Síguenos en Facebook X
El Dínamo

Del barro al arte: más de 6 mil libros arruinados por desborde del Mapocho se transformaron en exposición

Tras el desborde del río Mapocho en abril, la editorial Catalonia ubicada en calle Las Urbinas tuvo pérdidas de más de 90 millones y 6.134 obras que reciclaron para que 52 artistas realizaran distintas obras de arte. Catalina Infante, editora, nos contó detalles de la exposición que estará abierta al público desde mañana y lo que esperan lograr con él.


POP

18 de agosto, 2016

Autor:

catalonia 1

Fue el pasado 17 de abril cuando comenzó la pesadilla. Un intenso sistema frontal que azotó la zona central de nuestro país provocó que un canal artificial con aguas del río Mapocho, creado por la empresa Costanera Norte, se desbordara e inundara varios sectores de Providencia como Andrés Bello y Nueva Providencia.

El desastre dejó varios afectados, entre ellos vecinos y locatarios de las principales avenidas de la comuna.

La Librería Catalonia, ubicada en calle Las Urbinas, en la galería Drugstore, fue una de las más afectadas. Producto del incidente perdieron más de seis mil libros, todos bajo el barro. Esto, económicamente, se tradujo en mermas que superaron los 90 millones si se suman las obras literarias junto con el mobiliario del local.

“La inundación fue por una negligencia de Costanera Norte y constructora Sacyr. Todavía no se hacen responsables, no nos han pagado“, reveló a El Dínamo Catalina Infante, editora, quien ha llevado adelante las acciones en contra de las compañías responsables. Explicó que “conversamos en un principio con ellos, pero no nos gustaron los términos que nos estaban ofreciendo, que es el que le han estado ofreciendo a todo el mundo: derivarse a su aseguradora para que te pidan millones de papeles y te empiecen a devaluar las cosas que perdiste. No nos consideraban el lucro cesante que es el tiempo que tuvimos que estar ‘cerrados’ para poder volver a reconstruir. Además, los muebles no te lo pagan nuevos sino como muebles viejos, no te pagan lo que realmente estás perdiendo. Más encima, te obligan a firmar un documento de confidencialidad de diez años, nos parecía abusivo”.

catalonia 2

Ante esto, Infante explicó la precaria situación que tuvieron que enfrentar durante las semanas siguientes a la inundación en la que, a pesar de todo, “no nos permitimos cerrar porque igual teníamos que pagar arriendo, sueldos, gastos comunes, así que no cerramos pero estábamos funcionando muy mal“.

“Teníamos adentro lleno de maestros, los libros desordenados, no podíamos encontrarlos cuando la gente iba a comprar, se nos desordenó todo el inventario, no teníamos luz. Entonces estuvimos en condiciones precarias por lo menos un mes y otro mes en que estuvo súper decaído, y todavía está decaído Providencia, en cuanto a comercio. De hecho el local que quedaba al lado de nosotros, que era un bar español, tuvo que cerrar después de un tiempo”, añadió.

Ante esto, se contactaron con un abogado y, justo ahora, Costanera Norte volvió a acercarse a ellos después de tres meses. “Nuestro abogado estaba pidiendo todos los antecedentes del caso para llevar a cabo la demanda, pero nosotros teníamos la esperanza de que entremedio llegáramos a un acuerdo, y eso nos tenía sorprendidos porque Costanera nos había cerrado el diálogo, y se opusieron a entregar la información para poder ver el tema de la demanda, a pesar de que esto lo hacemos ‘a quien sea responsable’, o sea a la Costanera Norte, a la constructora Sacyr y al Fisco”, señaló.

“El Estado no se ha acercado a nosotros, pero han tenido mejor actitud en la Corte para entregar los papeles que se les están pidiendo, que son los contratos de la concesión y todo el tema”, sostuvo, agregando que “nosotros no queremos estar eternamente peleando, queremos volver a la normalidad, poder estar tranquilos y también poder hacer un poco de justicia. Que traten a los afectados con más dignidad, porque nosotros no tuvimos ninguna culpa de lo que pasó. Deberían tratarnos con un poco más de dignidad que tratar de hacernos hablar con la aseguradora y hacernos firmar convenios abusivos. Esperamos ser tratados con más justicia y que se resuelva el tema como tiene que resolverse, que la empresa que cometió una negligencia se haga responsable públicamente y que paguen a los afectados”.

del-barro-al-arte

Del barro al arte

Una vez que lograron ponerse de pie, Catalonia se vio con más de seis mil libros en sacos de escombros en una bodega de la editorial, por lo que algo debían hacer con ellos. “Nos daba mucha pena tener que botarlos porque no íbamos a estar infinitamente con todos esos libros ahí. Era muy triste ver que los libros tuvieran ese destino, queríamos ver alguna forma de reciclarlos y justo se nos ocurrió a mucha gente al mismo tiempo, pasárselos a artistas para que lo transformaran en una obra de arte”, contó.

