Actualidad

Los programas más denunciados al CNTV durante el estallido social

Las presentaciones al organismo aumentaron considerablemente en estos dos meses.

Por , 18 de Diciembre de 2019

El estallido social impactó directamente en los contenidos de los distintos programas de televisión, situación que derivó en una ola de denuncias ante el Consejo Nacional de Televisión (CNTV). De hecho, en solo 60 días aumentó considerablemente las presentaciones recibidas, en comparación a un año normal.

Como ejemplo, solo en noviembre se tramitaron 1.186 denuncias, mientras que durante el mismo mes de 2018, la cifra solo llegó a 80.

Durante estos dos meses ocurrieron diversos hechos que terminaron posicionando al matinal Bienvenidos como el programa más denunciado entre octubre y noviembre.

Sin duda, el momento que acaparó la mayor cantidad de presentaciones fue el ocurrido el viernes 29 de noviembre luego de que Tonka Tomicic le pidiera a Hermógenes Pérez de Arce que abandonara el estudio tras negar la existencia de violaciones “sistemáticas” a los derechos humanos durante la dictadura.

Según el recuento que el mismo CNTV publicó en su sitio web, se recibieron 698 denuncias respecto a dicho momento televisivo y entre ellas se argumentó que lo ocurrido “provoca a la audiencia lo que puede resultar en una alteración al orden, considerando los hechos acaecidos en Chile en el último mes; tergiversa la historia país, niega la violación de Derechos Humanos cometidos en dictadura”.

Por otro lado, apuntaron a que la opinión de Pérez de Arce fue “censurada” y se le “faltó el respeto, dejando un precednte de falta de pluralismo e intolerancia que no debe ser permitido en democracia, faltando al derecho humano fundamental de la libertad de expresión.

Agregan, además, que “la presencia reiterada de personas con propuestas -ideas- marcadamente identificadas con un sector político estaría contribuyendo con la excitación de un clima beligerante e intolerante (polarización) lo que no favorecería al desarrollo de la construcción de la normalidad. Este tipo de invitados generan odio en las personas sobre todo considerando lo que vive nuestro país”.

A ellas se sumaron otras 53 denuncias en contra del matinal de Canal 13 por las declaraciones del ex ministro Mauricio Rojas, quien afirmó que “para reestablecer la seguridad pública, habrá que tomar medidas muy duras, con altos costos, incluso en vidas humanas”.

Quienes denunciaron esto, apuntaron a que “se relativiza la vida humana y avala la violación a los Derechos Humanos, incita a la violencia, son comentarios pro dictadura, aberrantes, justificando las muertes de los chilenos en esta crisis, causa terror e insensibilidad en la población, amenaza a la sociedad civil, esto es una apología al odio y al asesinato de chilenos, atenta contra la democracia y la paz social”.

Cuestionamientos a noticiarios

Los noticiarios no se quedaron atrás, ya que durante el estallido social se recibieron varias denuncias en su contra en el CNTV.

De ellos, fue 24 Horas Central quien recibió 385 denuncias por la nota del 10 de noviembre que incluyó un video en el que se ve a una mujer prendiendo fue una sucursal del BancoEstado en Providencia. Televidentes aseguraron que las imágenes fueron alteradas con uso de efectos audiovisuales para “hacer parecer que se incendiaba”.

“Se evidencia que las llamas son claramente editadas en intensidad, un montaje digital. Esto criminaliza las manifestaciones y sólo ayuda a generar más miedo, pánico y psicosis en la población. Se falta a la verdad difundiendo información falseada a propósito. Hay una irresponsabilidad por parte de los periodistas que realizan la nota y del editor periodístico que aprueba la emisión de dicha nota informativa, siendo alarmista”, indicaron.

Otras 29 denuncias se presentaron a raíz de este hecho, en el que “se muestra de forma alterada las llamas, con uso de efectos audiovisuales para hacer parecer que se incendiaba el frontis del Banco Estado. Se evidencia que las llamas son claramente editadas en intensidad, un montaje digital. Falta de criterio. Se intenta manejar la opinión pública”.

Meganoticias de Mega recibió 43 denuncias el 21 de octubre por la cobertura que realizaron de las manifestaciones. Por un lado, criticaron que el periodista Andrés Ramírez entrevistó a un conductor del Transantiago quien contó que debía trabajar porque tenía cáncer y usaba pañales para poder trabajar.

“Su emoción fue evidente, sin embargo, el periodista ignora a este hombre y sigue preguntándole de forma indolente sobre sus planes en los recorridos programados”, señalaron.

Por otro lado, indicaron que la periodista Clarisa Muñoz censura en vivo a joven que le señala que no hay desórdenes en una zona de Maipú, sacándolo del aire. Junto con eso, critican al noticiario asegurando que “faltan a la verdad, manipulan la información, conducen las respuestas de las personas hacia lo que quieren mostrar: caos, saqueo y violencia. Ocultan la verdad, no muestran los asesinatos y torturas que han perpetrado las policías y militares. Desinforman generando miedo mostrando solo escenas de incidentes”

Además, acusan que el espacio de noticias “llama al pánico y no muestran las demandas ciudadanas” y “se criminaliza a los manifestantes”.

Ese mismo 21 de octubre, Tele13 recibió 30 denuncias también por la cobertura de las masivas manifestaciones. Uno de los episodios a los que apuntaron fue el error que cometió Constanza María al leer un gráfico que estaba en pantalla.

Se trataba de un gráfico que mostraba los resultados de una encuesta sobre la crisis en Chile, y la acusan de “deliberadamente” cambiar el porcentaje de votación.

“En este se muestra que el 69% señala ‘Escuchar con humildad las demandas y dar soluciones para que las personas mejoren su calidad de vida’, mientras que un 30% opina que debe ‘Enfrentar con firmeza la violencia e inseguridad que se vive en las calles para asegurar el orden público’, pero lee el gráfico exactamente al revés, desinformando a favor del discurso gubernamental”.

Por otro lado, las denuncias al CNTV aseguran que se censuró en vivo una entrevista a joven que realizaba el denominado “cacerolazo”, asegurando que “lo cortan violentamente y lo sacan del aire al realizar una crítica respetuosa a los medios informativos”.

“Se limita la información faltando a la verdad, no muestran la real necesidad de información actual del país. No informan las muertes y tampoco están transmitiendo al extranjero”, agregaron dentro de las presentaciones.

Eso se suma al “despacho en vivo desde las calles de Santiago durante el toque de queda. En un edificio en que se están manifestando vecinos tocando ollas y saliendo a la calle. Los militares disparan salvas y el periodista Miguel Acuña empieza a gritar que les dispararon, exponen a su personal a resultar heridos en toque de queda, y avalan las manifestaciones “pacíficas” en toque de queda”.

Por último, apuntan a que “el periodista insulta al aire mirando en menos a la gente que lucha” e insisten en que el canal promueve “la formación de grupos civiles armados, generando más violencia, sembrando la psicosis social basado en supuestos y miedos”.