Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar
La declaración clave para la defensa de la machi Linconao que desbarataría las acusaciones en su contra La declaración clave para la defensa de la machi Linconao que desbarataría las acusaciones en su contra

La PDI y la Fiscalía contaban con la declaración de uno de los imputados en esta causa, José Peralino, también es vinculado al incendio de carácter terrorista con resultado de muerte del matrimonio Luchsinger MacKay. En su comparecencia, realizada sin la compañía de un abogado, Peralino inculpa a los involucrados del caso. No obstante, ante el tribunal, aseguró haber sido presionado y se desdijo.

Nacional

La declaración clave para la defensa de la machi Linconao que desbarataría las acusaciones en su contra

En marzo del año pasado un extenso operativo del Ministerio público y las Policías en la región de La Araucanía, terminó con la detención de 11 personas, entre las que se encontraba la machi Francisca Linconao.

Todos son investigados por el incendio de carácter terrorista con resultado de muerte del matrimonio Luchsinger Mackay, quienes fallecieron por efecto de las llamas en el fundo Lumahue, en el verano del 2013.

Parte crucial de la prueba en contra de los imputados radicaba en la declaración de uno de los que se supone fue convocado para el crimen, José Peralino.

Con arresto domiciliario nocturno quedo machi Francisca Linconao

Según reza uno de los recursos de amparo presentados en favor de la machi y del mismo Peralino, por el abogado Pablo Ardouin, entonces de la Defensoría Penal Mapuche, la declaración de esta persona fue ilegal porque no fue entregada en la compañía de un abogado defensor, que según el escrito “no fue resultado de una renuncia libre y espontánea de su derecho a guardar silencio”, e incluso posteriormente se intenta demostrar que en esta comparecencia Peralino habría sido cuando menos presionado.

Un funcionario de la Brigada de Investigaciones Policiales Especiales (BIPE), Guillermo Vilches, declaró el 31 de marzo del 2015 que conoció a Peralino en el contexto de esta investigación. Al este último ser cercano a Linconao, según el policía, “decidimos entrevistarlo en noviembre de 2013, esta entrevista fue como testigo e incluso declaró ante un fiscal, concretamente el fiscal Luis Arroyo, en dicha declaración nos contó en términos generales que el día del atentado hubo una reunión en la casa de Francisca Linconao que supuestamente era para ver unos proyectos pero que luego se dio cuenta que era para ir a quemar la casa de Luchsinger-Mackey y que por ello decidió retirarse y no participar, pero que no quería hablar porque tenía miedo”.

Posteriormente el policía enfatiza en que estaban al tanto de presuntos problemas de conciencia de Peralino, al que se acercaron nuevamente el 2015, en agosto. “Lo citamos, eso fue el 23 de octubre de 2015, ahí nos dijo que ya no daba más con el cargo de conciencia porque había participado en la muerte del matrimonio Luchsinger-Mackay y yo mismo le dije si quería hablar con algún fiscal para contarle; me dijo que tenía miedo porque lo podían matar a él o a su familia, pero que de todas maneras prefería hablar con algún fiscal para contar toda la verdad, ya que de lo contrario y si no se liberaba de su culpa iba a terminar matándose a sí mismo. Luego de eso en el instante me contacté con la Fiscalía y llegaron a la PDI los fiscales Arroyo (Luis, jefe de la unidad de Alta Complejidad de la región de la Araucanía) y Chiffelle (Alberto, fiscal adjunto jefe de Temuco), ahí hablaron ellos con él, de hecho la conversación fue sólo entre los fiscales y Peralino; sólo cuando el imputado decidió declarar los fiscales me llamaron a mí y al subcomisario Claudio Leiro y fuimos testigos de oídas de dicha declaración”.

En la extensa declaración presentada por escrito de Peralino, que además es parte fundamental para este caso –sobre este luego se solicitaron interceptaciones telefónicas y la triangulación de los móviles- y para justificar la prisión preventiva de los imputados, incluyendo Linconao, tiene por fecha 23 de octubre del 2015.

a_uno_654841

Como dije la otra vez, yo fui a la reunión donde me invitó la machi Francisca, fue el 3 de enero del 2013, cuando llegué ya había harta gente en el patio de la casa de la Machi”. Menciona a otros de los imputados y “como a las 10 de la noche empezó la reunión, partió hablando ‘el Alcalde’, se hablaba de ir a recuperar tierras, de ir a quemar la casa de campo del “gringo”, por los Luchsinger, se acordó que entre las 11 o 01 de la noche era una buena hora para hacerlo… .También entre los que estaban ahí se fueron pasando algunas armas de fuego, que de acuerdo a mi conocimiento eran escopetas y dos armas chicas, no sé cómo se llaman, las armas estaban en la casa no sé quién las llevó, también habían tres bidones con un líquido en su interior, los que llevaríamos para prenderle fuego a la casa, yo creo quera (sic) bencina”.

