56% de los profesores reconoce sentirse agobiado y con dificultades por las clases híbridas

Para sostenedores, docentes, administrativos, directores y otros miembros de la comunidad escolar el método 100% presencial sigue siendo el favorito.

Por
Un 92% cree que la salud mental de los docentes y administrativos se ha visto afectada con la pandemia. AGENCIA UNO/ARCHIVO
Un 92% cree que la salud mental de los docentes y administrativos se ha visto afectada con la pandemia. AGENCIA UNO/ARCHIVO
Compartir

Las clases híbridas tomaron protagonismo con la reapertura masiva de escuelas en medio de la pandemia de COVID-19, en un formato nuevo que aún complica a un grupo importante de profesores, que manifiesta agobio y dificultades ante un sistema que aún no se consolida.

A propósito del Día del Profesor, que se conmemora el próximo 16 de octubre, la plataforma de desarrollos tecnológicos para la educación Papinotas desarrolló una encuesta a 620 integrantes de la comunidad escolar de todo el país (sostenedores, profesores, administrativos, directores, entre otros), el 56% de los profesionales de la educación reconoce no sentirse a gusto con este formato híbrido.

De ellos, un 14% asegura sentirse agobiado y no tolera trabajar en este formato, mientras que un 42% admitió que le genera dificultades, las que si bien son llevables, preferiría trabajar de otra manera.

En ese sentido, el modo presencial sigue siendo el favorito de la comunidad escolar; de hecho, el 79% de los encuestados afirma que prefiere esta modalidad. En tanto, la educación híbrida es escogida por el 13% y la remota sólo por un 8%. Y es que según comentan, el formato 100% remoto ha implicado todo un desafío (54%), les ha generado dificultades (35%) y sensación de agobio (5%).

En esa línea, un 92% cree que la salud mental de los docentes y administrativos se ha visto afectada con la pandemia y un 77% de los encuestados considera que los modelos 100% remotos o híbridos han generado problemas en la salud mental de los profesores.

“Los docentes tuvieron los mismos miedos, las mismas incertidumbres y las mismas dificultades que todos, tanto alumnos como apoderados, pero tienen que jugar este doble juego: por una parte contener, pero por otra parte también asimilar el impacto que tuvo la pandemia”, explicó Natalia Espinoza, fundadora de Papinotas.

Pero los profesores no son los únicos que tienen problemas con las clases online o el método híbrido, ya que los alumnos también han sido golpeados. Un 95% de los maestros cree que sus alumnos se han visto afectados por la pandemia, especialmente en sus procesos de aprendizaje (84%), su capacidad de socializar (68%) y su salud mental (66%).

Respecto a la deserción, que es un ítem con el que cargan los establecimientos, un 34% declara que sí se han producido en sus establecimientos durante este periodo y las principales causas apuntan a la falta de acceso a las tecnologías que posibilitaron la teleducación, como Internet, computadores o smartphones (53%), incapacidad de seguir aprendiendo en esas condiciones de educación remota (51%), falta de interés de continuar estudiando (41%) y la situación económica que los obligó a renunciar a los estudios y comenzar a trabajar (20%) .