Secciones El Dínamo

Especiales ElDínamo.cl

cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Mundo

2 de Febrero de 2015

Todo mal para Strauss-Kahn: Francia juzga al ex director del FMI por proxenetismo

El antiguo director del FMI, de 65 años y precedido por su fama de libertino e incluso de acosador, siempre ha defendido que no era consciente de que las mujeres que le llevaban sus amigos eran prostitutas.

Por
Compartir

El ex director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) Dominique Strauss-Kahn volvió hoy al banquillo de los acusados en el juicio abierto contra él y otras 13 personas por proxenetismo agravado, cargo por el que podría ser condenado hasta a 10 años de prisión y 1,5 millones de euros de multa.

El proceso se inició en 2011, cuando denuncias anónimas llevaron a la Policía Judicial de Lille a investigar supuestas actividades de prostitución en los hoteles Carlton y Des Tours de esa ciudad.

La aparición del nombre de Strauss-Kahn, en un momento en que estaba inmerso en el escándalo por el presunto abuso sexual contra una empleada en un hotel neoyorquino, dio un nueva dimensión al caso, en el que también están encausados un policía, un abogado y varios empresarios.

Se les acusa de organizar una quincena de orgías con prostitutas en Bélgica, París, Washington o Nueva York, tomando como base de operaciones el Hotel Carlton, entre 2007 y 2011, cuando el ex ministro socialista, conocido como DSK, todavía estaba al frente del FMI (2007-2011).

El sumario señala a Strauss-Kahn como la persona sobre la que presuntamente pivotaba la red y le presenta como el principal beneficiario de esas veladas, a menudo descritas por las chicas que participaban en ellas como “brutales”.

Cuatro de esas prostitutas se han constituido en acusación particular y su testimonio en la vista, según analizan los medios, podría resultar más perjudicial para la reputación del político que el riesgo de una eventual condena.

En sus declaraciones ante los instructores, esas mujeres describieron a DSK como un hombre ávido de sexo, con una tendencia muy marcada hacia prácticas de dominación y sodomía, que dejaban constancia de que le gustaban las “relaciones de fuerza”.

El antiguo director del FMI, de 65 años y precedido por su fama de libertino e incluso de acosador, siempre ha defendido que no era consciente de que las mujeres que le llevaban sus amigos eran prostitutas.

Notas relacionadas

Deja tu comentario

Lo más reciente

Más noticias de Mundo