Nuevo acuerdo para impulsar la electromovilidad: ¿Cuánto hemos avanzado desde la primera firma?

En diciembre de 2017 se firmó por primera vez este compromiso público privado que busca impulsar la entrada al país de vehículos eléctricos y preparar el mercado para que su masificación segura y sustentable.

Por
En la primera versión de compromiso, se unieron 20 instituciones. En 2021 se logró convocar a 68 instituciones públicas y privadas. AGENCIA UNO/Archivo
En la primera versión de compromiso, se unieron 20 instituciones. En 2021 se logró convocar a 68 instituciones públicas y privadas. AGENCIA UNO/Archivo
Compartir

Este año se firmó la cuarta versión del Acuerdo Público-Privado para impulsar la Electromovilidad en el país, el cual es liderado por el Ministerio de Energía, y participan el Ministerio de Transporte y Telecomunicaciones y el de Medio Ambiente.

En 2017, cuando se firmó por primera vez este compromiso, fueron 20 instituciones las que se unieron. En 2021 se logró convocar a 68 empresas, instituciones de Educación Superior e instituciones públicas las que presentaron acciones y proyectos que en el corto plazo contribuyan a difundir en Chile las ventajas de la movilidad eléctrica, y promuevan este cambio tecnológico en el transporte nacional.

Además del aumento de empresas comprometidas, a juicio de la Jefa de Transporte Eficiente de la Agencia de Sostenibilidad Energética (ASE), Cristina Victoriano sí se ha visto un avance concreto en electromovilidad en el país.

“Si bien hay varios avances que se hicieron incluso desde el 2011 por parte de empresas privadas, la electromovilidad despegó en Chile el 2017 cuando se hizo la primera Estrategia de Electromovilidad y donde se firmó este Acuerdo Público-Privado. Aunar voluntades ha hecho que el país haya avanzado más rápido”, declaró a EL DÍNAMO Cristina Victoriano.

Un ejemplo de esto es el trabajo conjunto que ha desarrollado Inacap con BYD para potenciar la formación de especialistas en electromovilidad a través de seminarios, capacitaciones y traspaso de conocimiento relativo a la tecnología.

“Con la llegada de nuevas flotas de buses, los alumnos de Inacap realizaron, bajo supervisión de profesionales de BYD, la Pre Delivery Inspection, que es el proceso previo a la entrega, donde ellos pudieron revisar los sistemas que componen el bus eléctrico, como el software, las baterías, entre otros componentes” detalló Tamara Berríos, Country Manager de BYD Chile.

BYD es la empresa con el 60% de la flota total de buses eléctricos y la primera marca en traer estos vehículos al país en 2013.

Formación de especialistas

En ese sentido, la Jefa de Transporte Eficiente de la ASE afirmó que “es importante destacar lo que significa que las instituciones de formación hayan estado en el Acuerdo de Electromovilidad desde el principio, porque se están formando cada vez más especialistas que van a estar preparados para asumir los desafíos que traiga la electromovilidad una vez que se masifique”.

Inacap es una de las primeras organizaciones en ser parte de este acuerdo desde su inicio en 2017 y este año formó parte del acuerdo por cuarta vez consecutiva donde se comprometió a continuar con sus programas de pregrado a nivel técnico y profesional en Electromovilidad y Mecánica del Automóvil, así como integrar este año un Diplomado en Electromovilidad.

“El diplomado en electromovilidad de Inacap está dirigido a técnicos y profesionales del área, también pueden participar mecánicos sin estudios formales. Sí es importante que sepan que los requisitos de ingreso están relacionados a que tengan conocimientos previos sobre electricidad y electrónica básica, manejo y uso de instrumentos de medición y diagnóstico automotriz, entre otros”, explicó Juan Barichevich, Director del Área Mecánica de Inacap.

Esta nueva oferta académica y la creación de nuevas carreras de pregrado que son parte de la nueva Trayectoria Formativo Laboral de Mecánica y Electromovilidad Automotriz, se suman a iniciativas anteriores de la Institución desde que se sumó al primer acuerdo. Entre estas destacan la creación de Centros de Excelencia en mecánica y electromovilidad en sedes de La Serena, Valparaíso, Renca, Maipú, Concepción-Talcahuano y Temuco; la certificación de docentes en especialidad en Francia.

“En los próximos años se requerirá de profesionales especialistas en electromovilidad, y no solo relacionados a la mantención y reparación de vehículos, pues hay un ecosistema que incluye las estaciones de carga, hasta el reciclaje de partes y piezas para reconvertirlas o darle un segundo y tercer uso”, señaló Barichevich.

Transporte público eléctrico

acuerdo electromovilidad

Los buses eléctricos contribuyen a reducir la huella de carbono ya que no tienen impacto en cuanto a emisiones contaminantes.Como otro ejemplo de un avance concreto en electromovilidad que ha impulsado el acuerdo, Victoriano comentó que cuando se firmó el primer acuerdo había dos buses eléctricos circulando, y hoy existen casi 800 buses eléctricos en el transporte público de Santiago.

Por lo que, la Country Manager de BYD Chile dijo que ven al país como un líder de electromovilidad en Latinoamérica.

“Las mismas iniciativas que comenzaron hace cuatro años atrás, y en el caso de BYD hace ya casi siete años, lo que han hecho es posicionar a Chile como líder. Hoy día somos una referencia en electromovilidad no solo en la región, sino que también en otros continentes debido a que la flota de transporte publico eléctrico que está en Chile es la más grande fuera de Asia” enfatizó Berríos.

Vehículos particulares eléctricos

Respecto a los automóviles eléctricos particulares, con los cuales no se ha visto el mismo aumento que los buses eléctricos de transporte público, la Jefa de Transporte Eficiente de la ASE indicó que se debe a que “en el mercado mundial de los vehículos eléctricos los precios se han mantenido y no han bajado, como eran las expectativas, pero sí se han aumentado las capacidades de las baterías. Eso significa una mayor autonomía y mejor prestación del vehículo”.

Pero este no representa un problema para Cristina Victoriano pues “a diferencia de otros países, en Chile se eligió partir impulsando la electromovilidad en el transporte público porque son muchos más los kilómetros que recorren en comparación con un vehículo particular, por lo que los beneficios de disminuir las emisiones de CO2 se magnifican. Además, porque el transporte público beneficia a más personas”, aclaró. 

Más País

Últimas noticias

Populares

Recomendados