Ex jefa de prensa UDI que denunció a Novoa en caso SQM: “Los jovinistas se beneficiaban con ayuda, el resto cagaba"

La profesional trabajó durante once años como jefa de prensa del partido gremialista. Pero después de que declarara en Fiscalía que las dos boletas que emitió en 2012 a SQM fueron ideológicamente falsas, que fueron pedidas por Jovino Novoa y que esta era una práctica habitual, dice que toda la maquinaria del partido se fue contra ella y contra todos sus contactos profesionales. “Ha sido una presión matonesca”, asegura. Acá desclasifica cómo es ser "la negra tatuada" en medio de la UDI.

Por
Ex jefa de prensa UDI que denunció a Novoa en caso SQM: “Los jovinistas se beneficiaban con ayuda, el resto cagaba"
Compartir

Cuando contestó la llamada, en principio creyó que era la broma de una amiga. Pero no fue así. A las 17: 32 del miércoles 15 de abril,  Lily Zúñiga, ex jefa de prensa de la UDI, escuchó por el otro lado de la línea a una mujer que se presentó como Constanza Ariztía, asistente del fiscal Emiliano Arias. Fue ahí cuando escuchó la noticia: estaba citada a declarar al día siguiente a las 3 de la tarde por el caso SQM.

-Pero no tengo abogado –dijo, Lily.

-No importa, puedes venir sin abogado.

Lily dijo que ok, que iría. Sabía perfectamente cuál era el motivo de la declaración. Dos semanas antes, TVN la contactó para preguntarle por dos boletas que había emitido a SQM en octubre y noviembre de 2o12, las que figuraban en una lista que se encontraba en la mira del SII y el Ministerio Público. Tenía absoluta consciencia de que esas boletas habían sido por servicios no prestados.

Aunque sabía que la Fiscalía la podía llamar en cualquier momento, la citación la pilló desprevenida. Tenía menos de 24 horas para buscar abogado y nunca había estado en una situación similar. Empezó a llamar a sus contactos en busca de ayuda, y entre otras llamadas, se comunicó con su cuñada abogada.

Jovino Novoa

“La UDI está conceptualmente dividida. Están los pungueira, que eran los que seguíamos a Pablo Longueira. Y están los jovinistas. Y obviamente los jovinistas eran los niños de la Fundación (Jaime Guzmán), los de la Católica, los niños bien. Y los pungueira eran los que iban a poner las banderas, los tontos útiles”

Lo que no había tomado en cuenta Lily, es que su familiar trabajaba en el estudio de abogados que asesora a Jovino Novoa. Después de que Zúñiga le explicara su situación, su cuñada empezó a tranquilizarla y a explicarle cómo sería la interrogación del Fiscal.

-¿Qué boletas tenís? -le dijo su cuñada.-Lily explicó que dos, del año 2012, a nombre de SQM por asesorías comunicacionales que nunca existieron.

-¿Quién te las pidió? -le preguntó. -Lily le contestó que Marisol Cavieres, una histórica secretaria del partido.

-¿Y para qué? -continuó.

-Marisol me dijo que don Jovino se las pidió -respondió Zúñiga. Su cuñada se quedó en silencio por varios segundos. Lily no entendía cuál era el problema.

-Mentira que te vas a tirar al viejo encima –le dijo preocupada su cuñada. -¿Te desenchufaste del planeta, acaso?

Una frase en tono de advertencia que Lily aún no olvida. Y que a cuatro meses de haber prestado declaración, sentada en una mesa de un café en Colón,  le hace cada vez más sentido. Nombrando a Novoa, Zúñiga sería la primera imputada en involucrar al coronel UDI en la arista SQM. Y en responsabilizarlo de ser el cerebro tras la repartición de boletas ideológicamente falsas para financiar al partido y campañas políticas, asegurando además que esta práctica era habitual. Una declaración que, entre otras cosas, ayudó a que hoy el ex presidente gremialista esté con arresto domiciliario total y arraigo nacional.

“Yo nunca lo dimensioné”, asegura la periodista.

La morena del tatuaje de la UDI

El poder de Jovino Novoa en la UDI es incuantificable. El ex presidente del partido es el único “coronel” con oficina propia en la sede de Suecia, independiente de si está o no en la directiva de turno. “Si no había fiesta de fin de año y él quería fiesta de fin de año, él decía y se hacía”, explica Zúñiga.

