ESPECIAL Coronavirus en Chile: casos confirmados, muertes y últimas noticias

Nacional

Telecomunicaciones: ¿Qué tan distinta sería esta pandemia sin ellas?

En contexto del Día Mundial de las Telecomunicaciones y la Sociedad de la Información, conversamos con un especialista para evaluar los avances y desafíos a nivel país en esta materia.

Por , 18 de Mayo de 2020

El teletrabajo, las clases online, compras por internet, los permisos y salvoconductos por Comisaria Virtual, entre otras actividades propiciadas en la cuarentena por la pandemia del coronavirus, serían imposibles si no existieran las Telecomunicaciones como las conocemos actualmente.

Según encuestas de la Subsecretaría de Telecomunicaciones, el acceso a Internet en el hogar ha aumentado de un  60,4% en 2012 a un 87,4% en 2017. A su vez, el Banco Mundial, señala que, al 2018, en Chile existían 3.250.678 suscripciones de banda ancha fija y 25.178.981 suscripciones a telefonía celular. Es decir, la mayoría se conecta a través del dispositivo móvil a la red.

Es por eso, y en contexto del Día Mundial de las Telecomunicaciones y la Sociedad de la Información (DMTSI), que conversamos con Nicolás Contador, profesor de la Carrera de Ingeniería en Telecomunicaciones, Conectividad y Redes de Inacap, Sede Valparaíso, para evaluar los avances y desafíos en esta materia.

Avances

Pensando en que si el covid-19 nos hubiera afectado a principios de los 2000, donde un 16,6% de la población tenía acceso a internet, según Nicolás, “esta habría sido una catástrofe desde el primer día. En ese entonces o conectabas el computador o usabas el teléfono, y solamente podías hablar. Había muy pocas tecnologías de videoconferencias y la única alternativa de compartir un documento habría sido por fax. Con las telecomunicaciones, el desempleo se pudo mitigar un poco, dado a que muchos migramos al teletrabajo. También permitió que algunos estudiantes siguieran con sus clases, y que los familiares y seres queridos se sigan comunicando”.

Hoy, además de que contamos con mucha más tecnología de colaboración y que es móvil, las nuevas generaciones son nativos digitales que se manejan fácilmente con las nuevas herramientas. “En ese entonces la entretención para los menores era en la calle. No me imagino a los niños de los 90’s encerrados en las casas, incomunicados y aislados. Ahora por lo menos hay entretención en línea y los niños se pueden comunicar con sus amigos”, comentó.

Entre los avances que destacó el ingeniero en telecomunicaciones, está el poder compartir información en tiempo real, como Waze, que permite actuar frente a alguna incidencia (como un accidente o atochamientos); también las tecnologías de Redes Privadas Virtuales o VPN, que dan acceso a los trabajadores desde sus casas a la red de la empresa de una manera segura y estable; y la criptografía, la que permite almacenar o transferir información crítica de manera protegida.

Desafíos

Uno de los retos de las telecomunicaciones que señaló, es el tener que evolucionar a una sociedad hiperconectada pero no dependiente 100% de la conectividad, porque en algún momento o por alguna catástrofe ésta puede colapsar.

En ese sentido, mencionó que “para contar con una red robusta, que soporte las caídas de acceso, se debe implementar tecnologías de alta disponibilidad, como estaciones autónomas de tecnología solar o eólica, por ejemplo. El problema es que esas soluciones son costosas y las grandes empresas en general sopesan cuántas veces ocurren ese tipo de problemas, así que se privilegia el costo económico versus el costo social relacionado al mantener la infraestructura crítica funcionando”.

Actualmente, existe una red submarina de fibra óptica, desde la playa Las Torpederas, que une al país con California, Estados Unidos, la cual a su vez tiene un respaldo a través de una segunda conexión con Buenos Aires, Argentina.

Igualmente, Nicolás explica que “las tecnologías de conectividad inalámbrica también son un buen respaldo. En el futuro vamos a tener 5G, que es conexión de alta velocidad e inalámbrica. Tenemos algunos tráficos de datos que son sensibles al retraso, como un sensor conectado a distancia, cuyo actuar debe ser instantáneo. Por lo que, con esta tecnología, pronto podremos conectar las cosas a internet y éstas podrán ser controladas remotamente por algo o por alguien”.

Para finalizar, el especialista señaló que, si en años anteriores el acceso a internet era un privilegio, hoy es una necesidad real, como también lo es el acercar a los adultos mayores para que puedan realizar sus trámites.

“Hoy todo depende de internet. En una zona rural, un colegio sin internet podría quedar aislado y fuera de la educación en línea si es que tenemos una catástrofe como la actual u otra, como un terremoto”, concluyó.