Respeto animal

Es el momento de hacernos responsables por el bienestar de todos los seres sintientes e impulsar una política más consciente. Es el minuto para discutir la reconversión de zoológicos en santuarios para la naturaleza, y así articular espacios de recuperación de especies nativas que busquen promover el respeto por los animales.

Compartir

Señor director:

En los últimos días, diversos medios de comunicación han difundido la campaña de apadrinamiento de animales lanzada por el Buin Zoo. Y es que, debido a las restricciones y cuarentenas producto del COVID-19, el zoológico ha debido cerrar sus puertas.

Dicha institución atraviesa, al igual que tantas otras en este momento, una compleja realidad económica que pone en riesgo el cuidado y rehabilitación de cientos de animales.

La ciudadanía se ha conmovido profundamente por la angustiosa situación de los animales y la campaña ha sido difundida con gran éxito en redes sociales. Entonces, ¿quién podría no conmoverse ante el inminente sufrimiento de seres indefensos?

Aún así, no puedo dejar de preguntarme ¿por qué de repente una noticia como esta nos mueve y sin embargo no nos preocupamos ni nos ocupamos de aquellos animales que vagan por las calles, que son víctimas de maltrato o que están amenazados por las actividades del ser humano?

¿Sentimos la misma compasión cuando escuchamos que en nuestro país existen especies nativas en riesgo de desaparecer? ¿Sabemos siquiera qué animales son?

Es el momento de hacernos responsables por el bienestar de todos los seres sintientes e impulsar una política más consciente. Es el minuto para discutir la reconversión de zoológicos en santuarios para la naturaleza, y así articular espacios de recuperación de especies nativas que busquen promover la comprensión y el respeto por los animales y, por sobre todo, garanticen su bienestar.

Diego Bravo,

Profesor de Yoga y Meditación 

En esta nota