Cerrar
Cerrar publicidad

Nacional

Pablo Kast, diputado Evópoli: “El matrimonio debe volver a las organizaciones, que los case Rolando Jiménez si quieren”

El hermano del senador electo Felipe Kast llega a representar al distrito seis. Arquitecto de formación, militante de Evópoli y con una agenda liberal -a excepción del aborto-, el diputado electo hace su análisis sobre la reforma educación y la inmobiliaria popular.

Pablo Kast, diputado Evópoli: “El matrimonio debe volver a las organizaciones, que los case Rolando Jiménez si quieren”
Por 6 de marzo de 2018

Pablo Kast Sommerhoff es hermano de Felipe y sobrino de José Antonio. A partir del 11 de marzo próximo será diputado de la República, ocupando el espacio que dejan los otros dos miembros de su familia en la Cámara Baja: Felipe -hoy diputado- asumirá como senador ese mismo día y José Antonio dejará la política representativa tras su aventura presidencial.

Ad portas de cumplir 45 años, casado hace 15, cuatro hijos y arquitecto UC de formación, Pablo Kast representará al distrito seis en el Congreso (Los Andes, San Felipe, Villa Alemana) como militante de Evópoli, parte de Chile Vamos y del nuevo gobierno que se iniciará este domingo. Como su hermano, es del grupo liberal que critica lo que llama “dictadura con graves violaciones a los DD.HH.” y que defiende el modelo económico con correcciones.

Hasta hoy es parte de la Fundación Miguel Kast a través del Instituto de Innovación Social de la Universidad del Desarrollo, donde se enfocan en la “búsqueda de soluciones a problemas de la pobreza” en base a la innovación.

“Yo soy emprendedor. Tengo una oficina de arquitectura y en general me he tratado de dedicar a proyectos de renovación urbana, como lo que hice en mi último proyecto en Estados Unidos donde detectábamos zonas con gentrificación en la ciudad de Washington. Aunque también he desarrollado parcelaciones eco-sustentables y prestado servicios de arquitectura”, cuenta en entrevista con El Dínamo.

-¿Cómo llegaste a ser candidato?

-He sido cercano a Evópoli desde sus orígenes, aunque al comienzo no militaba por un tema de pudor con no “kastificar” el partido. Pero llegó un punto el año pasado cuando dije que estaba dispuesto a asumir un rol parcial como candidato a consejero regional o ser concejal y dentro de eso salió la idea de algo más full time como una candidatura a diputado.

-¿Tu hermano Felipe te convenció?

-Lo conversé con distintas personas y con Felipe, como líder natural del partido. Fueron una serie de fenómenos que hicieron que en mayo o abril definiera entrar a competir como diputado.

 

-“No soy político” es la primera frase de tu autobiografía en tu sitio web. ¿Sigues pensándolo?

-Eso tiene que ver con cómo hoy se plantea la política frente a la gente y cómo la gente ve la política. No soy político porque no tengo un historial de elecciones ni he trabajado en el Estado, pero hoy esa frase pierde un poco de sentido porque creo que la política ha cambiado y tiene una mirada más amplia de lo que se entendía antes.

-¿Cuáles son tus principales agendas que te gustaría impulsar?

-Son tres ejes principales. A nivel nacional me interesa la ciudad justa, ya que por mi formación me interesa mucho la planificación urbana y estamos trabajando en un proyecto que permita reordenar la normativa de desarrollo. Respecto a temas partidistas, me interesa nuestra agenda de la infancia, donde estamos todos alineados para tratar de reformar la educación pre escolar. Y respecto a mi distrito, potenciar los proyectos de desarrollo económico armonizados con la sustentabilidad social y medioambiental. En mi zona está todo lo malo que pueda pasar: está Ventana, la termoeléctrica nueva en Limache, los embalses y Codelco Andina en Los Andes. Es el patio trasero de Santiago y nadie lo ha querido enfrentar. El valle es un desastre.

-¿Cómo te gustaría perfilar tu diputación?

-Yo vengo con la promesa de entrar y salir, con un máximo de dos periodos. Si puedo seguir aportando desde otro espacio, estupendo, pero no me interesa hacer otra cosa. No sé quién podría ser un referente, pero te podría nombrar como uno a un Pepe Mujica porque es sencillo, se jubiló y sigue aportando en el mundo de las ideas, pero no llegó a consagrarse como Presidente.

J. A. Kast y la dictadura

-¿Qué te parece la figura política de José Antonio Kast, tu tío?

