El escándalo que provocó la suspensión del partido de Coquimbo Unido ante Defensa y Justicia

El cuadro pirata tuvo que viajar a Santiago para recibir a los argentinos por la semifinal de Copa Sudamericana, pero el encuentro se canceló por casos de COVID-19 en la visita y fue enviado a Paraguay.

Por
El plantel chileno esperando a los argentinos en el Estadio Nacional. Foto: Coquimbo Unido
El plantel chileno esperando a los argentinos en el Estadio Nacional. Foto: Coquimbo Unido
Compartir

Un escándalo de proporciones es el que afecta al fútbol chileno y sudamericano tras la suspensión del encuentro entre Coquimbo Unido y Defensa y Justicia de Argentina por la semifinal de la Copa Sudamericana.

El encuentro, que fue trasladado por “razones sanitarias” desde la Región de Coquimbo hasta el Estadio Nacional de Santiago, fue suspendido durante la tarde del jueves, a pocas horas de realización, luego que tres integrantes del plantel dieran positivo por COVID-19 y se considerara a gran parte del plantel como contacto estrecho.

En una decisión que aún no tiene explicaciones claras, la Conmebol decidió aplazar el encuentro para el próximo 12 de enero, cambiando la localía para la ciudad de Asunción, en Paraguay, algo que afecta directamente al cuadro “pirata”.

Los coquimbanos llegaron al estadio ñuñoíno, por lo que podrían luchar por conseguir una victoria 3-0 por la no presentación del cuadro trasandino. Todo dependerá de las gestiones del club y de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP) para asegurar la competitividad de la llave sin perjuicios para los nacionales.

La versión de la Seremi y la voz de la ANFP

Al momento de suspenderse el encuentro entre Coquimbo Unido y Defensa y Justicia, la mayoría de los análisis se volcaron hacia la Seremi de Salud de la Región Metropolitana, que estuvo a cargo del análisis epidemiológico de la comitiva del cuadro visitante.

En su cuenta de Twitter, la entidad aclaró que “no posee competencias” para suspender un encuentro, señalando que su labor se centra en el estudio y trazabilidad de los casos. “Es Conmebol quien determina si un partido debe suspenderse”, añadió.

Más allá de esto, la sensación de una aparente injusticia hacia el elenco chileno quedó en el aire desde el momento en el que la localía se cambió desde el estadio Francisco Sánchez Rumoroso de Coquimbo al Nacional.

El presidente de la ANFP, Pablo Milad, fue emplazado para que entregara una declaración sobre la polémica, algo que finalmente hizo durante la noche del jueves, ya que en un video manifestó que “quiero expresar mi preocupación por la suspensión del partido entre Coquimbo y Defensa y Justicia”.

“He entregado todo nuestro apoyo a Coquimbo, de acuerdo a los estatutos de nuestra Federación ante Conmebol, en busca de equidad deportiva”, complementó.

Para terminar, el máximo dirigente del balompié nacional señaló que “quiero ser enfático, Coquimbo Unido cuenta con todo el respaldo de esta Federación”.

La situación también llegó hasta el Gobierno, ya que la ministra del Deporte, Cecilia Pérez, manifestó su solidaridad hacia el equipo nortino desde el momento que su localía fue trasladada hacia Santiago.

“Están sufriendo una injusticia deportiva al ser obligados a jugar fuera de su estadio”, señaló la secretaria de Estado en su cuenta de Twitter.

Más País

Últimas noticias

Populares

Recomendados