Síguenos en Facebook X
El Dínamo

Las 8 personas con las que nunca en la vida debes tener sexo

Una aventura con alguien equivocado puede terminar en arrepentimiento por el resto de tus días.


Mujer

18 de julio, 2014

Autor:

sam002400015

“Ya… ¡qué tanto”. Esas palabras se pueden transformar en tu perdición cuando la noche está avanzada y el alcohol hace de las suyas. Al principio suenan bien, pero al otro día, cuando sólo queda una boleta abultada y una resaca importante, entiendes que fueron el inicio de un drama.

Existen personas con las que nunca, nunca, puedes tener sexo, por todos los problemas que vienen después. El portal Entremujeres elaboró una lista de 8 candidatos que no debes tocar:

1.- La pareja de tu amigo/a. El sitio detalla que esto siempre se transforma en una complicación doble, ya que te ganas un problema tú y pierdes a esa persona que siempre ha estado contigo. Una amistad vale más que un buen rato en un hotel, dicen.

2.- Tu jefe/a. Será guapo/a, atracivo/a y muy interesante, pero piensa en esa sensación nefasta de llegar a las 08.00 horas a la oficina y verlo/a ahí, en su puesto de trabajo, mirándote con cara de “esto fue un error que no se puede volver a repetir”.

3.- Tu ex. El “remember” es lo más peligroso que puedes hacer. Volver a intimar con tu antiguo amor sólo trae confusión, malos ratos y posiblemente las mismas peleas que hicieron terminar tu relación. ¿Para qué?

4.- Alguien casado/a. “Es el camino directo a la infelicidad: ser la segunda opción nunca es agradable ni placentero más allá de la excitación que genera vivir un momento prohibido”, detalla el portal.

5.- El encargado/a de tu edificio. Es la primera persona a la que le dices buenos días y la última persona a la que le dices buenas noches, cuando llegas a casa. Piénsalo.

6.- Ese alguien que no está interesado en ti. No insistas, si no tiene quiere nada contigo, se nota y tu lo sabes.

7.- Tu psicólogo/a. “Las cosas se pueden confundir ya que, habitualmente, se alcanza un alto nivel de intimidad en cada encuentro. Pero antes de cruzar esa barrera de lo imposible, siempre pensá que el diván es para tener una buena sesión y nada más”, detalla el sitio.

8.- Tu primo/a. No merece mayor explicación.

Notas relacionadas

Comenta esta noticia