Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Nacional

Sistema de AFP: ¿por qué son bajas las pensiones en Chile?

Las pensiones de vejez pagadas en septiembre, sin considerar el Aporte Previsional Solidario, tuvo su mediana en mujeres de $108.440, mientras que para los hombres fue de $136.033.

Sistema de AFP: ¿por qué son bajas las pensiones en Chile?
Por 12 de Noviembre de 2019

Una de las demandas sociales que se han repetido las últimas semanas en las manifestaciones que se han tomado varias ciudades del país es la mejora en el sistema de pensiones -hoy administrado por las AFP- considerando los bajos montos de las jubilaciones en el país.

Según datos de la Superintendencia de Pensiones, respecto a las pensiones de vejez pagadas en septiembre de 2019, la mediana de las jubilaciones autofinanciadas sin considerar el Aporte Previsional Solidario en mujeres fue de 3,93 UF ($108.440), mientras que para los hombres fue de 4,93 UF ($136.033). Asimismo, de acuerdo a un estudio de la OCDE, los hombres nacidos en 1940 tienen una pensión promedio que alcanza el  58,9 % de su sueldo, mientras que aquellos que nacieron en 1996 llegarían a un  33,7%.

Uno de los cuestionamientos que han surgido es por qué son bajas las pensiones en Chile. En conversación con EL DÍNAMO, desde la Asociación de Asesores Previsionales (Agap) explican que “el sistema de AFP no es horrendamente malo. Si yo empecé a cotizar en el año ’81, hoy, a mis 65 años, me voy a dar cuenta que lo que me han descontado es poco en comparación a la rentabilidad”. Sin embargo, reconocen que eso no significa que las pensiones sean buenas, ya que existen problemas en el sistema, sobre todo en los factores de cálculo.

“Aquí cuando a la gente se le cambió al sistema, nunca hubo una educación. A la gente se le dijo que iba a cotizar el 10%, que era muchísimo menos que en las otras cajas, y que que iban a quedar con jubilaciones parecidas, recibiendo el 70% de su sueldo. Sin embargo, esta crisis explota porque después de 40 años vemos el resultado de esa gestión. Los jubilados de hoy fueron los primeros que se afiliaron al sistema”, explican desde Agap.

Asimismo, recuerdan que “cada afiliado es un mundo” y que no hay soluciones estándar para mejorar la pensión de las personas. Por ello, recomiendan asesorarse y ver las distintas alternativas que existen para el retiro de fondos, así como revisar si a la personas que jubilará le corresponden beneficios del Estado.

Expectativa de vida

En términos simples, las pensiones se calculan como el dinero acumulado dividido por los años de vida que quedan para gastarlo. La Tabla de Mortalidad de 2016, actualmente vigente, proyecta que las mujeres vivirán en promedio hasta los 90,31 años, mientras que la esperanza de vida de los hombres llegará en promedio a 85,24 años. Estas son las edades que se utilizan para calcular la pensión.

Sin embargo, la Superintendencia de Pensiones exige que las AFP deben asignar un porcentaje de reserva al saldo acumulado en caso de que la persona jubilada viva más. Este remanente se utiliza para las pensiones de las personas que superaron el promedio de vida. De esta forma, la tabla permite suponer una edad máxima de sobrevivencia de hasta 110 años.

Desde Agap indicaron que con el actual sistema, es casi seguro que el pensionado fallecerá sin llegar a hacer uso de todos sus ahorros, ya que pasan a sus herederos o a una compañía de seguros, dependiendo el tipo de pensión pactada, proponiendo modificar el Seguro de Invalidez y Sobreviviencia, incorporando una cobertura de sobrevida. “Así, se crea un nuevo mercado para las Compañías de Seguros a la vez que los pensionados pueden obtener mejores jubilaciones”, dice el documento, calculando hasta un 30% más de pensión al no considerar el porcentaje de reserva.

Economía y tasas

El dinero que se acumula en la cuenta de la AFP se “trabaja”, es decir, se invierte para entregar una rentabilidad a la persona que cotiza.

“Todo el mundo dice ‘tengo millones de pesos en la AFP’, pero no es así. Ellos tienen un número de cuotas que, multiplicados a ese día, dan esa cantidad de dinero. Esa es sólo una parte del cálculo de la pensión, porque el otro es cuánto vale ese dinero cuando yo quiero hacer uso de esa pensión”, explican desde Agap.

En esa línea, las pensiones tienen directa relación con las condiciones económicas.

“Antiguamente se decía que los primeros 10 años de cotización eran los más importantes. Eso fue porque desde el ’81 al ’91 hubo rentabilidades maravillosas. Eso se acabó y probablemente no se vuelva a dar”, ponen de ejemplo en Agap.

Prácticas irregulares

Conocido popularmente como el “Declare, no pague”, el beneficio para os empleadores de declarar, pero no pagar la cotización de los trabajador buscaba ayudar a las empresas durante la crisis económica de 1982.

“Esa ley continúa y, aunque las declaraciones no pagadas tiene sanciones, existe un vacío legal si la empresa quiebra”, cuentan desde Agap, asegurando que este beneficio fue el causante de “grandes lagunas previsionales, ya que el empleador, con el tiempo, fue incapaz de devolver los montos adeudados”.

Asimismo, reconocen que existe una práctica irregular que es hacer cotizaciones por el mínimo, no acorde con el sueldo del trabajador. “Eso no hay que hacerlo por ningún motivo”, dicen desde la asociación, ya que va en directo perjuicio de las jubilaciones futuras.

“Este sistema está relacionado a persona que tengan una continuidad laboral. La AFP es un espejo del sistema de trabajo”, explican. Por ende, una baja cotización implica una baja jubilación. “Está el sesgo del sistema  antiguo, donde la jubilación se calculaba con lo que uno ganaba en los últimos 36 meses. en el actual sistema, eso ya no existe. El sistema de AFP es un reflejo de la vida laboral”, concluyeron.

Relacionados

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Mujer Dínamo

ver más Mujer Dínamo

Comenta

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día