86ad37c6afaa0f70ff0f1a3af9d6df2f

“Yo me enteré por el backstage de por qué me sacaron como candidata.  Fue porque la señora Pepa Hoffmann, consideró que ‘cómo esa negra tatuada iba a ser candidata nuestra’”

Jovino era el hombre que elegía con pinzas a sus protegidos, el grupo de “Los Iluminados”, el que según Lily, tenía privilegios distintos al resto de los militantes. Y quien, según una de las hipótesis que maneja la Fiscalía, habría sido el hombre que controlaba el financiamiento en el partido. “Los que estaban con Jovino eran los que claramente se beneficiaban con ayuda. El resto se cagaba”, dice.

“La UDI está conceptualmente dividida. Están los pungueira, que eran los que seguíamos a Pablo Longueira. Y están los jovinistas. Y obviamente los jovinistas eran los niños de la Fundación (Jaime Guzmán), los de la Católica, los niños bien. Y los pungueira eran los que iban a poner las banderas, los tontos útiles. No eran los pensantes, eran los rotos. Existe ese clasismo en la UDI”, dice Lily.

“Me da mucha risa, porque el que defiende que eso no existe es Moreira. Pero Moreira es un roto agrandado que vive manduqueando al chofer o al escolta para que le pongan la chaqueta. Y él es el que dice que no hay clasismo. Y es el gallo más clasista del mundo”.

Por eso, durante los once años que estuvo a cargo de la prensa del partido, Zúñiga tenía claro que la suya era la escuela “pungueira”. Sus referentes internos fueron Juan Antonio Coloma y Víctor Pérez. Tal era su pugna con los “Iluminados”, que tras siete años de prestar servicios al gremialismo como jefa de prensa, cuando tuvo la oportunidad de postular a diputada, miembros del jovinismo decidieron bajarla de la competencia. La razón: un tatuaje de Lilith, símbolo del feminismo, que tiene en su tobillo.

Hoffmann

“La UDI es un partido súper machista, súper clasista y digamos que también racista… Una de las cosas que le agradezco a la UDI es que me forjó el carácter. Yo soy Zúñiga, mido 1.56, soy morena y soy mujer. O sea, con las características que tengo, no podía ser jefa de prensa”

“Yo me enteré por el backstage de por qué me sacaron como candidata.  Fue porque la señora Pepa Hoffmann, consideró que ‘cómo esa negra tatuada iba a ser candidata nuestra’. Y eso se lo dijo al señor José Antonio Kast. Y la reacción de Kast había sido solamente reírse. Casi como que es obvio, que esta cuestión no puede ser”, cuenta Zúñiga.

“La UDI es un partido súper machista, súper clasista y digamos que también racista. Yo te digo, una de las cosas que le agradezco a la UDI es que me forjó el carácter. Yo soy Zúñiga, mido 1.56, soy morena y soy mujer. O sea, yo con las características que tengo, para el rol que cumplía, no podía ser jefa de prensa. Y me comí sangre, sudor y lágrimas literalmente para ganar un cierto grado de respeto como profesional. Porque allá te tiran la jineta todos los personajes”.

Lily renunció al partido en 2014, poco después de que asumiera la directiva de los “Iluminados”, con Silva y Macaya a la cabeza.Pero en la situación en la que estaba, con dos boletas ideológicamente falsas emitidas a SQM en la palestra pública, no le quedó otra alternativa que ir a pedir ayuda a su partido. A la oficina del propio Javier Macaya.

/ Agencia Uno

El “círculo de confianza” de las boletas

Esto fue en marzo de 2015, un par de semanas antes de la llamada de la asistente del fiscal Arias. Lily iba manejando su auto y camino a una reunión con un cliente de su reciente emprendimiento en comunicaciones. Después de haber renunciado a la UDI en mayo de 2014, se asoció al ex asesor de Matthei, Gonzalo Cornejo, para trabajar en una empresa de comunicación estratégica llamada “Connectiva”. Pero en marzo de 2015, Lily había empezado con su empresa propia. “Cuando tú trabajas en un partido político tan extremo como la UDI, tu espacio de movimiento es muy mínimo. Entonces mis clientes eran UDI y nada más que UDI”, explica Lily.

