Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Actualidad

Juan, trabajador de Falabella en Argentina: “Yo me iría con ellos”

La compañía inició el proceso de retiro voluntario de los funcionarios ante el inminente cierre de las sucursales.

Juan, trabajador de Falabella en Argentina: “Yo me iría con ellos”
Por 17 de Septiembre de 2020

Falabella anunció esta semana que se va Argentina. Cerrará sus locales y pondrá en venta todos los negocios que tiene en el país trasandino.

Un año en que el PIB de Argentina caerá al menos un 12%, Falabella que cuenta con 10 sucursales y 9 de Homecenter Sodimac en ciudades como Buenos Aires, Mendoza y Córdoba, no quiere seguir invirtiendo en el país.

“La crisis por la pandemia aceleró la decisión, pero la economía argentina y las condiciones de negocio son la causa central”, aseveraron cercanos la familia Solari.

Juan M (pidió no publicar su apellido) es uno de los trabajadores de Falabella a quien lo llamaron para informarle que “la sucursal en la que trabajas va a cerrar. Vos podes hacer el retiro voluntario o esperar a ser reubicado”, indicó en una entrevista a Clarín.

Según indicó el comunicado de Falabella para sus colaboradores, la decisión surgió porque la pandemia aceleró el proceso de digitalización retail, por lo que decidieron cerrar dos Sodimac y las tiendas de Falabella ubicadas en el Open Mall de Tortugas y el otro en la Ciudad de Buenos Aires. Cada uno cuenta con aproximadamente de 100 empleados.

Juan M. Trabajador de Falabella.

Juan, quien trabaja como vendedor en la tienda hace 13 años, manifestó su pesar por la decisión: “Yo no estoy en contra de ninguna decisión. Me duele perder el trabajo, pero también me pongo en el lugar de quien lleva esto adelante. La realidad es que es muy difícil sobrellevar la situación y encontrar a alguien que quiera invertir acá”, señala el vecino de San Martín.

“No los juzgo ni me enojo, supongo que es entendible. Por eso digo que yo me iría del país con ellos”, afirma.

“Hay mucha incertidumbre y no me quiero sentar a esperar a que las cosas lleguen. Es duro porque realmente fueron muchos años como vendedor en Falabella. Uno genera un lazo con el lugar. Se siente como si estuvieras perdiendo algo que forma parte de ti”, lamentó.

Relacionados

Comenta