Las historias detrás del salto a la educación distancia en colegios vulnerables

Se trata del Colegio PuenteMaipo y el Betterland School, el primero en la comuna de Puente Alto y el segundo en Lo Barnechea, ambos con la satisfacción de que, pese a las dificultades, pudieron asegurar la continuidad de los procesos de aprendizaje de sus alumnos.

Las historias detrás del salto a la educación distancia en colegios vulnerables
Por

Los casos de coronavirus (Covid-19) iban aumentando en el país y los alcaldes hacían un fuerte llamado a suspender cuanto antes las clases presenciales, petición que finalmente fue recogida y se materializó a partir del 16 de marzo. Y desde entonces la historia es ampliamente conocida: se instaló masivamente la educación a distancia.

Sin embargo, el salto desde la educación tradicional a la modalidad online en un tiempo récord no fue una tarea fácil, menos aún para aquellos colegios que además de trabajar en torno a las nuevas metodologías de enseñanza, debían solucionar cómo proporcionar acceso a internet a una parte importante de sus alumnos, e incluso también computadores y/o tablets.

Este es el caso del Colegio PuenteMaipo de la Fundación de Educación Nocedal, ubicado en Bajos de Mena, comuna de Puente Alto.

Según reveló una encuesta que realizó el mismo establecimiento, un 53% de sus alumnos tenía internet en el hogar, y de aquellos un 45% poseía un computador o tablet, mientras que el resto sólo contaba con celulares, relató a El Dínamo, Miguel Arce, director del Colegio PuenteMaipo.

Entonces, se pusieron manos a la obra  y comenzaron a ver cómo brindarles equipamiento e internet a quienes lo necesitaban, considerando que de un total de 552 estudiantes, más de la mitad de ellos no tenía internet hogar.

“Ahí fue cuando tuvimos una donación súper importante de Entel, que donó a la fundación chips de 30 GB mensuales, por un período de tres meses. Eso nos ha permitido mejorar la conectividad y ya algunos profesores están usando Google Classroom, una plataforma muy buena que permite mayores aprendizajes”.

De hecho, por ejemplo, pese a lo difícil que puede resultar aprender a leer bajo un sistema de educación online, el desafío se está logrando con los alumnos de primero básico, gracias también al gran apoyo de los padres y apoderados.

Y son estos los avances que, independiente de lo complejo del momento, han contribuido a que los padres confíen en esta nueva metodología de trabajo y vayan disminuyendo su nivel de ansiedad.

En esta línea, también ha sido fundamental la elaboración de guías de aprendizaje adaptadas al escenario actual, contemplando un máximo de cuatro horas de estudio al día, y por supuesto, la comunicación constante con los profesores, a través de herramientas como WhatsApp Business.

La experiencia del Betterland School

Considerado como el establecimiento con mayor vulnerabilidad de la zona oriente, el Betterland School, perteneciente a la Corporación Ermita de San Antonio y emplazado en la comuna de Lo Barnechea, se vio enfrentado de golpe a la nueva y única posibilidad de enseñanza en medio de la pandemia: la educación virtual.

“Tuvimos que movernos muy rápido, porque no estábamos preparados, pero teníamos la claridad de que nuestros niños no se iban a quedar desconectados”, afirmó a El Dínamo Octavio Lizama, director del Betterland School.

Para ello, concentraron sus esfuerzos tanto para conseguir computadores como para darles acceso a internet a sus estudiantes. “Nosotros inmediatamente conseguimos donaciones, entre ellas la de Entel, que nos donó planes de 30 GB por alumno. Y si bien todos nuestros estudiantes vienen de una situación económica muy difícil, dentro de ellos hay 350 alumnos de familias vulnerables, que son las que tienen menos privilegios dentro de nuestra propia comunidad, y ellos fueron el foco de las donaciones”, detalló Lizama.

Además, realizaron una alianza con la Municipalidad de Lo Barnechea e hicieron un llamado por redes sociales para pedir la donación de computadores en buen estado, logrando reunir 200 equipos.

De esta manera, y ya con la tranquilidad de que todos los alumnos del establecimiento tienen a mano un computador y un chip de internet, se pudo poner en plena marcha la educación a distancia, principalmente a través de Google Classroom y Zoom.

“Entonces, tras haber asegurado una estructura educativa, iremos por una segunda gran estrategia que tiene que ver con la salud mental y el bienestar de nuestros niños. Y es que los chips y los computadores no sólo sirven para conectarlos con la educación, sino también como factores de promoción del bienestar”, finalizó el director. 

Más Educación

Últimas noticias

Populares

Recomendados