“Yo lo hice (emitir las boletas) por dos razones: tenía una relación cercana con Marisol Cavieres. Y cuando me lo pide, yo entraba en su círculo de confianza. Imagínate, ella estaba desde la época en que Jaime Guzman estaba vivo. Emitir boletas era como que te ungían con la confianza absoluta. En el partido era como ‘ojalá sea yo el tocado este mes para que me llegue el regalito del 10%'”

Estaba por llegar a la reunión con su cliente, cuando la contactó por celular TVN para preguntarle por dos boletas que había emitido a SQM en 2012. El editor le contó que tenía acceso exclusivo a una lista de investigados por el SII y el Ministerio Público, por presuntas boletas ideológicamente falsas. Lily quedó desconcertada y reconoció la existencia de estos documentos. “Mira, sabes qué, pucha, hablemos después, déjame aterrizar este tema y te llamo”, le dijo al editor que la había contactado.

Recuerda que quedó shock. Que estaba a menos de cinco minutos de llegar a su reunión y que terminó perdiéndose mientras conducía. Y es que cuando estalló el caso Penta, nueve meses antes, ni ella ni sus cercanos  pensaron que la investigación iba a reventar de la forma en que lo hizo.  “Fue la misma visión tonta que tuvo la UDI en ese minuto para manejar el buque que se le venía encima”, dice.

aa83bfeaefb17d7b46298f007757bc60

Cuando llegó donde su cliente, estaba pálida. Ella recordaba perfectamente la razón por las que había emitido esas boletas. “Yo lo hice por dos razones: yo tenía una relación cercana con Marisol Cavieres. Y cuando me lo pide, yo entraba en su círculo de confianza. Imagínate, ella estaba desde la época en que Jaime Guzman estaba vivo. Emitir boletas era como el voto de confianza, como que te ungían con la confianza absoluta”, explica. “Ella era la que elegía a los que iban a ser beneficiados. A los funcionarios, a los niños de la juventud (…) En el partido era como ‘ojalá sea yo el tocado este mes para que me llegue el regalito del 10%’”.

En la lista a la que accedieron los medios de comunicación, había 60 personas ligadas a la UDI que estaban investigadas por emitir este tipo de documentos ideológicamente falsos. Entre ellos, el chofer de Moreira, el junior Carlos Sepúlveda, y el miembro de la juventud Víctor Krefft.

“La otra razón me da un poco de pudor, porque puede sonar como una defensa y no quiero hacer eso, porque tengo mi responsabilidad. Pero cuando yo le pregunto a Marisol para qué es (la boleta), me dice: es que don Jovino me lo pide. Y no sé cómo explicarte, pero es que, ¿cómo le voy a decir que no  a Jovino Novoa?”.

Durante y después de su reunión con el cliente, Lily tenía en la cabeza mil preguntas. ¿Qué responderle a TVN? ¿Hay una línea de defensa común para los involucrados? ¿Hay un equipo de defensa disponible? ¿Con quién tenía que hablar? Su cliente, que escuchó su drama, le recomendó ir a hablar con Javier Macaya, para que la orientara. Y ahí fue.

Javier Macaya

El portazo de la UDI

Horas más tarde, en su oficina, el ex presidente interino del partido escuchó atentamente el relato de Lily.

-¿Y has recibido alguna citación? –recuerda que le preguntó el diputado.

-No.

-¿Pero te ha llamado el SII, o alguien de Fiscalía? -.

No, le explicó Lily. Le dijo que solo la había llamado TVN. Pero que eso le iba a afectar  profesionalmente en su nuevo emprendimiento. Porque su pega era el backstage, no ser noticia. Y que eso la complicaba, que iba a necesitar que ellos la orientaran para saber qué tenía que hacer. Que le dijeran si había alguna especie de discurso, o algún abogado.

“Él nunca me detalló nada”, explica. Sólo le dijo que hay un grupo de abogados que estaban tomando los datos de los involucrados, y que ellos la iban a acompañar a declarar al SII.

b94c6b30cf0d48cd7db38060a5a94698

“Bueno, yo dije ok. ¿Y eso lo coordino contigo? Él me dijo que no. Que eso lo está viendo Pablo Terrazas. Le dije que ya, pero ¿qué digo? Le insisto que me está llamando un medio. Pero no hubo respuesta. No sé si no fui clara. Salí de su oficina y me sentí igual”, cuenta la periodista.