-Como persona lo respeto mucho, pero a nivel político hay muchas ideas que no comparto, tenemos diferencias en la forma de enfrentar los temas. Si bien respeto la forma enfática en que él dice las ideas -me parece bien que tenga opinión fuerte y categórica-, yo quiero ocupar un espacio un poco más de centro. Me parece muy bien que existan personas con su visión, que le den una voz a ese sector minoritario que nunca había planteado sus ideas, y uno ve a la extrema izquierda en un sentido mucho más polarizado.

-¿A quién te refieres con la extrema izquierda?

-Creo que dentro del Frente Amplio hay una extrema izquierda, aunque no toda, pero por lo menos tres o cuatro grupos. El Partido Comunista, por de pronto, que siguen defendiendo dictaduras tiranas como las de Venezuela o la de Cuba. Los polos de extrema izquierda están con mucho espacio comunicacional, pero el sector de José Antonio, que yo no creo que sea derecha extrema, no cae en la lógica parecida a Donald Trump…

-Pero comparte varias ideas de Trump: propuso que la gente pueda usar armas para defenderse y habló de un muro en la zona norte por el narcotráfico.

-A José Antonio siempre se trata de ponerlo en blanco y negro en sus posiciones. Yo he leído casi todo lo que escribe y hay matices, por ejemplo con la migración, donde ha planteado que haya una inmigración ordenada, cosa que yo no comparto para nada. Yo creo que la circulación tendría que ser libre. Trump ha dicho que no quiere inmigración, ahí hay una diferencia. La gente trata de asociar a Kast con Trump por un tema de poner en blanco y negro.

-Kast ha sido un defensor de la dictadura. ¿Cómo la miras tú?

-Hoy por fin existe un sector dentro de la derecha que es capaz de ver con matices la dictadura, yo no tengo empacho en usar ese término. Yo creo que tiene muchas sombras, sobre todo en temas sociales y políticos, pero muchas luces en las reformas que se hicieron, como las libertades económicas que se implementaron, algo que valoro mucho. Uno tiene que ser capaz de entender que fue una dictadura con graves violaciones a los DD.HH. pero mucha gente participó en los procesos económicos con lo que no hay que equivocarse. Ahí discrepo con sectores de izquierda que quieren refundar Chile en el modelo, cuando lo que ha fallado es el modelo político.

-¿Qué te parece que haya un Jorge Ulloa como intendente, siendo defensor férreo de la dictadura?

-No me representa en absoluto alguien que tiene afinidad personal con el gobierno de Pinochet. Yo no pierdo la objetividad con las reformas económicas y sociales que se hicieron, pero me parece mal que se defienda a rajatabla un régimen. No le hace bien a Chile que haya gente que sigue defendiendo y negando las violaciones a los Derechos Humanos.

-José Antonio Kast hizo toda una campaña contra el cuoteo político a nivel partidario y familiar. ¿Qué te parecen las críticas contra ustedes tres?

-A nosotros nunca nos han dado una cuota de nada y ningún Kast ha trabajado nunca en el Estado por designación, salvo Felipe que fue ministro y delegado presidencial en base a sus méritos porque era independiente en un gobierno de derecha. El resto ha sido por cargos de elección popular.

Inmobiliaria Popular: “Nefasto”

-Como arquitecto, ¿qué te pareció la idea de la inmobiliaria popular del alcalde Daniel Jadue?

-Creo que es una idea muy mala en término de prioridades. Es nefasto que el subsidio se haga a un aparato estatal como una municipalidad, porque la propiedad de esos bienes es del municipio y ellos supuestamente a un bajo costo lo endosan a personas en necesidad, pero no los está ayudando a capitalizar ese proceso. Yo creo en el subsidio a la capitalización de las personas en cuanto a vivienda, por lo que me parece nefasto que se genere dependencia y no permita ahorrar. Sí creo que es importante que las municipalidad se involucren en temas profundos de la sociedad, por lo que valoro la farmacia popular, aunque se podría haber hecho de otra forma.

-¿Y cómo plantearías tú una solución habitacional rápida para quienes la necesitan?

-Yo creo que las municipalidades debieran ser mejores articuladores entre oferta y demanda, potenciar este calce con las inmobiliarias. Pero generar asistencialismo directo y ocupar el subsidio estatal para una municipalidad me parece que no va en el sentido correcto. Deberían traspasarse esos recursos directo a las personas. No le veo mucha capacidad a las municipales para ser inteligentes en la administración de un recursos como la vivienda.

-Hasta Joaquín Lavín salió a aplaudir la iniciativa…

-Sí y yo no estoy de acuerdo. Sí me parece buena la iniciativa de un Sename municipal porque son los que están más cerca de las necesidades directas y pueden mapear mejor a las familias. Es de las iniciativas que más rescato que ha hecho Jadue, es extraordinaria.

“Es utópico e ingenuo lo que plantea el Frente Amplio”

-Has rechazado la gratuidad en la educación. ¿Por qué es mejor a tu juicio a través de créditos?

