Nacional

Estallido social y coronavirus tendrían hoy a un millón de personas sin empleo

Desde el 18 de octubre de 2019, las autoridades de Gobierno preveían que vendrán tiempos difíciles, pero fue la pandemia del COVID-19 la que empeoró aún más el panorama económico de miles de trabajadores.

Por , 28 de Mayo de 2020

Será mañana viernes el día en que el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) entregue los esperados índices de desocupación en Chile para el trimestre febrero-abril de 2020. Sin embargo, desde el Gobierno ya existe pesimismo frente a las cifras, proyectando a más de un millón de personas sin empleo, efecto primero de una economía que tambaleó con el estallido social y luego debió enfrentar el coronavirus.

Desde el 18 de octubre de 2019, las autoridades de Gobierno preveían que vendrán tiempos difíciles. “El daño a la economía es bastante serio. Hemos dicho que esperamos una actividad negativa en el mes de octubre (…) Vamos a tener un cierre de año malo, eso es claro”, dijo el ministro de Hacienda, Ignacio Briones, a medidos de noviembre de ese año, adelantando que el comercio, el turismo y las Pymes serían las más afectadas.

Ya en diciembre de 2019, desde la Dirección del Trabajo contabilizaban que más de 140 mil personas habían sido desvinculadas de sus puesto de trabajo por “necesdades de la empresa” tras el estallido social. Esta realidad fue reflejada posteriormente por el INE: la tasa de desempleo del trimestre octubre-diciembre de 2019 fue 7,0%. Esto significó que más 641 mil personas se encontraban sin empleo.

En los siguientes meses, los informes no mejoraron, reportando alzas en todo los resportes del INE. Pero fue el último informe que volvió a encender las alarmas: la tasa de desocupación en el trimestre móvil enero-marzo de 2020 se situó en 8,2%,cifra impactada por el coronavirus solo a partir de la segunda quincena de marzo. Esto, en la práctica, significaba que el desempleo aún no evidenciaba los efectos de la pandemia pese a que las personas sin empleo habían subido a 801 mil.

Sobre el millón

Pese a que aún no se conocen las cifras oficiales respecto a la desocupación de los últimos tres meses, la ministra del Trabajo, María José Zaldívar, adelantó que el desempleo estaría sobre el 10%, la temida barrera de los “dos dígitos”.

En conversación con radio Duna, la secretaria de Estado adelantó que “por supuesto” ya hay más de un millón de desempleados en el país. “Según las cifras que nos dio el INE, tenemos unos 900 mil que serían desempleados y a esa cifra tenemos la preocupación que se nos puedan agregar prácticamente en su totalidad las 500 mil cartas de despidos que se emitieron durante el mes de marzo y el mes de abril”, indicó la ministra.

Pero esta no es la primera vez que Zaldívar pronostica un escenario adverso para los trabajadores. “No estamos en un 8,2%” -dijo respecto a los números oficiales“sino en torno a un 10%”.

La ministra explicó que, si a los 801 mil desempleados “le sumo las 300 mil cartas de despidos del mes de marzo, que no necesariamente están contabilizadas, se podría estar hablando de un millón cien mil personas desocupadas. Y eso sin contar lo que está ocurriendo en el mes de abril”.

Con ello la cifra de desempleo actual sería una de las más grandes de nuestra historia y sólo se compararía a la obtenida en marzo de 2010, cuando nuestro país buscaba salir de los efectos producidos por la crisis subprime. Por esa fecha el indicador alcanzó un 11,5%.

La crisis en el Gran Santiago

Un adelanto de lo que podrían ser las cifras oficiales fueron los resultados de la encuesta de empleo del Centro de Microdatos de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chileque situó el desempleo en el Gran Santiago en 15,6% durante el mes de marzo.

La cifra equivale a 469.284 personas sin trabajo, siendo a su vez la tasa más alta en los últimos 20 años, cuando en junio de 1999 la desocupación se cifró en 15,4% .

En contraste, la encuesta de diciembre había arrojada una tasa de desempleo de 8,8%, equivalente a 296.331 personas desocupadas, cifras fueron levantadas dos meses después del inicio del estallido social y que, en ese momento, eran más alta de los últimos tres años,  por sobre el promedio de los últimos 10 años de 7,7%.