Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Educación

“Tuve que vivir con una máscara”: crudo relato de alumno homosexual de liceo donde se negaron a leer a Lemebel

Alejandro Melo, de 18 años, recordó -entre otras cosas- cuando iba en cuarto básico y uno de los inspectores -el que aún trabaja en el recinto educativo- le dijo “déjate de caminar así y camina como hombre”.

“Tuve que vivir con una máscara”: crudo relato de alumno homosexual de liceo donde se negaron a leer a Lemebel
Por 8 de Enero de 2019

Alejandro Melo terminó su cuarto medio en noviembre pasado en el Liceo San Francisco de Quito, establecimiento que en las últimas semanas se encuentra en medio de los cuestionamientos luego de que fuera despedido el docente que hace algunos meses solicitó a sus alumnos leer una obra de Pedro Lemebel, pero éstos se negaron por considerarlo “asqueroso”.

El joven de 18 años conversó con El Desconcierto respecto a lo que tuvo que vivir desde que ingresó a estudiar al colegio de hombres cuando tenía solo 5 años. Uno de los hechos que más recuerda, fue cuando iba en cuarto básico y uno de los inspectores -el que aún trabaja en el recinto educativo- le dijo “déjate de caminar así y camina como hombre”.

“Para mí fue un golpe fuerte escuchar eso porque nunca nadie me había dicho algo así, me pregunté si estaba haciendo algo malo. Desde ahí pasé por una etapa de cuestionamientos muy grandes que luego se reiteraron: me maltrataron mucho. Más que los profesores, los directivos del liceo: inspectores, encargados de pasillo, directores”, contó.

Es así como recuerda lo ocurrido durante el año pasado, cuando el profesor desvinculado por el tema de Pedro Lemebel les puso en una clase un episodio de la serie catalana Merlí, el que trataba sobre una profesora transexual. Ahí, comenzó a escuchar a sus compañeros algunos comentarios de asco e, incluso, se aventuraron en sugerir acusar al docente porque “les estaba ensuciando la mente”.

“Tuve que conversar con el curso, decirles que era homosexual, que me sentía agredido con sus palabras y que me costaba mucho escucharlos a ellos. Ahí cambiaron el discurso porque entendieron que me estaban haciendo daño”, aseguró.

Pero pese a eso, la persecusión en su colegio no se detuvo. Pese a que le pidieron cantar en la semana del arte, le terminaron censurando las imágenes que tenía para su presentación, por haber agregado “la diversidad” y que la excusa que le entregaron fue “que no está calzando con lo que te pedimos que hagas”. Aún así, sostuvo que “me atacaron lo que yo estaba haciendo diciendo que era un manipulador y luego me cambian las cosas así. Yo pensé que la presentación iba a ir igual o que no la iban a poner, pero ya tenían planificado qué poner en reemplazo”.

Situaciones como estas lo empujaron a dejar de lado los estudios y a buscar un trabajo. “Sentía que no era un ambiente grato, me puse a trabajar y pasaba todo el día en el trabajo, no iba al colegio. Iba un martes y luego no iba hasta el otro martes. Me aburría estar ahí, no me sentía cómodo”, recuerda.

Ante estos hechos, Melo decidió acudir al Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh), quienes le propusieron ayudarlo con una visita al colegio, un plan de charlas sobre diversidad y una rápida intervención sobre el tema. Pero una semana más tarde se enteró que Rolando Jiménez se había reunido con el director del liceo, con el alcalde Gonzalo Durán, citas de las que no fue notificado y solo le señalaron en un correo que “el tema se zanjó, y casi que chao y buenas tardes. Fue una cosa así”.

En tanto, el joven seguía sintiéndose acosado, a tal punto que los inspectores se ubicaban a su lado cuando conversaba con otros docentes o que lo alejaban de otros compañeros para que no hablara, relata el medio. Además, los acusó de haber iniciado mediaciones por la denuncia de Alejandro que presentó debido a las burlas constantes de un grupo de alumnos de 3ro Medio, lo que lo hicieron sentir peor.

“Me obligaron a hacer mediaciones frente a ellos, me dejaron solo, me preguntaban por qué yo sentía este sentimiento -de ser discriminado- y en un momento el orientador Mario Ojeda me dice: ‘Recuerda que esto fue algo que tú elegiste’. Como que yo nací y dije ‘oh, quiero ser gay’, una cosa así. Eso fue lo que él me dijo y muchas veces yo salía de las mediaciones y me ponía a llorar con mis compañeros. Algunos intentaban entrar a mediaciones y se les cerraba la puerta en la cara y se les decía que yo tenía que estar solo”, contó.

Cuando se encontró con el alcalde Gonzalo Durán, el edil lo reconoció luego de que le consultara si es que había hablado con Rolando Jiménez, y le señaló que “el apoyo ya está, que vamos a hacer lo posible, porque el colegio tiene muchas fallas en cuanto a diversidad. Él me dijo ‘la municipalidad está contigo, Alejandro’. Y yo me lo creí, pero luego escuché una entrevista suya en una radio diciendo que fue un caso aislado lo de Lemebel porque esto nunca había pasado en el colegio. Y quedé descolocado”.

Ya fuera del San Francisco de Quito, Alejandro reflexiona:  “Yo quiero hacer un cambio porque mi sobrino sigue en ese colegio y es un niño. Hay muchas generaciones atrás que yo sé que había homosexuales, se sienten reprimidos y yo no quiero que mi sobrino crezca en un ambiente así. Por desgracia mi hermana no tiene cómo ponerlo en otra parte buena”.

“Nosotros tenemos que andar de blanco en blanco demostrando que seremos los machos de la familia, que algún día nos casaremos y las mantendremos con un buen trabajo. Ese es el perfil de hombre que tenemos que salir siendo”, asegura.

Antes de cerrar, sostiene que  “fue una crisis que nunca acababa. Era casi una pesadilla para mí estar ahí, fueron muchos años que tuve que vivir con una máscara, fingiendo algo que no era”

“Ese no es un colegio bueno. ¿Qué tan excelente es un colegio que echa a un profesor que quiere cambiar algo, en donde censuran a un alumno por querer promover la diversidad dentro del liceo?”, finalizó.

Relacionados

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Mujer Dínamo

ver más Mujer Dínamo

Comenta

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día