Ministro Raúl Figueroa: “Sería interesante preguntar a los convencionales si van a terminar el mandato constitucional de kínder obligatorio”

El titular de Educación apuntó contra Boric, afirmando que la actitud del candidato presidencial del Partido Comunista y el Frente Amplio es incomprensible.

Por › Actualizado: 11:27 hrs
Ministro Raúl Figueroa: "Sería interesante preguntar a los convencionales si van a terminar el mandato constitucional de kínder obligatorio"
Compartir

El ministro de Educación, Raúl Figueroa, afirmó que “es un retroceso en todos los esfuerzos hechos por distintos gobiernos” la desestimación de la iniciativa que aspiraba a hacer obligatorio el kínder. El secretario de Estado entregó a EL DÍNAMO su reflexión, luego de que ayer  el veto presidencial que buscaba reponer la obligatoriedad del kínder en la educación fuera rechazado por no lograr los 4/7 en la Cámara de Diputados,

La iniciativa requería para su aprobación de un quórum de 89 votos favorables, al tener carácter de ley orgánica constitucional, sin embargo, obtuvo 78 votos a favor, 61 en contra, 5 abstenciones y 6 diputados de Chile Vamos no concurrieron a la votación. No obstante, Figueroa apunta al sector del diputado Gabriel Boric, quien tras haber votado a favor del primer proyecto, rechazó las enmiendas del veto del Ejecutivo.

—¿Cuál es reflexión en torno al rechazo en la Cámara el proyecto de kínder obligatorio?
—La educación de párvulos es el nivel más importante para disminuir la brecha de aprendizaje y ofrecer a todos los niños las mismas oportunidades. En Chile tenemos una matrícula bastante alta en kínder, pero severos problemas de asistencia y en ese sentido la obligatoriedad permiten a los apoderados comprender que este nivel es clave para el desarrollo de sus hijos y que es una obligación del Estado proveerla a través de distintas políticas. Es un cambio cultural y fomenta el rol del Estado en educación preescolar como política pública. Esa es la señal que se da al rechazarlo es que ninguna de estas dos cosas importa.

— ¿La inasistencia podría haberse subsanado con la iniciativa?
— Por supuesto. Si uno compara la matricula en primero básico con la de kínder, se da cuenta que es similar. El motivo por el que las familias no envían a sus hijos a educación parvularia en un altísimo porcentaje es porque señalan que no lo consideran importante o creen que sus hijos están mejor cuidados en la casa. No le dan el carácter formativo que tiene, sino que recreativo. Si la educación parvulario se hace obligatoria esa perspectiva cambia. El rechazo de la oposición a esta ley es un golpe duro para la educación parvulario, se pierde una oportunidad valiosa de manifestar el consenso que tiene. Es un retroceso en todos los esfuerzos hechos por distintos gobiernos ahora para relevar al máximo la educación de los niños más pequeños y su rechazo en la Cámara genera dudas del compromiso de la oposición en esta materia.

“Primó cálculo político mezquino”

— El programa de Gobierno de Bachelet apuntaba a potenciarla. ¿Qué le parece?
— Que la presidenta Bachelet lo abordara y sus diputados lo rechacen refleja que hay una inconsistencia absoluta en la oposición sobre educación parvularia. Todos los parlamentarios dicen que la educación parvularia es fundamental para el desarrollo de los niños y cuando tienen la oportunidad de demostrarlo en el voto no lo hacen por un interés político.

— ¿Influyó en el rechazo que entre los candidatos presidenciales hay una ex ministra de Educación y un ex dirigente estudiantil?

—En la discusión de este proyecto incorporamos mejoras y recogimos todas las observaciones que se plantearon. Desde el punto de vista técnico toda las dudas quedaron debidamente despejadas y eso fue reconocido incluso por diputados de oposición que votaron a favor como el presidente de la Comisión de Educación de la Cámara Mario Venegas (DC). Cuando uno analiza las razones del rechazo se entiende que  primó un cálculo político mezquino, es la única explicación.

— ¿A qué apuntó ese cálculo político en su opinión?
— El diputado Gabriel Boric y candidato a la Presidencia votó a favor del proyecto original, pero ahora no aprobó de las observaciones que realizó el Presidente Piñera (en el veto aditivo) que mejoraba en el proyecto, muchas que propuso el Congreso. La actitud de Boric es incomprensible. Mi lectura es que se optó por darle un golpe a una política pública -que para el gobierno es importante- en desmedro de los niños.

Ausencia de diputados oficialistas y rol de Segpres

— ¿Cómo explica que faltaron seis diputados oficialistas en la votación?
–Bueno, en estos periodos de campaña es lamentable que ciertas inasistencias terminan afectando la votación del proyecto. Ahora bien, incluso con los seis votos de esos diputados no habrían alcanzado a aprobar.

— ¿Segpres no podía conseguir los 5 votos restantes?
— Hubo algunas abstenciones que podrían haberse transformado en votos favorables y, ciertamente, como lo han declarado algunos diputados, hubo ciertas intervenciones que los hicieron cambiar de parecer, eso también es bastante lamentable

— ¿Qué argumentos defendieron los bloques los candidatos de Boric y Provoste?
—Solo argumento inconsistentes, las críticas que se hacían estaban resueltas en este proyecto. Algunos parlamentarios decían que esto fomenta el lucro lo que es una falsedad debido a que la ley de inclusión de la presidenta Bachelet le puso término. Otros decían que generaba una barrera de ingreso para los alumnos de primero básico. Pero hay un texto expreso en el proyecto que explica qué es un niño por cualquier razón no va al kínder ingresa directo a primero básico con un diagnóstico y una evaluación. Se dijo que no había recursos, cuando se incorporan 4.000 millones de pesos permanentes. No hay argumentos técnicos legítimos en la oposición para contestar la iniciativa.

— ¿Con esto, el kínder obligatorio queda totalmente desestimado o puede volver a reponerse?
—La Constitución señala que el kínder debe ser obligatorio y mandada al Congreso a legislar sobre la materia. Sería interesante preguntarles a los constituyentes si van a terminar el mandato constitucional de tener kínder obligatorio en la nueva Constitución, ya que durante este gobierno, por los tiempos que quedan, no va a poder impulsarse nuevamente la iniciativa. 

Súmate ahora a EDICIÓN AM

Parte el día informado

Debes ingresar un email válido

Gracias por suscribirte!

Podcasts El Dínamo

Más Educación

Últimas noticias

Populares