-Creo profundamente en la gratuidad de las personas que lo necesitan y ojalá en el largo plazo llegar a todas las personas, pero hoy por un tema de prioridad y capacidad del Estado para financiar la educación creo que el modelo nuestro es mucho mejor, porque permite focalizar los recursos en quienes reciben el beneficios. Esto permite multiplicar la capacidad del Estado para subsidiar a más personas y personas indicadas.

-La propuesta de otros sectores que la educación se financie a través de impuestos a quienes ganan más o a los súper ricos. ¿No te convence eso?

-Proponer eso es no entender cómo funciona bien la economía, porque el impuesto a los más ricos, en todas partes donde se ha implementado, termina siendo eludido por el 90% de los ricos que tienen la capacidad de migrar sus capitales o esconderlos. Es poco eficiente ese planteamiento. Es utópico e ingenuo lo que plantea el Frente Amplio. Cobrar por un crédito es más sencillo porque es fácil detectar quién gana más.

-¿Apoyas una condonación al CAE?

-Me parece una idea correcta que se condonen al menos parcialmente esa deuda, sobre todo de los intereses, porque tiene apretado a mucha gente. Esa gente quizás debería entrar al mismo modelo: los que están ganando una buena remuneración que paguen su crédito sin intereses, pero los que no tienen recursos que se les condone definitivamente. No puedes cobrar a alguien que no va a pagar nunca y que no fue beneficiado por el proceso, porque estudiaron una profesión mal pagadas o en una universidad mala.

-Desde Chile Vamos han dicho que hay que corregir la reforma educacional. ¿Qué harías tú?

-Cambiar el orden de las prioridades. Los recursos deberían reenfocarse en su gran mayoría a la educación pre escolar y luego la escolar. También volver a incorporar la posibilidad de que las familias puedan aportar a los proyectos educativos. Creo que fue una muy mala política el que se hayan eliminado los colegios especiales, porque hay casos donde la integración no se puede no más, tanto por voluntad o complejidad técnica. Sí estoy de acuerdo con la lógica de que los colegios sean fundaciones y que no sea negocio, pero creo que debería haberse respetado la posibilidad de que las personas que están emprendiendo puedan obtener una justa retribución. Se fue un poco al extremo.

Matrimonio y aborto

-¿Cuál es la agenda valórica que defiendes? Evópoli se distingue con eso dentro de Chile Vamos.

-Yo defiendo dos cosas principales, aunque con un matiz respecto de Evópoli. Primero, yo no creo en que el Estado asuma el rol de la institucionalidad del matrimonio civil y que esto debiera volver a la sociedad civil, donde lo administren las organizaciones sociales, el Movilh, la Iglesia, las comunidades, y que el Estado provea instrumentos legales de todo tipo para estas uniones. Si alguien quiere que sea Rolando Jiménez el oficial que los case, que sea el cura de la esquina, el rabino, la persona que sea, perfecto. Y que eso se legalice en una notaría, inscribiendo el matrimonio con el formato que uno quiera, incluso múltiple porque hoy no se permite esta forma de los musulmanes, del mismo sexo. En eso tengo una discrepancia con Evópoli porque siempre se ha propuesto el matrimonio igualitario. Yo cuando me casé no podía creer que tenía un funcionario estatal hablando del amor, de los niños, de perdonarse, con consejos de vida. Y respecto al aborto tengo una posición bien distinta a lo que se ha discutido.

-Felipe Kast lo rechaza en todas sus formas. ¿Cómo lo ves tú?

-En Chile hace falta una discusión social de definir cuándo se inicia la vida en términos legales, que es la única barrera. Una vez que se defina eso constitucionalmente, para mí lo que suceda antes es decisión de la madre y después es decisión de la sociedad de resguardar la vida. No creo en el aborto en tres causales porque es discriminatorio. Hoy en Chile una guagua que es hija de un violador o que viene mal formado puede ser descartada y una normal no. Hay un factor discriminatorio en la ley actual y eso es aberrante.

-Hace un mes una niña de 9 años en Perú se convirtió en madre debido a una violación. ¿Abortar no era una posibilidad?

-Si hablamos de la niña, claro, obviamente. Si nos concentramos en la guagua que potencialmente existe, que podría llegar a ser una persona, obviamente que no. Esa decisión tenemos que enfrentar como sociedad para discutir del aborto. ¿Es deseable que una niña de 9 años sea mamá? Por supuesto que no. ¿Es eliminable una guagua que está en una niña de 9 años? Ahí hay un choque de derechos.

Relacionados

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día

El Dínamo AM

Comenta

Newsletter
El Dínamo AM

Suscríbete y recibe las noticias para comenzar el día