País

Preocupante: Más de 66 mil jóvenes estudian en universidades no acreditadas

La cantidad equivale al 10% de los matriculados en educación superior. No tienen acceso a becas ni créditos estatales, y el mercado laboral los podría discriminar.

Por , 3 de Julio de 2014

Una preocupante cifra se refleja en los índices entregados por la Comisión Nacional de Acreditación (CNA): un 10% de los universitarios chilenos está matriculado en una institución no acreditada.

Esto implica que sus planteles no cumplen -o no pueden comprobar que cumplen- con los estándares definidos como “suficientes para certificar la calidad de sus procesos internos ni de sus resultados”, tal como lo define la CNA.

Así, hay actualmente 54.012 jóvenes que cursan estudios en las universidades Bolivariana, UNIACC, U. de las Américas, U. Gabriela Mistral, U. Iberoamericana, U. La República, U. Pedro de Valdivia y UCINF, a las cuales se les canceló la acreditación, consigna La Segunda.

A ellos hay que agregar a los 12.466 estudiantes de universidades que nunca han pedido acreditarse: Miguel de Cervantes, Los Leones y Aconcagua.

Cabe destacar que los planteles a quienes no se les renovó o bien no se les concedió la acreditación por parte de la CNA vieron disminuir su matrícula hasta en un 19,65%  este 2014, en comparación con el año en que pidieron la certificación. Es el caso, por ejemplo, de la Universidad de Ciencias de la Información (UCINF), que ha perdido más de 3000 alumnos desde que quedó sin reconocimiento, el 2012.

Peor le ha ido a la U. de Las Américas, que no fue acreditada a fines del año pasado y ha visto irse a unos 5 mil alumnos.

“Evidentemente, estudiar en una institución no acreditada algo sugiere respecto de la calidad que el alumno está recibiendo. Además, limita las posibilidades de acceder a financiamiento privado y público“, dice el académico de la U. de Maryland e investigador de Clapes UC, Sergio Urzúa. “Probablemente, ésto se hará incluso más estricto en la medida en que mejore el sistema de acreditación”, sostiene.

Por su parte, la investigadora del Centro de Estudios Públicos (CEP), Sylvia Eyzaguirre, agrega que “la principal desventaja para quienes estudian en una institución no acreditada es la baja calidad de la educación que están recibiendo. El mercado laboral sí discrimina según la calidad de la institución, pero no conozco estudios que estimen puntualmente el retorno de ir a una institución acreditada frente a una que no lo esté”, aclara.

Videos Destacados

Sigue Leyendo

Lector recomienda