Actualidad

Macabro hallazgo en Perú: Encuentran restos de 227 niños sacrificados en ritual

Los menores tenían entre 4 y 14 años al momento de morir y fueron sacrificados en un ritual con la finalidad de aplacar las catástrofes naturales ligadas al fenómeno de El Niño.

Por , 28 de Agosto de 2019

Un grupo de arqueólogos descubrió en Perú los restos de 227 niños sacrificados en un ritual de la cultura precolombina Chimú.

Este macabro hallazgo se descubrió específicamente en el sector Pampa La Cruz en Huanchaco y sería el sacrificio de niños más grande del mundo.

El grupo de arqueólogos de la Universidad Nacional de Trujillo en Perú indicaron que los cadáveres tenían entre 4 y 14 años al momento de morir y fueron sacrificados en un ritual a los dioses de la cultura Chimú con la finalidad de aplacar las catástrofes naturales ligadas al fenómeno climático El Niño.

“Hemos encontrado más evidencia de lluvias en los hallazgos. Donde empezamos a cavar sale otro. Es algo incontrolable esto de los niños, donde excavas hay otro y otro más. Este el sitio más grande donde se han encontrado restos de niños sacrificados, no hay otro en el mundo”, señaló a la agencia de noticias AFP el arqueólogo Feren Castillo, tras señalar que los trabajos se habían iniciado en 2018.

Además, el jefe de los arqueólogos explicó que los cadáveres de los niños se encuentran extendidos, en dirección al mar, algunos aún tienen piel, cabello y orejeras de plata.

Chimú es una cultura preincaica que se desarrolló en la costa norte de Perú entre los años 1000 y 1200 y se destacaron en el plano urbanístico gracias a sus formidables construcciones.

Sin embargo, este increíble hallazgo de sacrificio infantil no es el primero en la zona de Pampa La Cruz. En junio de 2018 se descubrieron restos de 56 niños y en abril de 2018 se encontraron 140 niños y 200 llamas sacrificados en un ritual similar que fue documentado por la revista National Geographic.

En aquella oportunidad, las víctimas estaban conservadas en arena seca por más de 500 años y sus edades fluctuaban entre 8 y 12 años cuando murieron.