Plan 50/50 para el 2030

El plan 50/50 para el 2030 es un plan ambicioso y necesario, pero es sorprendente que hoy en 2021 aún existen temas de desigualdad hacia las mujeres en algunos trabajos y rubros. De hecho, entre quienes trabajan en investigación y desarrollo (I+D), menos del 50% son mujeres, promediando un 38% entre los años 2011 y 2017. Uno de los porcentajes más bajos de toda Latinoamérica.

Compartir

Señor director.

A principios de mes nos enteramos de que, en el Foro Generación Igualdad, encuentro mundial en pro de la igualdad de género de ONU Mujeres, se dio a conocer la primera iniciativa nacional para promover la participación de más mujeres en la creación, transferencia, difusión y aplicación de conocimiento, que busca cerrar la brecha de género en ciencia e ingeniería.

El plan “50/50 para el 2030”, como se denominó, es un plan ambicioso y necesario, pero es sorprendente que hoy en 2021 aún existen temas de desigualdad hacia las mujeres en algunos trabajos y rubros. De hecho, entre quienes trabajan en investigación y desarrollo (I+D), menos del 50% son mujeres, promediando un 38% entre los años 2011 y 2017. Uno de los porcentajes más bajos de toda Latinoamérica.

Pero hay que considerar que por más que se quiera realizar una contratación igualitaria, no se pueden sacar mujeres de donde no las hay. Por eso es tan importante que el plan “50/50 para el 2030” se centre no solo en las políticas de contratación de empresas y de instituciones educacionales como la UTFSM, sino que también se integren a jóvenes y niños, incluso en edad pre-escolar, pues incentivando la curiosidad, el hacer y el ingenio con igualdad de oportunidades es donde podremos captar a estas futuras mujeres ingenieras que aportarán a la igualdad de condiciones laborales.

Es en este sentido, incentivar a las estudiantes de las carreras de ingeniería tanto como a las niñas que aún no saben qué estudiarán a futuro, es parte primordial de todo este proceso. Las iniciativas de centros de investigación como el AC3E, con dos mujeres en el cargo de investigadoras titulares, son una clara muestra e incentivo para que más mujeres sepan que pueden alcanzar sus sueños y llegar a aquellos espacios que eran principalmente “masculinos”. Afortunadamente hoy ya hay mujeres recorriendo el camino de la Ingeniería y la ciencia, por lo que las nuevas generaciones no estarán solas y tendrán un referente para seguir haciendo historia.

 

Margarita Norambuena,
investigadora titular AC3E y académica USM