“Al mismo tiempo se nos acercó una productora a ofrecernos lo mismo, para poder hacer esto en grande y hacer una exposición. Además, un muy buen amigo, Fernando Andreo, que es un artista que está exponiendo acá se ofreció a hacer la curatoria y a convocar también a un montón de artistas. La idea fue circulando como bola de nieve y quedó como una exposición muy grande, porque los artistas se sumaron al tiro y son de muy buen nivel. Nos dimos cuenta que había un muy buen material y una oportunidad de volver a generar algo con el tema, porque como nunca nos pagaron, queríamos también poder denunciar esa situación“, indicó.

Ante la convocatoria, a Catalonia le “sorprendió la reacción de los artistas, como su cariño por los libros y la impotencia que sentían al saber lo que había pasado. También, es que toda esta exposición está hecha sin ningún peso, ha sido pura cadena de favores y buena voluntad desde la fundación, de la municipalidad de Providencia, de la productora que también se acercó a hacerlo pro-bono, así que ese es como el gran capital que tenemos nosotros”.

13738295_1133134110063405_3806246917126439136_o

En total serán 52 artistas que presentarán las 52 obras en la Fundación Cultural de Providencia (Avenida Providencia #1995), quienes fueron convocados por productora Alejandra Atala y Fernando Andreo. En ellos se verán plasmados la “variedad”, las “distintas miradas”, los “distintos discursos”, pero “unificados en un mismo material, en una misma visión como del vínculo personal que tiene cada uno con el libro como objeto, como materialidad y como símbolo del conocimiento, de la educación”.

“Los libros son muy simbólicos en una sociedad, por eso es tan fuerte ver una imagen de libros quemándose o embarrados, porque es como el conocimiento que se pasa por alto. Ese es el discurso en el que casi todos sintonizaron los artistas que son de diferentes edades: el mayor tiene 94 años y el más chico tiene 23. Son miradas muy distintas, pero con el mismo material se trabajaron esculturas, cuadros, pinturas, collage, ilustración digital y todo tipo de técnicas“, sostuvo.

Junto con ello, Catalina dio las gracias por el gran respaldo que tuvieron principalmente a través de las redes sociales “de gente que ama los libros, de clientes, porque la librería tiene más de 20 años entonces tiene una red grande de gente que le tiene cariño a su historia, y esa es la gente que en el fondo nos ha ayudado a que sea posible salir adelante”.

A_UNO_693404_581b7

De esta manera “6134. Del barro al arte” será una exposición gratuita, con entrada liberada, donde habrá espacio para que quien quiera comprar las obras podrá hacerlo. En este punto, Catalina Infante quiso ser enfática, porque lo recaudado no irá para recuperar lo perdido con el desastre del río Mapocho.

“Todo lo recaudado irá para construir una biblioteca en una escuela de bajos recursos. La idea de esto era no tocar ni un peso, eso lo queríamos dejar súper claro. La manera de nosotros de recuperarnos ha sido siempre a raíz de nuestro trabajo, desde lo que hacemos y también porque la persona que nos tiene que pagar es una empresa, no es la gente, no es un caridad. Tenemos medios para salir adelante, tenemos trabajo. La idea no es recuperar plata, es poder recuperar estos libros y que estos lleguen a los lectores, que no quedaran botados, que terminen el ciclo: de libros destruidos a obras de arte, a libros que serán nuevos y de acceso gratuito para niños que no tienen acceso”, precisó.

Así mismo, agradeció a la Fundación Cultural de Providencia, quienes “nos hizo un gran favor colándonos en su programa anual que es súper cerrado, así que son poquitos días. Nos parece que está bueno porque uno puede estar dos meses con una exposición y no la va a ver nunca, así que, que se motiven a venir, es de jueves a domingo y se van a encontrar con 52 obras maravillosas y van a poder conocer también a los mejores artistas nacionales y las obras están en todo tipo de precios. Hay para todos los bolsillos para la gente que le gusta el arte y puede comprarlo, para ayudarnos a que estos libros puedan volver a ser leídos”.

Comenta esta noticia