Salud mental de los chilenos empeoró tras las cuarentenas de abril

Un estudio de la ACHS y la Universidad Católica reveló que un 46% de las personas tuvo síntomas de depresión debido a la pandemia de COVID-19.

Por
El análisis comparó las cifras de noviembre de 2020 y abril de 2021. AGENCIA UNO/ARCHIVO
El análisis comparó las cifras de noviembre de 2020 y abril de 2021. AGENCIA UNO/ARCHIVO
Compartir

La Asociación Chilena de Seguridad (ACHS) y la Universidad Católica presentaron este martes los resultados de la tercera versión del Termómetro de Salud Mental en Chile, estudio que midió el impacto de la pandemia de COVID-19, y que mostró un empeoramiento en las cifras del mes de abril, cuando se incrementaron las cuarentenas por el alza en los contagios.

La encuesta, que abarcó a 1.437 personas de entre 21 y 68 años, reveló que un 32,8% de los consultados exhibieron síntomas asociados a una probable presencia o sospecha de patología de salud mental, mientras que un 46,7% afirmó derechamente haber tenido síntomas de depresión.

En el detalle, el análisis profundizó en las sensaciones negativas que tuvieron las personas durante el último tiempo, donde un 22,4% tuvo poco apetito o comió en exceso, un 22,3% se sintió cansado o con poca energía y un 22,8% presentó problemas para quedarse dormido.

A través de todas las mediciones hechas desde 2020, las mujeres han mostrado mayor prevalencia en este tipo de síntomas y durante abril llegaron a un 54,7%, 17 puntos más que los hombres.

La proporción que presenta síntomas depresivos en algún grado es menor en el grupo de universitarios y mayor entre los menos educados.

Así también, más de la mitad de las personas en estado “separados” (51,7%) presentan estos síntomas, casi 9 puntos adicionales de prevalencia que las personas “casadas/convivientes”.

En general, las cifras tuvieron un alza en comparación a noviembre de 2020, cuando hubo un relajamiento en las medidas de restricción de movilidad. Por ejemplo, el porcentaje de personas que dijo tener pensamientos de que sería mejor estar muerto o hacerse daño subió de 0,7% a 3,1% desde aquel entonces hasta ahora.

Por otro lado, la presencia de problemas de salud mental subió en todas las regiones de Chile. La zona sur, al igual que en julio y noviembre de 2020, sigue siendo la de menor prevalencia con un 28,6%, mientras que la zona norte es la que muestra la mayor tasa (39,7%). La Región Metropolitana, por su parte, llegó a un 33,8%.

Antonia Errázuriz, coautora del estudio y académica del Departamento de Psiquiatría de la Universidad Católica, señaló que “los resultados que hemos presentado vienen a confirmar la línea tan fina que existe entre bienestar físico y mental al mostrar una mayor presencia actual de problemas de salud mental, síntomas de depresión, deterioro del estado de ánimo, insomnio y problemas de soledad en quienes reportaron padecer dos o más enfermedades crónicas o evaluaron su salud física como mala o pobre”.

Según los encargados del análisis, la salud mental resulta gravemente dañada con las cuarentenas y la pandemia, lo que se agrega a los perjuicios en la salud física, los efectos económicos y el estilo de vida.