Los desafíos de los títulos y grados en la educación superior chilena

Con todo, la nueva propuesta pareciera más una alternativa de diversificación de matrícula ante su sostenida baja, que un avance para la transformación profunda del actual sistema de títulos y grados que resuelva sus problemáticas y, al mismo tiempo, redefina la educación superior.

Por Mauricio Rifo y Alex Durán Profesional del Centro de Enseñanza y Aprendizaje UTEM; y asesor de la Unidad de Innovación Curricular UTEM › Actualizado: 00:07 hrs
"La falta de convergencia entre los dos marcos de cualificaciones existentes pondría más dificultades al reconocimiento de aprendizajes previos interinstitucionales". AGENCIA UNO/ARCHIVO
"La falta de convergencia entre los dos marcos de cualificaciones existentes pondría más dificultades al reconocimiento de aprendizajes previos interinstitucionales". AGENCIA UNO/ARCHIVO
Compartir

La reciente propuesta de títulos y grados ha retomado una vieja discusión que se encontraba al debe en la educación superior chilena. Nuestro país, durante los últimos 20 años, ha promovido cambios poco efectivos en la reducción de tiempos de las titulaciones y en planes de movilidad entre las instituciones al interior de los subsistemas de educación superior.

A continuación, quisiéramos indicar tres puntos a tener en consideración: i) la propuesta mantiene la superposición de la formación académica y profesional en las universidades, generando que, al encontrarse en el mismo marco de certificación, los objetivos no sean claros ni específicos para cada una de ellas. ii) la redefinición entre títulos politécnicos y académicos no profundiza en estructuras curriculares flexibles que apunten directamente a la articulación entre los diferentes niveles e instituciones al interior del subsistema, por lo que, al ser no vinculante, por ahora, es probable que las aprovecharán los nuevos nichos de formación, pero no necesariamente comprometan trayectorias más cortas y flexibles. iii) la falta de convergencia entre los dos marcos de cualificaciones existentes pondría más dificultades al reconocimiento de aprendizajes previos interinstitucionales. Junto con ello, la ausencia de habilidades, competencias y conocimientos específicos para la licenciatura en ambos marcos reafirma la mirada que se tiene sobre esta certificación.

Con todo, la propuesta pareciera más una alternativa de diversificación de matrícula ante su sostenida baja, que un avance para la transformación profunda del actual sistema de títulos y grados que resuelva sus problemáticas y, al mismo tiempo, redefina la educación superior. 

Súmate ahora a EDICIÓN AM

Parte el día informado

Debes ingresar un email válido

Gracias por suscribirte!

Más Opinión

Últimas noticias

Populares