Universidad de Chile rechazó requerimiento de diputados por programas con perspectiva de género

Los legisladores del Partido Republicano Cristóbal Urruticoechea y Harry Jürgensen habían solicitado a la casa de estudios que informara de todos los detalles sobre cursos y planes relacionados con feminismo y diversidad sexual.

Por
La casa de estudios cuestionó el oficio presentado por los legisladores de derecha. U. DE CHILE/ARCHIVO
La casa de estudios cuestionó el oficio presentado por los legisladores de derecha. U. DE CHILE/ARCHIVO
Compartir

La Universidad de Chile rechazó un requerimiento presentado por los diputados del Partido Republicano Cristóbal Urruticoechea y Harry Jürgensen, el que buscaba conocer todos los detalles sobre el desarrollo de cursos y programas al interior de la casa de estudios con perspectiva de género.

En el oficio, los legisladores de derecha solicitaban a la institución que se “informe a esta Cámara sobre los cursos, centros, programas y planes de estudio que se refieran a temáticas relacionadas con estudios de género, ideología de género, perspectiva de género, diversidad sexual y feminismo, detallando sus principales características e individualizando a los funcionarios o docentes que están a cargo de ellos“.

Además, se pidió a la universidad que “informe cuántos recursos destina anualmente para financiar los cursos, centros, programas y planes de estudios que se refieren a temáticas relacionadas con estudios de género, ideología de género, perspectiva de género, diversidad sexual y feminismo”.

En una declaración, la Cátedra Amanda Labarca de la Vicerrectoría de Extensión y Comunicaciones, la Dirección de Igualdad de Género de la Universidad de Chile, la Unidad de Género de la Vicerrectoría de Investigación y Desarrollo, y el Archivo Central Andrés Bello de la Universidad de Chile expresaron su “mayor alarma por las connotaciones de esta suerte de inquisición, ya que hemos conocido recientemente cómo en países gobernados por sectores ultraconservadores se han producido dañinas intervenciones en las instituciones de educación superior, especialmente en las áreas de humanidades y muy agudamente en aquellas que les incomodan más pues investigan, reflexionan y enseñan temas que esos sectores prefieren mantener en la oscuridad”.

Los académicos también cuestionaron el uso del concepto “ideología de género” propuesto por los diputados, precisando que “se ha usado para denostar los estudios sobre feminismos que son abordados en la academia como ‘teoría crítica’, como clave de análisis del género, lo que ya es parte del pensamiento contemporáneo y nunca una ‘ideología'”.

Rechazamos toda forma de censura, de vulneración a la libertad de cátedra y restricciones a la plena autonomía universitaria, pues de prosperar impedirían el pensamiento y producción de saberes sin restricciones, condiciones imprescindibles para la generación de conocimiento que aporte a la soberanía y a la emancipación. Pensar la sociedad y su nueva Constitución con perspectiva de género es un imperativo ético y en ello las universidades públicas tenemos el deber de aportar desde una reflexión crítica que nutra el debate intelectual tanto al interior de nuestras aulas como al conjunto de la sociedad”, expresaron.

Desde la universidad afirmaron que los programas y cursos con perspectiva de género son parte de los esfuerzos para terminar con las brechas, a lo que se sumó la nueva ley para la erradicación del acoso sexual en el ámbito académico.