El reportaje salió y su situación quedó expuesta en público. Lily seguía preocupada. Necesitaba salir del embrollo para continuar con su nuevo desafío profesional. Durante las siguientes semanas mandó mensajes por diversos canales a sus ex jefes Juan Antonio Coloma y Patricio Melero, con quienes trabajó mano a mano durante casi una década. Pero tampoco hubo respuesta.

“Yo tengo fotos en mi casa con Ena Von Baer en mis cumpleaños.  Participaba en los cumpleaños en la casa de Coloma, en los matrimonios de sus hijos. Yo era la Lily de lunes a domingo, de domingo a domingo. Viajé con ellos. Estuvieron en mi matrimonio, en mis cumpleaños. Yo estuve en los de ellos. Y creo que cuando tú compartes instancias tan íntimas como tu casa, es porque hay una cosa más cercana. Y de un día para otro, nunca más. O sea… A nadie le importas”.

Además de un saludo de Coloma, solo recibió un llamado telefónico de Patricio Melero con una particular advertencia: “Mira, para qué estamos con cosas. Si a estos gallos (los fiscales) unos les colabora y ahí están po. Los que colaboraron están todos presos”. Con la excepción de un parlamentario que siguió siendo cercano y que mostró preocupación en todo momento, Lily nunca más supo de la UDI. Hasta la llamada de la Fiscalía.

d433cf86960ed8c33571f7814166419f

La “traición” de Lily Zúñiga

“Mentira que te vas a tirar al viejo encima…”, le había dicho su cuñada. Y Lily estaba aún más confundida. Uno de los abogados con los que habló ese día, Matías Balmaceda, que hoy es parte de la defensa de Novoa, le explicó que la UDI no la iba a ayudar con dinero o asesoría a menos que fuera a pedirles el favor.

Más tarde, la cuñada de Zúñiga la llamó nuevamente para explicarle que desde el estudio Schweitzer, donde trabaja, le habían dicho que se comunicara con Marisol Cavieres para “que se pongan de acuerdo en la historia”.

“Entonces yo le dije que esto me suena como que tengo que seguir una línea que le conviene a un personaje. Y empiezo a dimensionar todo.  Yo le había hecho un favor a la UDI en su minuto al entregarle estas boletas. Y ahora yo estaba rogando que por favor ellos me ayudaran. A cualquier costo. Incluso llegando a la oficina del abogado del señor Jovino. Y nadie se había predispuesto por lo menos a decir: ¿Cómo estará esta galla? ¿Necesitará algún tipo de guía? Me dejaron a la deriva”.

“En ese minuto me ganó el orgullo. ¿Por qué tengo que buscarlos, si son ellos los que me tienen que buscar a mí?”, dice Zúñiga. Entonces decidió que asumiría su defensa de manera particular. Y que iba a declarar con la verdad. Pero había un problema: los abogados le cobraban entre 200 y 300 UF solo para partir. Lily rompió en llanto y casi no pudo dormir. Al día siguiente, el día de la declaración, no tenía ni abogado ni idea alguna de qué tenía que hacer.

/Agencia Uno

“Supe de la reacción de Pato Melero en el hemiciclo. A uno de mis clientes (que es diputado),  le gritó que era un traidor, que tenía que dejar de trabajar conmigo, que nadie podía estar cerca mío porque yo era una traidora”

La asistente del fiscal la llamó temprano en la mañana. Lily explicó su situación y logró postergar su declaración en tres días hábiles, para el lunes siguiente. Eso le dio algo más de tiempo para llegar al abogado Jaime Silva. Parecía que todo iba bien y que él sería su representante, hasta que el viernes a las 20 horas, empezó a recibir llamados de Javier Macaya. Un parlamentario amigo de Lily le había contado la situación de la periodista, y que ella iba a prestar declaración el lunes siguiente. Y que seguramente nombraría a Novoa.

Lily no contestó en dos oportunidades. Pero el tercer llamado fue desde un número desconocido.

-Oye, súper cortito. Está listo tu abogado. Es Jorge Gálvez, él te va a representar así que júntate con él. De ahí te mando el teléfono –recuerda que le dijo Macaya, que luego empezó a darle una serie de directrices.

