Hermanos Stipicic, los desconocidos defensores de Isla Riesco

Hace sólo unas semanas, pocos conocían la campaña contra el mega proyecto carbonífero, de 180 millones de dólares, en Isla Riesco de la minera del mismo nombre, propiedad de los grupos Angelini y Von Appen. Sin embargo, un video en YouTube cambió las cosas. Al estilo de lo que se hizo, en su día, contra el proyecto Barrancones, "Alerta Isla Riesco" comenzó a utilizar la red no sólo para dar a conocer la iniciativa minera sino también para lograr sumar apoyos a su causa. Y, poco a poco, lo han ido logrando. 

Por
Compartir

Hace sólo unas semanas, pocos conocían la campaña contra el mega proyecto carbonífero, de 180 millones de dólares, en Isla Riesco de la minera del mismo nombre, propiedad de los grupos Angelini y Von Appen. Sin embargo, un video en YouTube cambió las cosas. Al estilo de lo que se hizo, en su día, contra el proyecto Barrancones, “Alerta Isla Riesco” comenzó a utilizar la red no sólo para dar a conocer la iniciativa minera sino también para lograr sumar apoyos a su causa. Y, poco a poco, lo han ido logrando. 

Pero ¿quiénes están detrás de este movimiento? Los hermanos Stipicic Escauriaza.  Provenientes, de una tradicional familia de Magallanes y estancieros de Isla Riesco, Ana, Javier y Gregor ya se han convertido en el motor de la causa: las mujeres, desde Santiago, y el mayor, desde Punta Arenas. Sin embargo,  hoy, ad portas de la votación del proyecto, el clan Stipicic ya se trasladó a su estancia “Anita Beatriz” por todo febrero para seguir las alterntivas de su iniciativa desde la zona.

 

De hecho, fue precisamente Ana, en representación de todos lo que se oponen al proyecto, quien le entregó el viernes pasado al biministro de Energía y Minería, Laurence Golborne, una carpeta con un informe con argumentos que rechazan el estudio de impacto ambiental de la empresa junta a un documento elaborado por el economista José Vera Giusti, con las consecuencias en el trabajo y turismo de la zona. El encuentro duró 15 minutos. Tiempo suficiente para que Ana se enzarzara en un breve intercambio de apreciaciones con el ministro sobre si el tema es una preocupación nacional, como defiende la mujer, o regional, como sostiene Golborne.  

Las razones de los Stipicic para encabezar esta campaña, radican en que su estancia, de 750 hectáreas, colinda con los terrenos comprados por la empresa Minera Isla Riesco para ejecutar el proyecto de cinco yacimientos de carbón sub bituminoso. Como el subsuelo de la estancia de los Stipicic carece de carbón, la propiedad no sólo nunca fue de interés para la empresa sino que tampoco fue considerada como zona de impacto, según denuncian. 


Como gran parte del resto de fundos en Isla Riesco, “Ana Beatriz” se ha dedicado a la actividad ganadera y a la cría de ovejas, ya que lana de la zona es considerada premium por su gran calidad. Precisamente, uno de los temores de los propietarios es que esa producción se vea afectada por un yacimiento minero que estará a sólo 2 kilómetros de distancia. 

 

ENTRE SANTIAGO Y PUNTA ARENAS
De los tres hermanos, Gregor y Ana han sido los más activos. El mayor, de 31 años, vive desde hace cuatro años en Isla Riesco. Estaba cursando una beca para obtener la especialización en Pediatría en la Universidad Católica, cuando en el 2006 su padre murió en un accidente automovilístico en la isla. Como único hijo hombre, congeló el beneficio, tomó sus maletas y partió a hacerse cargo de la estancia. Hoy, además de trabajar en el campo, desde hace un año que dedica parte de su tiempo a informar a la ciudadanía del impacto del proyecto, por medio de charlas. Para él , “la estancia significa un continuo en mi vida, que me ha dado felicidad y paz. Aquí está mi vida desde niño”. 

Ana, por su parte, se ha encargado del tema, pero en Santiago. Es así como desde enero de 2010,que lleva adelante una cruzada personal, gran parte de las veces infructuosa, para lograr que el tema sea publicado por medios nacionales. Fue así como en octubre no sólo creó un grupo en Facebook, que ya cuenta con más de cinco mil seguidores, sino que logró sacara adelante el exitoso video de YouTube. “Gracias al spot comenzó un enorme interés de los medios nacionales. Conocieron la iniciativa y empezaron a reportear lo que había sucedido durante el año”, explica Ana. 

Para esta psicóloga, casada y madre de un niño, la campaña la ha obligado a dejar su empleo tradicional en una empresa para abocarse a batallar contra los cinco proyectos mineros que buscan instalarse en la isla. “Ha sido súper difícil, con un costo importante a nivel familiar. Como el año pasado estuvimos solos, esta pelea ha sido muy desgastante”. Afirma la profesional quien ya prepara nuevo material para la campaña.

 

 

“Amamos este lugar porque esto trasciende más allá de nosotros”.

La familia Stipicic es muy conocida en Punta Arenas. Tanto que el abuelo y el padre de Ana y Gregor tienen una sala en el Museo de la Patagonia dedicada a ellos por su profesión de dentista. Incluso, Ana explica que su abuelo fue el primer dentista de Punta Arenas y que hay una calle que lleva el nombre de su padre: Jorge Stipicic. Su relación con Isla Riesco se remonta hasta hace muchos años, “cuando uno se demoraba como 10 días en llegar”. Para ellos, su infancia y su vida está en Isla Riesco. “Tenemos una ligazón emocional enorme. Cada cosa que existe acá fue hecha por mi abuelo, mi padre o mi hermano”, asegura Ana. 

Más Nacional

Últimas noticias

Populares

Recomendados