitos de ingreso a las carreras de pedagogía tiene que ir de la mano con incentivos al ejercicio profesional y promoción de las vocaciones pedagógicas. 

Este es el momento de revisar la política pública en materia de desarrollo profesional docente y hacer los ajustes necesarios, se lo debemos a los profesores/as y a las futuras generaciones de niños y niñas chilenos especialmente de los sectores más vulnerables que una vez más serán los más afectados.

En esta nota