Presentan recurso ante Superintendencia de Medio Ambiente para revocar RCA de Alto Maipo

Un grupo de seis parlamentarios, junto a ambientalistas y opositores al proyecto decidieron presentar un recurso para solicitar que la iniciativa vuelva a fojas cero y AES Gener presente un nuevo estudio de impacto ambiental.

Por
Presentan recurso ante Superintendencia de Medio Ambiente para revocar RCA de Alto Maipo
Compartir

Este jueves ingresará a la Superintendencia de Medio Ambiente (SMA) un recurso apoyado por seis senadores con la meta de revocar la Resolución de Calificación Ambiental (RCA) del proyecto hidroeléctrico Alto Maipo y solicitar que ésta vuelva a foja cero, de manera que comience nuevamente el proceso de permisos ante la autoridad.

El proyecto de AES Gener, que cuenta con autorización para comenzar su construcción desde 2009, ya había enfrentado a comienzos de año otra polémica cuando la Corte de Apelaciones ordenó entregar mayores detalles del acuerdo secreto entre Aguas Andinas (AA) y Gener, que trata sobre el uso del agua proveniente de las lagunas Negra y Lo Encañado, consigna el DF.

El argumento tras esta nueva acción apunta a que el acuerdo incorpora una nueva área de influencia al proyecto hidroeléctrico e involucra la utilización de recursos e infraestructura distintos a los contemplados en la RCA; a esto se suma el “inminente” daño –según consigna la presentación- que podría traer aparejado en la seguridad de abastecimiento de agua potable para la Región Metropolitana.

El recurso cuenta con el respaldo de los senadores Isabel Allende Bussi (PS), Jaime Quintana (PPD), Fulvio Rossi (PS), Antonio Horvath (RN), Ricardo Lagos Weber (PPD) y José Antonio Gómez (PRSD); además de Sara Larraín, Jack Stern; la Agrupación Gremial de Guías y Prestadores de Servicios Turísticos Cajón del Maipo; el Instituto Río Colorado; la Sociedad de Turismo Cascada de las Ánimas Limitada; los Concejales Andrés Venegas; Marco Antonio Quintanilla y Eduardo Astorga. En tanto, el abogado patrocinante es Rodrigo Weisner, del estudio Puga & Ortiz.

El acuerdo


Según el documento de 23 páginas, el acuerdo establece que AA debe entregar a AES Gener para su uso en generación eléctrica, un caudal de 2,5 m3/seg de aguas provenientes de las lagunas Negra y Lo Encañado, a pesar de que ambas no fueron evaluadas dentro del proceso para entregar la RCA.

“De acuerdo a la Ley 19.300, no es aceptable que AES Gener solicite ahora una evaluación parcial, referida solamente a la integración e interconexión del Proyecto Hidroeléctrico Alto Maipo (PHAM) a la infraestructura de agua potable de Santiago y al sistema hídrico de Laguna Negra y Lo Encañado como un adicional a su proyecto ya aprobado por la RCA Nº 256. En consecuencia AES Gener debe someter la totalidad del PHAM, incluyendo la interconexión de los recursos e infraestructura del agua potable del Gran Santiago, al escrutinio de los organismos públicos que integran el Sistema de Evaluación Ambiental, quienes determinarán sus impactos y mitigaciones, determinando su viabilidad o inviabilidad y en consecuencia la aprobación o el rechazo del diseño actual del proyecto que difiere sustantivamente del proyecto aprobado por la RCA N°256”, indica el texto.

En este contexto, se busca que la eléctrica ingrese ante el Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental, un nuevo proyecto, esta vez, incluyendo de manera expresa el uso de las Laguna Negra y Lo Encañado y el Embalse El Yeso, y la infraestructura del agua potable de la Región Metropolitana, desarrollando una nueva línea base y un nuevo estudio del área de influencia del proyecto.

El recurso indica que el acuerdo impone restricciones operativas y de infraestructura por 40 años a Aguas Andinas, las que inhabilitan el desarrollo de potenciales ampliaciones o modificaciones de la infraestructura que pudiesen ser necesarias para la seguridad y continuidad del servicio, de forma tal que no son considerados imprevistos tales como catástrofes, aumento del ritmo de derretimiento de las nieves, aumento de demanda, cambios demográficos, etc.

En detalle, el documento indica que “el Convenio impide la construcción de nueva infraestructura, impide cambios en el régimen operacional, y no permite adecuación a los cambios climáticos que están ocurriendo, lo que deja con un gran grado importante de vulnerabilidad al sistema de abastecimiento de agua potable”. Además, agrega que el hecho de que las aguas de ambas lagunas terminarán mezcladas con aguas de altas turbiedades provenientes de la cuenca baja del río Maipo y río Colorado, dejando el sistema de producción de agua potable limitado a la capacidad de tratamiento de las plantas existentes (La Florida, Vizcachas, Vizcachitas y Antonio Tagle). El efecto: “provocará sin duda, un aumento de los costos y tarifas y lo que es peor disminuirá la calidad final”.

El recurso también apunta que el área de influencia del proyecto comprendía “las Centrales Alfalfal II y Las Lajas y considera el aprovechamiento de las aguas provenientes de la zona alta del Río Volcán, del Río Yeso, de las aguas turbinadas por la Central Alfalfal y de la cuenca intermedia del Río Colorado”. Y uno de los puntos en los que la compañía puso especial énfasis fue en que este proyecto no interferiría con la infraestructura asociada al agua potable. No obstante, la importancia de estas aguas, según señala el escrito, está en que son “excepcionalmente” puras y cristalinas, y constituyen el recurso hídrico más valioso de la concesión de la empresa Aguas Andinas, además del de mayor relevancia para la cuenca del río Maipo y la Región Metropolitana. 

Súmate ahora a EDICIÓN AM

Parte el día informado

Debes ingresar un email válido

Gracias por suscribirte!

Más Ambiente

Últimas noticias

Populares