-No, no te preocupes. Muchas gracias, pero te demoraste mucho. Nadie me pescó en la UDI y yo ya tuve que tomar mi defensa sola -.

-¿Cómo? -.

-Que ya tengo abogado. Ya le pagué la primera parte, así que muchas gracias -. Entonces, Macaya explotó.

Conferencia de Prensa de Javier Macaya

“Cuando le digo eso, empieza a hacer una catarsis conmigo de puteadas, literalmente. Que qué me creía; que yo no podía hacer eso; que yo tenía que acoger esta oferta del abogado Jorge Gálvez; que esto estaba pagado; que yo devolviera la plata; que pidiera que me devolvieran la plata. Y a todo esto yo decía, no. Entonces cuando me empieza decir: ¡yo tengo muchos problemas, no me puedo detener en ti, eres solo una de las 200 personas que están en esto y estoy asumiendo una responsabilidad que no me corresponde! Era como una sopa de hormonas”.

Lily le cortó. Más tarde, Macaya le envió un whatsapp pidiendo perdón por el lenguaje. El mensaje aún lo conserva y lo muestra en el café donde se realizó esta entrevista. El texto termina con la frase: “Pide que te devuelvan la plata!!!!”.

El lunes Zúñiga, pese a sus temores, declaró con su abogado Jaime Silva y contó todo. Que la práctica era habitual; que se manejaban talonarios de boletas por si algún político las pedía; e involucró con nombre y apellido a las personas que las emitían y las solicitaban.  Según su asesor legal, esta era su mejor alternativa para acelerar su situación judicial. “El asunto del financiamiento u obtención de dinero por medio de boletas por servicios no prestados, no era exclusivo para época de elecciones, sino que se mantenía todo el año (…) no creo que alguno de los presidentes de la UDI  hayan desconocido esta forma de obtención de dinero, pues ellos mantenían una estrecha relación”, fue una de las partes de su declaración que se filtró a la prensa.

A la salida, el abogado de la ex jefa de prensa de la UDI habló con los medios: “Su decisión fue transparentar eso por el bien de ella y de la UDI que, aunque cueste creerlo, le sigue teniendo mucho cariño”. Pero el partido ya no le tenía cariño a ella.

La “presión matonesca”

Apenas terminó de declarar, Lily tenía una llamada perdida de Patricio Melero que decidió no devolver. Pero al pasar los minutos, las llamadas de gente relacionada a la UDI empezaron a multiplicarse por montones. “Todas eran para decirme qué hiciste. Y el qué hiciste era como: huevona, la cagaste”.

/ Agencia Uno

“Supe de la reacción de Pato Melero en el hemiciclo. A uno de mis clientes (que es diputado),  le gritó que era un traidor, que tenía que dejar de trabajar conmigo, que nadie podía estar cerca mío porque yo era una traidora. Es súper fuerte la comparación, pero es como el militar que dejó el voto de silencio (en el “caso quemados”). Era como lo mismo para ellos. Y yo nunca había hecho un pacto de silencio con nadie. Nunca fui con el interés de afectar a nadie. Solo quería salir rápido de esto”, cuenta Zúñiga.

Al día siguiente, en el almuerzo de diputados UDI, Zúñiga supo por un parlamentario amigo que fue insultada por la mayoría de los presentes. “Me dijeron de todo. Desde la profesión más vieja del mundo, hasta que yo quería hacerme famosa”.

“Soy súper honesta. Yo en ese minuto sí, sentí miedo. Es más, no quise salir a la calle. Estuve en mi casa escondida. Mis papás estaban muy preocupados. Porque me sentí súper invadida”, dice Lily, que reconoce que hasta hoy ha tenido que mantener un tratamiento médico por esta causa.

Hernan Larrain se reunio con el Ministro de Interior

“Eran presiones directas (contra mis clientes). Entiendo que el señor secretario general actual, Guillermo Ramírez, se encargó casi de ser el vocero a los medios para avisar de que yo no trabajaba ni con el senador Pérez, ni con el no sé quién. Toda la maquinaria se fue contra mí. Fue terrible”.

