Cerrar
Cerrar publicidad
El día que el gobierno de Frei se querelló contra Marcelo Catrillanca por un delito que no cometió El día que el gobierno de Frei se querelló contra Marcelo Catrillanca por un delito que no cometió

Reportajes

El día que el gobierno de Frei se querelló contra Marcelo Catrillanca por un delito que no cometió

En los últimos días de su mandato, Frei invocó la Ley de Seguridad Interior del Estado contra un grupo de comuneros, acción que siguió su curso durante el periodo de Lagos.

Por 20 de diciembre de 2018

La muerte del comunero mapuche Camilo Catrillanca a manos de efectivos del Gope de Carabineros no es el primer episodio en que esa familia se ha visto envuelta en controversias judiciales. En el 2000, durante los últimos días del gobierno del ex Presidente Eduardo Frei Ruiz-Tagle, el Estado se querelló contra Marcelo Catrillanca, padre de Camilo e hijo del histórico lonko de Temucuicui, Juan Catrillanca.

El Ministerio del Interior de la época presentó el 7 de marzo ante la Corte de Apelaciones de Temuco un requerimiento por infracción a la Ley de Seguridad Interior del Estado en contra de quienes resulten responsables de los atentados incendiarios ocurridos en Collipulli y Ercilla a comienzos de marzo de ese año, que dejaron gravemente quemados a tres vigilantes de la Forestal Mininco, además de destruir la vivienda del lonko Feliciano Cayul Marillán.

Según explicó a la prensa el entonces intendente de La Araucanía, Oscar Eltit, el gobierno presentó la acción judicial invocando la Ley de Seguridad Interior del Estado tras analizar la “escalada violentista” que se había iniciado a finales de febrero, y que concluyó con la quema de la casa de Cayul el 1 de marzo.

En agosto de 2000, ya iniciado el gobierno del ex Presidente Ricardo Lagos, el ministro en visita Leopoldo Llanos dispuso la incomunicación de seis comuneros mapuches sospechosos de ser autores de los hechos, mientras que Marcelo Catrillanca Queupul y Juan Catrillanca Antin -quienes habían sido detenidos en junio- fueron dejados en libertad incondicional por falta de méritos.

Meses después, la historia judicial tendría un vuelco en contra de las pretensiones del Ejecutivo.

En octubre de ese año, el magistrado de Collipulli presentó una orden de detención por el delito de “falso testimonio” en contra de Arturo Namuncura Montoya y Ricardo Namuncura Manquel, quienes habían declarado como únicos testigos del Ministerio del Interior -en el periodo de Lagos- y de la Forestal Mininco en la causa por el incendio de la vivienda de Feliciano Cayul.

Según publicó la prensa de la época, ambos testigos afirmaron que vieron cerca del lugar de los hechos a Marcelo Catrillanca, y que habría sido uno de los autores del delito, razón por la que el padre de Camilo fue sometido a proceso por infracción a la Ley de Seguridad del Estado. 

Sin embargo, pese a la ofensiva del gobierno de Frei que fueron avaladas durante la administración de Lagos, durante la investigación se comprobó que el día de los hechos Catrillanca se encontraba detenido, lo que haría imposible que haya participado del supuesto delito. Esto, según un certificado emitido por la jefatura de la cárcel de Collipulli, en el que se especifica que éste estuvo recluido en el penal entre el 28 de febrero hasta el 3 de marzo.

En concreto, Catrillanca había sido detenido por Carabineros el 28 de febrero al interior del fundo Alaska, cuando habrían intentado agredirlos mientras patrullaban el lugar. Junto a Catrillanca Queipul, fueron detenidos Dionicio Queipul Morales y Juan Queipul Huequil, todos miembros de la comunidad Temucuicui de Ercilla.

En su momento, la quema de la casa de Feliciano Cayul profundizó diferencias que existían previamente entre la comunidad mapuche de Ancapi Ñancucheo -de la cual era lonko Cayul- con sus vecinos de Temucuicui, específicamente con el lonko Catrillanca.

Comenta

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día