Luego, Peralino contesta una pregunta manifestando que “esto no lo dije antes ya que tenía miedo de que me mataran por contar lo que pasó, pero ahora no aguanto más el cargo de conciencia, duermo hasta mal, yo no quería que los viejitos murieran”. Posteriormente relata el camino hasta el fundo Lumahue, describe cómo iban vestidos, enfatiza que las órdenes las daba “el alcalde”, y precisa diversas circunstancias del lugar, como cuando ladraron los perros, el momento en el que se prendió la luz del segundo piso y los disparos hacia los ventanales.

Sin embargo, la declaración ante el tribunal que José Peralino entregó en la audiencia de formalización es diametralmente distinta a lo manifestado en el escrito esgrimido por el Ministerio Público. Incluso, en el recurso de amparo se califica que la forma de expresión de Peralino, ante el tribunal, más bien califica en el lenguaje propio de “una persona deprivada socioculturalmente (enseñanza básica incompleta), con mucha dificultad para darse a entender, como fue coaccionado y presionado por los funcionarios de la PDI para entregar la información incriminatoria que actualmente mantiene en prisión preventiva a los amparados”.

El relato de Peralino en el tribunal comienza de esta manera: “De la antena voy a empezar, yo tenía una polola de Collipulli, se llamaba Jocelyn, entonces yo una noche la llamé como a las 8, más o menos, siempre la llamaba en la tarde, la llamé a las 8 de la tarde, y le dije empezamos conversamos temas de pareja y le dije entonces a mí se me salió una broma, decirle que justo habían botado una antena, de allá, de Palermo, dos noches atrás parece, y entonces le dije que fuimos nosotros que habíamos botado la antena y ella me dijo ah ya, no sé me dijo, fuimos nosotros que botamos esa antena, entonces y de ahí terminó esa conversación”(sic).

Según el imputado, un año después “en la casa de repente llegó el PDI a citarme, y justo no estaba con mi hermano, estaba solamente mi padre, y mi padre me dice te llegó una citación para declarar en Temuco, vinimos con mi hermano, me acompañó mi hermano vinimos a la declaración era como a las 11 parece, por ahí, llegué y empezaron estaba el Vilches (presumiblemente Guillermo, el mismo que prestó declaración en audiencia) un guatón gordo del PDI y con otro que ahora salió un flaco, con él, el Vilches lo conoce su colega, ahí llegué, su colega se enojó altiro, el Vilches, me conversó y me dijo te vamos a aclarar, te vamos a decir bien el tema porqué te citamos, y ya le dije, yo tampoco no entiendo, yo quiero saber (…) ya huevón, me dijo, resulta que nosotros te tenemos, porque te acordai de la antena, que me contaste, y yo le dije pero que pasa, yo no he hecho nada, no soy dirigente, no soy de esa cosa, no soy para eso, no poh huevón si tú fuiste, me empezó a decir su compañero y me dijo aquí te tenemos grabación con mi polola esa noche” (sic), y se refiere a la llamada con su entonces pareja, a la ue asegura que hizo una broma con el asunto de la antena.

pdi

Peralino asegura que posteriormente, estando aún él solo, nunca en compañía de un abogado o defensor, entró el fiscal (no individualiza cuál) y cuando trató de hablar con el persecutor, Vilches lo interrumpe, “no me dejó, no me dijo, contigo vamos a ser amigos, disculpa si te ofendí, me dijo, si te traté mal, y de ahí se fue el Fiscal, y después me volvió hablar su compañero entonces su compañero me dijo, ya tú tenis que hablar aquí, porque si no tu hablai, vas a caer preso aquí, y vamos a ubicar a toda esa gente que tu mencionaste que tu sabias, ya te tenemos, me dijo”. Reitera entonces que lo ocurrido de la llamada era una broma, y le muestran diversas fotos en las que aparecía en compañía de su entonces polola.

Afirma que luego lo dejaron solo, en diversos lapsos, y en determinado momento les pregunta si lo van a dejar libre o no, y el fiscal posteriormente le habría dicho “podis tener garantía aquí, si tu no hablai depende de ti no más huevón me dijo, porque si tú salis hablando as a tener problemas con esa gente que tu mencionai, pero si tu guardas silencio, nada te puede pasar nosotros te vamos apoyar, ya entonces el Vilches dijo ya, eso nomás Peralino, hasta aquí, necesitas plata huevón, me dijo, andas con pasaje, si ando con poco, sacó 20 lucas, después habló con su compañero, me había dado 10 lucas, después me dio, no huevon me dijo aquí tenis 20 lucas cómprate cosas, y lleva a tu hermano, porque andai con tu hermano”.

