Reggaeton provoca mayor actividad cerebral que la música clásica o el folclor

Un estudio realizado en España indagó en el impacto que tendría el popular estilo musical a través de resonancias magnéticas.

Por
Daddy Yankee, uno de los principales exponentes del estilo. AGENCIA UNO/ARCHIVO
Daddy Yankee, uno de los principales exponentes del estilo. AGENCIA UNO/ARCHIVO
Compartir

El reggaeton, el estilo musical que hace más de una década invadió a toda Latinoamérica y que se está imponiendo en el resto del mundo, estaría asociado a una mayor actividad cerebral en comparación a las piezas de música clásica o del folclor, según los resultados de un estudio realizado en España.

El centro de investigación IMETISA, anexo al Hospital Universitario de Canarias, analizó el impacto del ritmo en las personas, comparando las reacciones en 28 personas sin formación musical previa, con gustos musicales variados y con una media de 26 años.

Jesús Martín-Fernández, neurocirujano del Hospital Universitario Nuestra Señora de la Candelaria en Santa Cruz de Tenerife (Canarias), explicó que se hicieron pruebas para analizar las capacidades musicales con un test de oído, por un lado de la capacidad de discriminación de melodías y por otro de frases rítmicas.

Según lo consignado por Los Angeles Times, posteriormente se realizó una resonancia magnética funcional mientras los participantes escuchaban varios estilos musicales a los que se eliminó la letra, para así evaluar la percepción de los oyentes en su estado puro.

Entre las canciones de reggaeton usadas para la comparación de la actividad cerebral estuvieron  “Shaky de Daddy Yankee y “Ginza” de J Balvin; en electrónica “Passion” de Alberto Feria y “L’amour toujours” de Dzeko, en clásica el concierto en mi menor de Vivaldi y el minué de los aires en re de Luis Cobiella, y en folclor folías y malagueñas canarias.

En lo concreto, la música urbana mostró mayor activación en las regiones del cerebro encargadas de procesar los sonidos (áreas auditivas) y de procesar el movimiento (áreas motoras), unas diferencias que resultaron mayores cuando se comparaban con la música clásica.

Los expertos destacaron que con el reggaeton se detectó la activación de los ganglios basales, neuronas que están en zonas profundas del cerebro y que se encargan de modular la postura, de comenzar y finalizar un movimiento, además de estar involucrados en el sistema de recompensa o placer.

En estos ganglios basales se encuentra el origen de algunas enfermedades degenerativas, como el Parkinson entre otras, en las que hay una degeneración progresiva de algunos de ellos que causa un disminución de la dopamina.

La causa de esta actividad estaría asociada al uso de acordes más predecibles por parte del reggaeton, algo que se distancia de la música electrónica o clásica, que son más complejas en su elaboración.