La confesión de actor de La Jauría: “Sufrí un abuso de un tipo poderoso”

Raimundo Alcalde dio cuenta que vivió un episodio de abuso durante su estadía en Estados Unidos.

La confesión de protagonista de La Jauría:
Por
Compartir

El actor Raimundo Alcalde, quien es parte de La Jauría de Amazon Prime, realizó una inédita confesión respecto a la temática de la producción que ya trabaja en su segunda temporada, y aseguró que fue víctima de abuso.

Alcalde, quien estuvo en el podcast Reyes del Drama junto a sus compañeras de elenco María Gracia Omegna y Antonia Zegers, dio cuenta cómo fue el proceso para sumarse a la serie.

El actor indicó que fue contactado por Moira Miller, una de las directoras del casting, quien le señaló que “tengo un papel perfecto para ti, y es algo grande”.

Sin embargo, el casting de La Jauría coincidía con las grabaciones de la teleserie Amar a Morir, pero “mi coach, Paula Leoncini, me autorizó a escaparme en medio de las grabaciones de la teleserie y me fui al casting. Me fui cagando al casting en Ñuñoa y fue eterno. Se demoró mucho, el productor de TVN me llamaba y yo en el casting. Pasaron casi cuatro meses y luego, Moira me llama para decir que el personaje de Eduardo era mío”.

“Vamos CTM, grité en pleno mall. Estaba sin pega y se presentaba esta oportunidad. Fue genial”, agregó.

Respecto a la temática que toca La Jauría, Raimundo Alcalde señaló que le toca de sobremanera, apuntando que “los castigos por abuso o violación no debiesen tener precio o tiempo. No hay plata en el mundo que compense ese daño (…) Yo sufrí un abuso de un tipo poderoso cuando vivían en Estados Unidos. No me violó, pero sí me puso en una situación increíblemente incómoda y nunca lo he hablado porque de verdad que te sientes sucio, débil”.

“Piensas, por qué no hice nada al respecto, por qué no dije nada. Estas cosas te pillan tan repentinamente que quedas congelado. Imagínate que yo soy un hombre fuerte. No me imagino lo difícil que puede llegar a ser para una mujer”, relató.

Según Alcalde, “con esto puedo llegar a entender un poquito, la frustración, lo cochino, el asco que se debe sentir decirlo, pensar en el qué dirán. Entonces, no hay plata en el mundo que te vaya a sacar esa sensación de encima, ni que justifique un perdón. Los castigos deben ser de verdad. Pudrirse en la cárcel un buen rato”. 

Más Actualidad

Últimas noticias

Populares

Recomendados