Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Actualidad

El conflictivo historial político de Nayib Bukele, el Presidente que gobierna El Salvador por Twitter

El presidente más joven de Latinoamérica ha sido tendencia en los últimos días por su particular manera de impartir órdenes o despedir funcionarios. Pero no todo en su carrera política ha sido tan atractivo como su personalidad de "presidente millenail" en redes sociales, teniendo que enfrentar duros cuestionamientos a su relación con las pandillas salvadoreñas y procesos judiciales.

El conflictivo historial político de Nayib Bukele, el Presidente que gobierna El Salvador por Twitter
Por 15 de Junio de 2019

Desfilando a paso firme, sin corbata, con chaqueta de cuero y el pelo cuidadosamente engominado, se ve a Nayib Bukele (37), presidente de El Salvador, en el video que aparece como tweet fijado en su cuenta @nayibbukele

Pero esa escena no era un paseo informal, como podría suponer su atuendo, si no su desfile frente a las tropas de su país al momento de asumir como Comandante General de las Fuerzas Armadas de la República de El Salvador.

Con 874 mil seguidores, Bukele se ha convertido en un personaje conocido en Tiwitter por su particular uso de dicha red social.

Apenas asumió como jefe de Estado, el 1 de junio de 2019, Bukele comenzó a utilizar dicha plataforma para repartir órdenes a su gabinete.

Tras la sorpresa inicial, por lo inusual de sus mandatos, el primer mandatario salvadoreño se dio el tiempo de responder a los usuarios que le escriben respecto a cualquier otro asunto que “requiera” de su intervención, además de mandar a los salvadoreños “a dormir”, citar una frase de Game of Thrones y pedir que no se le llame “payasos” a los políticos (pidiendo respeto por los payasos), y autodenominándose “el presidente más cool del mundo”.

Pero no sólo órdenes ha impartido por Twitter. Hace algunos días aprovechó para despedir a funcionarios de la administración pública, contabilizando más de una veintena de despidos, principalmente de funcionarios que son familiares del ex presidente Salvador Sánchez Cerén.

Los ahora exfuncionarios despedidos han anunciado que presentarán acciones legales por la ilegalidad de su despido, y que contarían con el apoyo legal del FMLN.

Empresario “ni de derecha ni de izquierda”

Una de las consignas que catapultaron a Bukele hasta la presidencia fue la idea de acabar con el bipartidismo imperante en el país centroamericano, el que se manifestaba en la alternancia en el poder, por más de treinta años, entre los partidos Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) y la Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), tras enfrentarse en la guerra civil.

Nayib Armando Bukele Ortez desarrolló su carrera profesional en el ámbito privado antes de entrar a la política.

Hijo de padre palestino, católico practicante, Bukele fue alcalde de Nuevo Cuscatlán entre 2012 y 2015, y porteriormente, de la capital, San Salvador, hasta 2018.

Durante ese mandato, Bukele le entregó las “llaves de la ciudad” a la expresidenta Michelle Bachelet durante su visita a dicho país.

A pesar de su postura apartidista, ambos alcaldías las alcanzó compitiendo en las elecciones como candidato del FMLN, partido del que fue expulsado en 2017.

En las presidenciales, compitió como candidato de Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA) y obtuvo mayoría absoluta (53,10 %), con 1.434.856 votos.

Además de su uso de redes sociales, lo que le ha hecho ganarse el título de “presidente millenial”, Bukele ha aplicado otras medidas, como realizar, de manera inédita, la ceremonia de su juramentación como presidente en la plaza Capitán General Gerardo Barrios, en el centro histórico de San Salvador, con acceso libre a la ciudadanía.

Uno de los lemas que enarboló Bukele durante su campaña fue “El dinero alcanza cuando nadie roba”.

“Por primera vez en la historia de nuestro país tendremos un gabinete con igual número de mujeres y de hombres. Su única tarea será trabajar incansablemente para que los salvadoreños se sientan orgullosos de su país”, dijo al asumir el cargo.

A los 18 años, Bukele abandonó sus estudios de Derecho para dedicarse a la publicidad, a cargo de la empresa de su familia. Fue tal el ascenso que logró en esa área que llegó a asesorar comunicacionalmente al FMLN.

Mientras era un veinteañero, Bukele conoció a Gabriela Rodríguez, psicóloga y bailarina, con la que se casó en 2014 tras diez años de relación.

Demandas por abuso y reacio a las críticas

Pero no todo ha sido una carrera llena de éxitos en su ascendente carrera política.

El Salvador es uno de los países centroamericanos más azotados por la pobreza, la violencia de las pandillas y el narcotráfico, problemáticas que, hasta el momento, Bukele ha esquivado en su relato público y ha desatendido a pesar de las críticas. El Salvador es el país con la más alta tasa de homicidios del mundo.

“Preocupa que en estos días de gobierno sólo haya despedido gente por Twitter antes que darnos alguna cifra sobre cómo va a atender el principal problema del país con las pandillas y la violencia”, señaló a El País el periodista del medio de investigación El Faro, Carlos Martínez.

Ese medio publicó hace un año que Bukele había negociado con las pandillas la designación de cargos y les entregó dinero con el fin de poder ejecutar sus proyectos mientras era alcalde.

La periodista Suchit Chávez también dijo a El País que el mandatario no ha enfrentado las críticas respecto al endeudamiento que dejó su paso como alcalde de San Salvador ni por el nombramiento de parientes y amigos en el gabinete.

Tal es el caso de Niguel Kattán, tío de Bukele, quien fue nombrado Secretario de Comercio e Inversión, y Guillermo Hasbún, su primo, quien tambén fue nombrado en un cargo del gobierno.

A tribunales salvadoreños también llegó el conflicto que tuvo Bukele con Xochilt Marchelli, líder del FMLN, quien lo acusó de lanzarle una manzana y gritarle “bruja, traidora” durante una sesión del concejo municipal de San Salvador, en septiembre de 2017.

Bukele debió comparecer ante el Juzgado Especializado de Sentencia de la Mujer, a pesar de que la víctima desistió de continuar con el proceso judicial por el delito de expresiones de violencia contra la mujer, argumentando razones de salud. Finalmente, Bukele fue absuelto por falta de pruebas. https://elmundo.sv/defensa-de-bukele-victima-desiste-de-seguir-juicio-por-expresiones-de-violencia/

Tras este episodio, en octubre de 2017, fue expulsado del FMLN por “irrespeto a los derechos humanos de la mujer”.

Un proceso judicial más complejo fue el que tuvo que enfrentar en marzo de este año, cuando ya era presidente electo, en contra del exportavoz del gobierno Eugenio Chicas.

Bukele lo acusó en 2017 de haber mantenido relaciones sexuales con su “hija de crianza”, menor de edad, y que se habría casado con ella “para evitar la cárcel”.

Para evitar el juicio, Bukele ofreció disculpas a Chicas y acordó el pago de 50.000 dólares (dinero que entregó en billetes en el tribunal) para cerrar el juicio por calumnia.

Relacionados

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día