Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Tech

No te enojes: Un microbio o una bacteria podría ser tu padre

Siempre se nos enseñó que las bacterias, microbios y virus eran el enemigo a combatir para mantener nuestra salud. Sin embargo, ellos también son parte de nuestro ADN más profundo.

No te enojes: Un microbio o una bacteria podría ser tu padre
Por 13 de Marzo de 2015

En su momento fue llamado el primer gran fiasco del genoma humano. Cuando a principios del siglo XXI se mostró que entre los genes que conformaban el “libro de la vida” de los seres humanos habían al menos una docena de genes de origen bacteriano, esta conclusión fue llamada simplemente un error.

Pero la labor desarrollada por Alastair Crisp y la Universidad de Cambridge demostró que nuestro ADN cuenta con 145 genes de carácter microbiano.  Para ello, examinó los genomas de 9 especies de primates, 12 de moscas y 4 de gusanos, lo que se suma al análisis parcializado de 14 vertebrados.

La presencia de estos genes de bacterias y microbios no son una casualidad, ya que cumplen funciones relacionadas con el metabolismo y así permitir a cada especie poder adaptarse a su entorno local. 

Así, se ha confirmado la presencia de 17 genes de procedencia “extranjera” en las personas y se identificaron 128 adicionales. Entre estas se encuentra el gen ABO, responsable del grupo sanguíneo, mientras que el resto guarda relación con el metabolismo de las grasas y los aminoácidos, el sistema inmunológico y las actividades antioxidantes de la célula.

“Este es el primer estudio que muestra la amplitud con que la transferencia horizontal de genes ocurre en los animales, incluidos los humanos, dando lugar a cientos de genes foráneos activos”, expresó Crisp, quien agrega que “de manera  sorprendente, lejos de ser un fenómeno raro, resulta que la transferencia de genes ha contribuido a la evolución de muchos animales, quizá de todos ellos, lo que implica que tenemos que reconsiderar la forma en que pensamos sobre la evolución”.

Bacteria

Esta presencia no es reciente, puesto que los investigadores han determinado que esta transferencia de información genética se llevó a cabo antes de la evolución de la especie humana e incluso antes de la aparición de los primates.

Y es que la transferencia horizontal, como se conoce a la “donación” de genes entre especies, es archiconocida en el mundo de los microbios. De este modo, más del 80% de los genes bacteriano estuvieron implicados en intercambios con otras especies. Esto explica por ejemplo, la capacidad de las bacterias para resistir a los antibióticos o el peligro latente que cepas inocuas de microbios se conviertan en virus de un momento a otro.

Entre los genes “extranjeros” encontrados en el genoma humano, aparte de las bacterias, destacan protistas -organismos unicelulares eucariotas-, hongos y virus. Incluso estos últimos fueron primordiales en la evolución de los primates. 

Siempre se nos enseñó que las bacterias, microbios y virus eran el enemigo a combatir para mantener nuestra salud. Sin embargo, ellos también son parte de nuestro ADN más profundo.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Mujer Dínamo

ver más Mujer Dínamo

Comenta

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día