Brain Chile 2018: el programa para emprendimientos científicos- tecnológicos abre sus postulaciones

Hasta el 18 de abril podrán inscribirse quienes deseen ser parte de la cuarta versión de esta iniciativa que lidera la Pontificia Universidad Católica de Chile y Banco Santander, la cual permite acelerar proyectos a través de un apoyo económico y asesoría en diversos ámbitos.

“Brain Chile 2018”: el programa para emprendimientos abre sus postulaciones
Por

Una nueva versión de Brain Chile, programa que busca acelerar emprendimientos de base científica-tecnológica, se lanzó en el Auditorio de Innovación del Campus San Joaquín de la Pontificia Universidad Católica de Chile (PUC). La invitación se extiende a académicos, estudiantes de pre y postgrado, quienes podrán postular sus proyectos hasta el próximo 18 de abril.

Para ser parte de esta cuarta versión -que impulsa el Centro de Innovación UC Anacleto Angelini, la Escuela de Ingeniería y la Dirección de Transferencia y Desarrollo de la PUC, junto a Banco Santander- los interesados deberán inscribirse y rellenar un formulario disponible en www.brainchile.cl

“Este proceso consta de cinco etapas y la primera es el proceso de postulación, que tiene algunos requisitos: puede ser una persona o un equipo de hasta cinco integrantes, y al menos uno de ellos tiene que estar vinculado a algún centro de educación superior, sea tanto en Chile como en el extranjero. Y los equipos tienen que tener algún prototipo validado, ya sea en una etapa de laboratorio o en escala de prototipo pequeño”, destacó en el lanzamiento Álvaro Ossa, director de Transferencia y Desarrollo de la PUC.

Tras esto, los emprendimientos y equipos que sean seleccionados podrán participar de un taller online –desde el 23 al 26 de abril- asociado a temas como problema y solución, validación de mercado y usuarios. Dentro de estos participantes, se elegirán 35 equipos, los cuales serán parte de talleres (del 14 al 18 de mayo) referentes a modelos de negocios y mentalidad emprendedora.

Posteriormente, serán 12 equipos los que participarán de la etapa de aceleración. Cada uno de estos recibirá 3 millones de pesos para escalar sus prototipos, además podrán contar con el apoyo de mentores nacionales y extranjeros, instancias de cowork y obtener asesoría en materia de propiedad intelectual.

Finalmente, los equipos que pasen satisfactoriamente este proceso, podrán dar a conocer sus proyectos y prototipos en una feria que será visitada por inversionistas y público en general, quienes decidirán cómo se distribuirá  un porcentaje de los 40 millones de pesos que hay para repartir entre los investigadores. Y luego, en una ceremonia de clausura, los equipos podrán presentar su emprendimiento a un jurado compuesto por inversionistas nacionales y foráneos, y así- tras seis meses de trabajo- elegir a los ganadores de Brain Chile 2018.

Ganadores 2017

El juego de palabras de Brain, que se traduce como cerebro, y que alude a una sigla que significa Business, Research, Acceleration & Innovation (Negocios, Investigación, Aceleración e Innovación), engloba perfectamente el espíritu de este programa, el cual en sus tres versiones anteriores contribuyó a acelerar 32 emprendimientos de base científica- tecnológica, según datos que proporcionó el rector de la Pontificia Universidad Católica de Chile, Ignacio Sánchez.

Y justamente, en búsqueda de ese avance, de ese importante paso en una investigación que implica la validación de hipótesis y el conocimiento profundo de los usuarios potenciales, fue que los académicos de la PUC; Jorge Ramos (Facultad de Ingeniería), Alex Vargas (Facultad de Medicina) y Tomás Egaña (Instituto de Ingeniería Biológica y Médica) postularon con su proyecto: un producto sintético –impreso en 3D- para tratar lesiones óseas. Se trata de “una especie de partícula que tiene la apariencia de un cereal. Está fabricada en un material biocompatible, es para ayudar a la regeneración ósea”, explicó Jorge.

Así, este equipo participó en la versión 2017 y se adjudicó el cuarto lugar, pero más allá de eso, se llevaron una experiencia que les permitió seguir progresando en su emprendimiento. “Teníamos hipótesis que había que validar, y fue lo que de alguna manera nos instaron a realizar en este programa. Ver si la necesidad calzaba con lo que teníamos nosotros. Nos abrió los ojos”, destacó Ramos.

Dentro de este contexto, el equipo realizó 85 entrevistas a personal médico y de adquisiciones, incluso a quienes podrían ser los pacientes y usuarios de esta tecnología. Esto, con el fin de ver la vialidad técnica y comercial del producto.

Gracias a ello, “hoy ya estamos en una etapa donde tenemos que empezar a probar las partículas para ver temas de inmunidad, y también empezar a hacer cultivos celulares con ellas, para ver que las células óseas no se mueran. Y ya teniendo listos esos dos ítems uno pasa a animales”, detalló Ramos.

De esta manera, el proyecto de este trío se encuentra avanzando a plenitud, e incluso “tal vez si esto funciona, a futuro con nueva tecnología de impresión 3D, uno podría empezar a diseñar partículas para cada individuo en particular”, presagió Jorge.

Es que precisamente es este el propósito de Brain: contribuir al aceleramiento de emprendimientos que aporten al desarrollo de la industria y la sociedad en diversos ámbitos. “El país necesita de innovadores. En Chile aproximadamente el 54% del empleo lo dan las pymes, pero necesitamos que den mayor valor agregado, de manera que vayan creciendo. Y como banco nos mueve el objetivo de ayudar a progresar a las personas y a las empresas, a través de lo financiero obviamente, y también por medio del involucramiento, y qué mejor que hacerlo que en una instancia como Brain, que habla de innovación y cambio con el objetivo de mejorar el bienestar de las personas”, agregó Claudio Melandri, country head de Banco Santander.

Jorge Ramos, uno de los ganadores de la versión 2017 de Brain Chile.