Pangal Andrade reveló cómo quedó hotel familiar tras aluvión en San José de Maipo: “Me morí de la impresión”

El hotel Casa Primal había sido inaugurado un día antes de que el barro arruinara todos los planes.

Por
Pangal Andrade reveló que junto a su familia trabajaron durante cuatro años en el hotel Casa Primal. Foto: Instagram.
Pangal Andrade reveló que junto a su familia trabajaron durante cuatro años en el hotel Casa Primal. Foto: Instagram.
Compartir

A través de su cuenta de Instagram, Pangal Andrade publicó varias imágenes que dan cuenta de cómo quedó el hotel Casa Primal luego del aluvión que afectó a la comuna de San José de Maipo durante el fin de semana, tras el “río atmosférico” que azotó a la zona centro sur del país.

El deportista junto a su familia trabajaron durante cuatro años para, finalmente, el pasado viernes 29 de enero inaugurarlo para el público. Dicho proyecto cuenta con ocho habitaciones, dos piscinas de relajación, centros de recreación y está ubicado en el Camino El Volcán.

Durante la mañana del sábado 30 de enero habían recibido a sus primeros ocho huéspedes, los que tuvieron que evacuar luego de la alerta que emitió la Onemi. “La Onemi emitió la alarma de evacuación a las 18:44 del sábado y exactamente una hora después cayó todo el aluvión”, contó Andrade a LUN.

“Empezó a llover en la mañana y a las ocho de la tarde, el hotel murió. Estuvimos cuatro años levantando esto. Es el esfuerzo de toda mi familia. De mis padres, mis hermanos. Todos nuestros ahorros. Todo lo que ganábamos lo metíamos acá”, señaló el ex chico reality.

Una vez que pudieron regresar para ver las condiciones en las que había quedado el hotel con el aluvión, Pangal Andrade confesó que no pudo contener las lágrimas. “De verdad que me morí de la impresión. Piensa que el día anterior le estaba sacando brillo a las ventanas y ahora mira cómo está… Teníamos todos los pisos perfectos y ahora están tapados de lodo”, afirmó.

Pese a que el lugar quedó cubierto por una capa de dos metros de barro y piedras, los que están siendo removidos con ayuda de trabajadores, la familia y sus amigos, Andrade agradeció que no tuvieran que lamentar pérdidas humanas. “Tenemos barro nomás. Pero hay gente, nuestros vecinos, que lo perdieron todo”, aseguró.

“Ellos son los que necesitan ayuda monetaria para reconstruir sus hogares… No se perdió ninguna vida y eso es un milagro. Lo atribuyo a la alarma de la Onemi”, cerró.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by pangalandrade (@pangalandrade)