Cerrar
Cerrar publicidad

Educación

Cómo se prepara la Confech para el desembarco de Piñera en La Moneda

Durante el gobierno de Bachelet salieron de la primera línea. Hoy buscan rearticularse para un gobierno donde ya advierten retrocesos.

Cómo se prepara la Confech para el desembarco de Piñera en La Moneda

08 de Enero de 2018/SANTIAGO La mesa ejecutiva nacional de la Confech se reunió con la ministra de educación, en las dependencias del MINEDUC. FOTO:CRISTOBAL ESCOBAR/AGENCIAUNO

Por 5 de febrero de 2018

El pasado 23 y 24 de enero, la Confech tuvo su primer encuentro del año en la Universidad Católica, en el campus San Joaquín. ¿El objetivo? Hacer un diagnóstico de lo que fueron los últimos doce meses y afinar los detalles del “plan político” para rearticular a la organización de cara a la futura administración de Sebastián Piñera, quien asumirá el 11 de marzo próximo.

Las federaciones determinaron también cómo hacerse cargo de los procesos internos que vendrán, pero por sobre todo cómo ampliarán la Confech, una de las demandas que más se han repetido en las últimas jornadas de reflexión. Si antes de las movilizaciones estudiantiles eran 25 orgánicas, pronto se sumaron algunos planteles privados. Y pronto tendrán nuevos integrantes: los centros de formación técnica (CFT) e institutos profesionales (IP).

Al interior de la Confech han entendido que para enfrentar el próximo proceso deben “ampliarse” a otros planteles y con ellos profundizar las demandas del movimiento que en los últimos cuatro años perdieron fuerza, entre otras cosas, porque había una reforma educacional en curso -que, en todo caso, no los dejó contentos- y porque varias federaciones estaban al mando de militantes de la Nueva Mayoría que dejaron de “hacer ruido”.

El periodo que pronto enfrentarán, aseguran los dirigentes, los obligará a volver a reordenarse, buscando en el mejor de los cacos recuperar la influencia que habían alcanzado durante la primera administración de Piñera.

“Hoy vamos saliendo de una reforma educacional y lo que estamos intentando de hacer es rearticularnos. Vemos una posibilidad de hacer un gran pacto social por un modelo de sociedad distinto y para eso ya nos hemos reunido con el Colegio de Profesores, con el movimiento No+AFP y otros por los derechos de las mujeres”, explica Alfonso Mohor, presidente de la FECH.

También lo explica Sandra Beltrami, vocera de las universidades privadas al interior de la Confech: “Ahora que la Nueva Mayoría será oposición, varias de las federaciones que no lo hicieron estos años sí van a salir a la calle a exigir cambios, de una manera más transversal”.

El próximo sábado 3 de marzo, las cerca de 60 federaciones que son parte de la Confech se reunirán en la Universidad Católica de la Santísima Concepción, donde afinarán los detalles del rumbo que seguirán, aunque ya hay una fecha tentativa para una primera movilización durante la era Piñera: a fines de abril o comienzos de mayo.

Ampliar la Confech

Hasta hoy, el único centro de formación técnica dentro de la Confech es el Santo Tomás de Ovalle, por lo que existe una necesidad de incorporar a los restantes, sobre todo pensando en que uno de los proyectos educacionales que ya anunció el piñerismo es ampliar la gratuidad a ese tipo de planteles.

En marzo se zanjará cómo podría ser el ingreso “ordenado” de estos, pero también otro proceso importante que quieren empujar desde las actuales federaciones: crear espacios de apoyo para la creación de centros de estudiantes en universidades, IP o CFT que no cuentan con una organización. “Hay que ir a buscar dónde germinar organizaciones desde cero”, afirma Juan Pablo de la Torre, presidente de la Feusach.

Esto -asegura- será a través de actividades en terreno, fotos y difusión de la necesidad de contar con una red de apoyo, para evitar situaciones como la de la Universidad del Mar, que no contaba con una federación que diera apoyo a los estudiantes y pudiera haber dado una batalla “política” frente a su cierre y el futuro de sus ex alumnos.

“En muchos CFT o IP y universidades privadas ocurre que hay muchas falencias importantes que deben ser escuchadas y no hay organización, o que cuando ha habido intentos son castigados, reprimidos para disuadirlos”, explica Beltrami, quien también es lidera la federación de estudiantes de la Universidad Arcis, en vías de cierre.

Exigencias a Piñera

El 8 de marzo -aún con la Presidenta Michelle Bachelet sentada en La Moneda-, los dirigentes y alumnos volverán a las calles para participar en las marchas por el Día de la Mujer, aunque en un segundo plano. Pero será un primer paso a lo que se viene.

Según Alfonso Mohor, lo importante realizar una nueva estructura de necesidades y demandas para el gobierno que empezara, y las exigencias se cambios que se hacen para la educación, lo que obligará también a cambiar las consignas y hacer un llamado a los estudiantes que recién se están incorporando a la educación superior.

“Tenemos que avanzar en un sistema en que no compitan los alumnos y los planteles por tener gratuidad, sino que exista un financiamiento basal con aporte a la investigación y vinculación con el medio”, dice Mohor, respecto a las temáticas que buscarán instalar en las futuras movilizaciones estudiantiles, si logran volver a la primera línea que alguna vez tuvieron con Giorgio Jackson o Camila Vallejo a la cabeza.

Hoy las demandas del movimiento siguen plenamente vigentes porque no han sido cumplidas. Pero también tenemos que esperar los anuncios de Piñera en educación para saber cómo avanzar”, explica De la Torre, afirmando que el financiamiento basal, el fin a la PSU y la elección de autoridades siguen en la primera lista de las necesidades.

Esto ocurre, además, en un periodo donde varias universidades podrían cerrar o modificarse sustancialmente ante las nuevas exigencias de la reforma educacional aprobada semanas atrás.

También hay aprensiones respecto al designado ministro de Educación que llegará con Piñera al Ejecutivo, Gerardo Varela, férreo opositor de la reforma de Bachelet, la gratuidad y defensor de la educación privada. “Tenemos visiones totalmente opuestas, sigue hablando de la educación como un bien de consumo, por lo que hay que tener una política firma contra él”, agrega Beltrami.

Relacionados

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día