24% de los accidentes de trayecto se relaciona con problemas del sueño

Académicos de la Universidad de Talca abordaron el impacto de la falta de descanso en los accidentes de tránsito ocurridos en el camino de la casa al trabajo.

Por
El trabajo de los académicos fue publicado en una revista científica. AGENCIA UNO/ARCHIVO
El trabajo de los académicos fue publicado en una revista científica. AGENCIA UNO/ARCHIVO
Compartir

Académicos de la Universidad de Talca estimaron que 1 de cada 4 accidentes de trayecto, es decir el 24% del total, están relacionado con los problemas de sueño en las personas.

Los profesores Héctor Vargas y Emilio Moyano, de la Facultad de Psicología de la casa de estudios talquina, realizaron un trabajo que fue publicado en la revista científica BMC Public Health, el que analizó los efectos de la falta de descanso en los accidentes sufridos por las personas en el trayecto de su casa al trabajo tanto en el transporte público, a pie, o movilizados en bicicleta o vehículos motorizados.

“Pudimos concluir que los problemas de sueño se relacionan más con los accidentes en el trayecto que con aquellos que ocurren en el lugar de trabajo”, explicó Vargas en un documento de la universidad. Precisó que además este tipo de incidentes de trayecto tienden a ser más graves que aquellos que suceden en el puesto laboral, e implican la ausencia del trabajador por un mayor número de días en promedio y un mayor costo.

De esta forma los accidentes de traslado generan 26 días de ausentismo, mientras que aquellos ocurridos en el trabajo son responsables de 20 días de licencia. Además, el 40% de las muertes asociadas a accidentes laborales, corresponden a aquellos de trayecto.

Vargas subrayó que la cantidad de horas de trabajo semanal son un factor de riesgo, precisando “más de 40 horas es un indicador riesgoso, como es el caso de Chile. Hay países como por ejemplo Holanda donde la jornada semanal llega a 36 horas”.

El psicólogo afirmó que la mayoría de estos accidentes ocurren durante la mañana, en un 70%, y solo un 30% cuando las personas retornan a sus hogares. Esto se explicaría por la llamada inercia del sueño, “que es el estado transicional de baja activación que tenemos cuando uno despierta en la mañana y que puede durar entre un minuto a cuatro horas, dependiendo si la personas han dormido bien o no. Si nuestra cantidad y/o calidad de sueño es baja, ese período va a ser más largo, por ello es un factor que influye”, planteó.

Sobre el descanso, Vargas explicó que “siete horas es lo mínimo que debemos dormir para mantener una condición de salud adecuada y poder desarrollar de forma apropiada nuestras tareas”. 

Más País

Últimas noticias

Populares

Recomendados