Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar
ISP alerta sobre el mal uso de medicamentos para el tratamiento de diabetes y sobrepeso ISP alerta sobre el mal uso de medicamentos para el tratamiento de diabetes y sobrepeso

El mal uso que se le está dando a los medicamentos Victoza y Saxenda podría provocar duros efectos adversos en los pacientes.

Nacional

ISP alerta sobre el mal uso de medicamentos para el tratamiento de diabetes y sobrepeso

Por 10 de abril de 2017

Ante el evidente riesgo que implica, el Instituto de Salud Pública (ISP) alertó a la ciudadanía respecto al mal uso que se le está dando a dos medicamentos.

Se trata de Victoza y Saxenda, los que cuentan con liraglutida, y que para comprarlos, debes tener una receta médica que te lo permita. Sin embargo, están siendo utilizados para bajar de peso, en una indicación diferente a la aprobada en el caso del primero, y sin el acompañamiento profesional adecuado en el caso de ambos.

Según detalla el organismo, Victoza es un medicamento inyectable subcutáneo que busca lograr el control glucémico en el tratamiento de adultos con diabetes mellitus tipo 2, junto con dieta, ejercicios y otros productos farmacéuticos como metformina, sulfonilurea o tiazolidindiona u otros.

El uso de este producto farmacéutico se considera seguro para estos pacientes, lo cual no implica que no puedan producirse efectos adversos, cuya frecuencia y magnitud se justifican ante el beneficio que presta el medicamento. Pero para quienes lo utilizan sin prescripción médica, se les advierte que los efectos adversos que pueden observarse son náuseas, diarrea, dolor abdominal y gastritis, pero puede haber también cuadros de mayor gravedad, como obstrucción intestinal, pancreatitis necrosante, insuficiencia renal o incluso infarto cardiaco. Estos ser más frecuentes o de mayor magnitud, y en ningún caso la supuesta utilidad del medicamento justifica correr este riesgo.

Saxenda, por su parte, también es un medicamento inyectable subcutáneo, que está indicado en combinación con una dieta baja en calorías y un aumento de la actividad física, para controlar el peso en pacientes adultos con un índice de masa corporal (IMC) inicial de al menos 30 (obesidad) o entre 27 y 30 (sobrepeso).

La Food and Drug Administration (FDA) de Estados Unidos, indicó que los efectos secundarios graves informados en pacientes tratados con esta medicina son pancreatitis, enfermedades de la vesícula biliar, insuficiencia renal, pensamientos suicidas y aumento de la frecuencia cardíaca.

Relacionados

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta este post

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día