A través de la prensa, los dirigentes históricos, con los que ella trabajó, comenzaron a desmentirla. Y en privado, a decir que buscaba fama, venganza contra Novoa y que estaba siendo financiada por Víctor Pérez.  Pero si hay una declaración que le dolió particularmente, fue la de Hernán Larraín en Estado Nacional, a principios de mayo. Ahí, el timonel gremialista aseguró que “los acusados han dicho que ‘nada de lo que ha dicho esa periodista es verdadero’, salvo que ella habría girado boletas sin prestación de servicios”.

“Me molesta primero que todo porque no me nombra”, dice Zúñiga. Y por el recuerdo de algo vivido en 2006 por la ex jefa de prensa. Ese año, cuando Larraín había sido recién expulsado de la presidencia del partido, tuvo en la periodista casi su único consuelo.

Zúñiga relata que ese día, Hernán Larraín, notablemente afectado, salió del baño en el segundo piso de Suecia, se encontró con Lily y terminó llorando en su hombro. “Yo lo que atino es a abrazarlo y decirle: don Hernán, pucha, tiene todo mi apoyo. Ese mismo señor que hacia un par de años atrás me había dicho ‘gracias Lilita’, ahora me trataba como ‘esa periodista’.  Como que no me conocía”.

Los clientes de su agencia de comunicaciones, casi todos ligados a la UDI, empezaron a dejar de hablarle a causa de “presiones matonescas”. Hubo un caso que Lily considera como “ejemplar”  y que narra con lujo de detalles. Resulta que un día recibió un llamado telefónico.

/AgenciaUNO

-Oye Lily, pucha, te quiero pedir un favor –le dijo un cliente.

-Dime.

-Lo que pasa es que mira, no quiero que te lo tomes a mal. Pero tu cachái que la situación contigo en la UDI está súper tirante. Y nadie quiere que tú tengas ningún tipo de relación con nadie de la UDI. Lo que pasa es que yo te quería pedir si es posible que tú te generes un nuevo correo que no tenga tu nombre y en el que no firmes tú con tu mail. Que tu nombre no aparezca.

-¿Pero por qué?

-Para que no me molesten. Porque ya tengo demasiada presión de parte de la UDI para que no trabaje contigo y así ellos no se van a enterar.

Lily no aceptó la propuesta. “Le dije que o se ponía los pantalones o se fuera a la cresta”, asegura. “Eran presiones directas (contra mis clientes). Y no uno, sino que tres compadres, que se yo, los que los llamaban. Entiendo que el señor secretario general actual, Guillermo Ramírez, se encargó casi de ser el vocero a los medios para avisar de que yo no trabajaba ni con el senador Pérez, ni con el no sé quién. Toda la maquinaria se fue contra mí. Fue terrible”.

LLILY

La periodista perdió hasta el último cliente. Según las pocas fuentes que aún conserva en el partido, este fue llamado por la directiva para que dejara de trabajar con ella. En el colegio, su hijo se ha agarrado a combos con sus compañeros porque le han dicho que “su mamá es una ladrona”. Y para colmo, su marido, que trabajaba en Penta, quedó sin trabajo hace una semana. “O sea no me meó un gato. Me meó un tigre”.

Su proceso judicial, en el intertanto, está en stand by. Según le cuenta su abogado, la gran ventaja que tiene Zúñiga es que por un tema administrativo, ni siquiera recibió el 10 por ciento de devolución por las boletas que emitió. Pero más allá de su proceso con la justicia, aún no puede definir su futuro laboral. Ni tampoco su futuro en el partido.

“Yo estoy esperando hasta el día de hoy que alguien me diga cuál es la calidad que tengo actualmente en la UDI. Porque yo no he ido a renunciar a mi militancia. Yo estoy esperando que la UDI tenga los cojones para echarme. Eso es lo que quiero. Porque por debajo quieren que yo esté afuera. Y me han alejado de todo. Yo quiero que la UDI tenga los cojones para decirme te vas”, dice Zúñiga.

Aunque a excepción de sus ex colegas de prensa, a quienes aún agradece, y de un par de parlamentarios que le han manifestado apoyo, Zúñiga está prácticamente afuera del mundo UDI. Para sus ex cercanos es la periodista imputada. La negra del tatuaje. La traidora. 

Más Nacional

Últimas noticias

Populares

Recomendados