Contagios con COVID-19 podrían aumentar por contaminación invernal

La exposición a la contaminación atmosférica produce una inflación de las vías respiratorias, la que incrementa la posibilidades de enfermar, explicaron los especialistas.

Por
Los científicos alertaron por la contaminación externa y la intradomiciliaria. U. DE CHILE/ARCHIVO
Los científicos alertaron por la contaminación externa y la intradomiciliaria. U. DE CHILE/ARCHIVO
Compartir

Expertos de la Universidad de Chile alertaron que la contaminación ambiental generada durante el invierno podría ser determinante en el aumento de contagios por COVID-19, por lo que llamaron a las autoridades a tomar medidas para crear entornos más saludables para la población.

Según un informe del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), el 12% de las muertes anuales se deben a factores ambientales modificables. De hecho, alrededor del 60% de la población se encuentra expuesta a concentraciones de material particulado superiores a lo permitido, causando cerca de 3.000 hospitalizaciones y 4.500 defunciones cada año.

En ese contexto, los integrantes del Programa Transdisciplinario en Medio Ambiente (PROMA) de la casa de estudios expresaron su preocupación ante el surgimiento de enfermedades respiratorias asociadas a la contaminación en medio de una saturación del sistema sanitario por la pandemia.

Carlos Manzano, académico de la Facultad de Ciencias y miembro de PROMA, explicó que “se habla sobre la disminución de la contaminación por el confinamiento; sin embargo, esto también se debe a que las lluvias aumentaron en la Región Metropolitana”.

“Uno de los grandes errores que podemos cometer es el generalizar, pues la contaminación intradomiciliaria está capturando gran atención. El espacio es menor, lo cual provoca menor dispersión de los contaminantes que pueden ser productos de limpieza, calefacción y polvo, entre otros”, complementó.

Karla Yohannessen, académica del Instituto de Salud Poblacional de la Facultad de Medicina y miembro de PROMA, expresó que “la exposición de concentraciones muy altas en el corto plazo causa efectos agudos, como la irritación de las vías respiratorias, disminución de la función pulmonar, tos, entre otros. También existen exposiciones a concentraciones bajas de contaminantes a largo plazo, lo que produce efectos crónicos en los sistemas respiratorios, cardiovascular y la aparición de cánceres”.

La especialista también abordó el rol que tendría la contaminación ambiental en el propio contagio con COVID-19, precisando que “en términos inmediatos, el estar rodeados de contaminación atmosférica produce una inflación de las vías respiratorias. Por ello, si existe una exposición conjunta de contaminación y el virus, las probabilidades de adquirir la enfermedad aumentan. De hecho, ya existe evidencia de que a mayor contaminación, más casos se registran”.

“Es muy importante cuidarse de la contaminación externa, pero también, no debemos olvidar que en tiempos de cuarentena hay que protegerse de la contaminación intradomiciliaria, que se puede producir por el uso de cocinas, estufas y productos de limpieza”, agregó la investigadora.

Los científicos pidieron a las autoridades establecer un plan integral de descontaminación, el que no solo avance en los exteriores a través de las cuarentenas, sino que también permita educar a las personas a reconocer los elementos contaminantes de su propio hogar. 

Súmate ahora a EDICIÓN AM

Parte el día informado

Debes ingresar un email válido

Gracias por suscribirte!

Podcasts El Dínamo

Más País

Últimas noticias

Populares