Es más, el mismo Vilches le habría dicho que debía “pincharlo” si quería hablar con él, y éste último agregó que “incluso si necesitas plata, avísame no más para eso, si necesitas plata, o queri un teléfono ahora, me dijo, yo le dije no, con tal de que me llamis nomás… pínchame a la hora que sea, y si te pasa algo, si andai nervioso, o te pueden hacer algo esa gente que mencionaste, si tu hablai te van a hacer algo, si tu no hablar aquí, porque aquí nosotros no te vamos a delatar nada”.

Después, tras ser reprendido por sus hermanos por la demora, otra persona, presuntamente policía, “me firmó un papel, que no lo tengo ahora, lo tiene el otro… entonces me firmó un papel, me dijo ya Peralino esto vas a decir en la casa, porque esto no puede saberlo tus hermanos ni tu padre, y firmo un papel diciendo que ese papel decía que había una pelea en el bus destino de Temuco a Collipulli, que hubo una pelea en la micro y que yo por esa razón me habían citado”.

Posteriormente afirma que se sintió con miedo, que se sentía amenazado por Vilches.

Reitera que lo citaron, incluso que botó el teléfono y el chip, pero lo encontraron de todas maneras, para que declarara otra cosa. Allí, el 23 de octubre, le mencionan que “si tu no hablai ahora vamos a buscar a la rastra a la Francisca Linconao, porque tenemos patrulla PDI allá en la… nosotros aquí llamamos vamos a buscarla a la rastra, y tu polola Yocelyn Yanca, podemos averiguar altiro, nosotros contactamos Collipulli no más y a las dos las vamos a buscar a la rastra, que preferís que tu vayas a la cana hoy día, que te quedis aquí para siempre y que tu polola que se quede en la cárcel allá, y la Francisca que la vamos a buscar a la rastra, ¿esa huevá queris huevón?”.

Después con un computador le mostraban imágenes de gente, a la que según el imputado lo emplazaban para que dijera que los conocía, y él dijo “al final si, si, los conozco por miedo”. Esto, en tanto que le hacían firmar documentos.

Afirma luego que está firmando y anotando cosas de “gente inocentemente que nadie lo conozco casi, soy inocente, ni siquiera yo sé que hueva está pasando aquí y ustedes me están obligando a llevar esto aquí todo por una broma telefónica con mi polola por una antena”.

Tras supuestamente “desaparecer” del contacto de los policías, luego Peralino se refiere al día de la detención, cuando iba a ser la audiencia con el resto de los detenidos, alcanzo a hablar –según declaró- con Vilches y Claudio. El primero le dijo cuántos detenidos eran, y en ese momento Peralino dice que refiere no decir “esta mentira”.

No puh huevón, después salió, ya poh Peralino, a cada rato salía y entraban, dejaban otro cabro que me cuidara, y después entró su jefe, que no me acuerdo su nombre, igual uno gordito, entonces me dijo ese jefe mira Peralino, me dijo yo estoy ahora en otro cuartel, entonces me dijo pero hoy, yo por ti vine ahora, cuando supe me dijo, por ti vengo, por qué vengo? Por salvarte”.

a_uno_222010

Le aseguraban que iban a defenderlo, en tanto que el imputado aseguraba que sí quería ir a audiencia y que no quería decir esa mentira.

Finalmente, entró el Claudio, con quien se supone que sostuvo la última conversación antes de llegar al control de detención: “Puta concha de tu madre te vas a pudrir en la cárcel, yo traté de defenderte con Vilches, vas a pudrirte en la cárcel concha de tu madre, yo le dije no sé Claudio ahí se ve no más, yo no te trato más le dije, ustedes haciendo papeles, obligándome a firmar todo lo que me obligaron a firmar, fotos que me hicieron a reconocer gente que ni siquiera son, son gente que conozco alguna así por pasada no más, ustedes me obligaron a firmar, eso que yo tuve que decir si estos fueron, estos si, entonces yo ahora prefiero ir a esa audiencia”.

La Corte de Apelaciones de Temuco, tras escuchar los alegatos respecto del nuevo recurso de amparo presentado en favor de Lincoao, presentará su parecer en las próximas 24 horas, para ver si reducen a prisión domiciliaria la medida contra la machi, o si la mantienen en la prisión preventiva que gatilló su huelga de hambre.

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta este post