Aprendizaje y pandemia: ¿Terremoto en las escuelas chilenas?

La tendencia generalizada fue atribuir los deficientes resultados a la pandemia, argumentando que debilitó los aprendizajes y aumentó la brecha entre escuelas de distinta dependencia.

Compartir

Señor director:

Alarma pública ocasionaron las cifras entregadas por la Agencia de Calidad de la Educación, las que concluyen que los estudiantes chilenos no alcanzan el 60% de los contenidos de Lenguaje y solo llegan al 47% en Matemática. Guarismos aún más críticos en cursos específicos, como 2° año medio, donde se alude apenas a un 27% de logro.

La tendencia generalizada fue atribuir estos resultados a la pandemia, argumentando que debilitó los aprendizajes y aumentó la brecha entre escuelas de distinta dependencia. Aquí es donde deberíamos hacer un alto y revisar con detención el escenario. Dado que no existen evaluaciones similares previas con las cuales comparar estadísticamente, no hay forma de distinguir si estos números son producto de la educación remota o si son provocados por las coordenadas estructurales e históricas del contexto nacional. La experiencia y la investigación, nos llevarían a optar por esta segunda alternativa.

Si bien los datos son alarmantes, cómo no, es necesario responder a ellos con acciones urgentes y efectivas, para comenzar a mitigar la situación en lo inmediato; pero, sobre todo, se requiere de una reflexión profunda que comprenda las verdaderas causas de origen y proyecte condiciones y procesos formativos más robustos en beneficio de nuestros niños, niñas y jóvenes.
Así, más que hablar de terremotos, que por su naturaleza son inesperados e incontrolables, se debe atender a las fallas existentes en el sistema y, como país, hacernos cargo de ellas de una forma pertinente y responsable.

Angélica Guzmán

Centro de Investigación para la Transformación SocioEducativa UCSH