Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar
Exploran uso de éxtasis para tratar estrés postraumático de soldados de guerra Exploran uso de éxtasis para tratar estrés postraumático de soldados de guerra

Estados Unidos estudia la posibilidad de legalizar el MDMA para fines terapéuticos en tratamientos de psicoterapia. De hacerlo, sería a partir de 2021.

Innovación

Exploran uso de éxtasis para tratar estrés postraumático de soldados de guerra

Por El Dínamo 5 de diciembre de 2016

Por ocho años Jonathan Lubecky fue soldado del Ejército de Estados Unidos, razón por la cual participó en la guerra contra Irak. A su regreso tuvo que lidiar con una serie de traumas que lo tenían al borde del abismo. Tras someterse por siete años a distintos tratamientos optó por uno radical: el consumo de MDMA.

“Si no hubiese seguido ese tratamiento, me habría matado a mí mismo. Antes, había tenido cinco intentos de suicidio”, dijo el hombre de 40 años a El País, quien lo hizo en medio de una psicoterapia.

Los síntomas asociados al estrés postraumático son sobrerreacciones a estímulos que puede traducirse en ataques de pánico, insomnio o intentos de evadirse de situaciones que puedan reavivar el trauma. En Estados Unidos se estima que uno de cada 15 militares que vuelve de la guerra lo sufrirá en algún momento de su vida. 

El caso de Lubecky se suma al de muchos y ante la efectividad de la droga para superar los traumas, el gobierno de Estados Unidos realiza un estudio para evaluar la legalización del consumo de MDMA como fármaco. 

Como era de esperar, el hecho generó divisiones en torno al uso de drogas en tratamientos psicológicos. Los partidarios de las pruebas alegan que el MDMA se administra en dosis controladas y supervisadas, y concede a los pacientes la evasión necesaria para llegar al centro de sus traumas y a la que no llegan con otros métodos. En contraparte, los críticos con esos estudios temen que una hipotética legalización médica del éxtasis aliente el uso recreativo de la droga sintética. 

En el caso de Lubecky, el tratamiento consistió en tres dosis de éxtasis en un periodo de 12 semanas, con una distancia de seis semanas entre dosis. “Me permitió pensar con profundidad sobre las experiencias que tuve en el extranjero sin las reacciones emotivas o físicas que habitualmente me provocaría”, expresó.

Relacionados

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día